Agosto 02, 2019

Woodstock lo vence todo

Medio siglo de una leyenda. Sus ecos siguen sonando actualmente.

POR Jorge R. Soto

Wikimedia Commons/Whisperer

El festival de Woodstock, “tres días de paz, amor y música” (que en realidad fueron cuatro) cumple este mes medio siglo de haberse convertido en el evento musical más famoso en la historia del rock, no sólo por haber constituido la cúspide del movimiento hippie de los años sesenta o por los artistas que se presentaron, sino por el ejercicio de convivencia pacífica entre tanta gente y por haber sentado las bases de reuniones musicales masivas tales como Glastonbury o Lollapalooza, entre otros. Esta es la historia de cómo un concierto, aparentemente sencillo de realizar, con un fin comercial definido, se convirtió en un monstruo de 500 mil cabezas.

 

Así empezó todo

Cuatro jóvenes emprendedores de 25 años (Michael Lang, Artie Kornfeld, John Roberts y Joel Rosenmann), decidieron que sería un buen negocio construir un estudio de grabación en Woodstock, una población pequeña en el estado de Nueva York que tenía onda, ya que Bob Dylan y The Band poseían casas ahí. Además, artistas como Blood Sweat & Tears, Janis Joplin o Van Morrison utilizaban ese lugar para descansar de las presiones propias de su profesión. En febrero de 1969, los cuatro amigos pensaron en construir un estudio de grabación y la mejor manera de reunir fondos sería realizar un concierto en el que tocara Bob Dylan porque no pensaban que organizar el evento fuera demasiado difícil. Aunque no consiguieron a Dylan, siguieron adelante con la idea de contratar más artistas y, en lugar de uno solo, serían tres días de música. Esperaban 60 mil personas a las que pensaban cobrar seis dólares por día y decidieron que se realizaría el fin de semana del 15 de agosto.

 

Woodstock dijo que no

El concierto que sería legendario después no se llevó a cabo en Woodstock debido a que esa comunidad tenía estrictas regulaciones que impidieron la realización de un evento de esa naturaleza. Ante este primer obstáculo los cuatro jóvenes no se desanimaron. Adquirieron un terreno en un pueblo llamado Wallkill, sin embargo, los residentes de la localidad prohibieron que se hiciera el concierto. Michael Lang voló incansablemente en helicóptero en busca de un lugar adecuado. Finalmente, después de muchas horas de vuelo y de tronarse los dedos, los organizadores consiguieron un terreno en un sitio de nombre White Lake. Una granja a un costo de 75 mil dólares. Ahí empezó todo. 

 

Eran tiempos difíciles

A finales de los años sesenta, la sociedad estadounidense estaba dividida y convulsionada. Un año antes habían asesinado al senador Robert Kennedy, aspirante demócrata a la presidencia del país y al reverendo Martin Luther King Jr., principal propulsor de la integración racial y los derechos civiles de los afroamericanos. La guerra de Vietnam había generado una enorme oposición, sobre todo de los jóvenes que podían ser reclutados para ser carne de cañón en el país asiático.

 

Aún faltaban cosas

Han pasado 50 años desde el primer festival de Woodstock y ahora resultan obvios todos los requerimientos para un concierto masivo de varios días, al aire libre, sin embargo, en esa época eso no estaba tan claro. A pesar de su inexperiencia, las cuatro cabezas del proyecto resolvieron problemas como las necesidades sanitarias para las que rentaron dos mil inodoros portátiles y tuvieron que contratar a un especialista que dictaminara ante las autoridades que los desechos no serían un peligro para la salud. Para alimentación contrataron a la compañía Food for Love que colocaría varios puestos. La seguridad siempre es importante. Al comandante de la Novena Delegación de Manhattan le propusieron un pago de 50 dólares por cada elemento policiaco que fuera al festival. Se distribuyeron 400 camisetas con la palabra “peace” y el logo del evento. Faltando dos semanas para la apertura de puertas, Abbie Hoffman distribuyó un panfleto que decía: “Vamos a Woodstock a saludar a los cerdos de Nueva York, van a estar desarmados”. Esto provocó que se prohibiera a los policías asistir, aunque algunos audaces pidieron el doble del pago para resguardar la seguridad y así se arregló el problema.

 

Se acerca el momento

Ya para el 2 de agosto de 1969 parecía que todo estaba controlado: lugares de estacionamiento marcados, zonas de campamento despejadas, inodoros y los puestos de comida colocados y construido el escenario, pero aún habría momentos de zozobra. El trío integrado por David Crosby, Stephen Stills y Graham Nash, se unieron después de dejar a sus bandas (The Byrds, Buffalo Springfield y The Hollies, respectivamente), acababan de grabar su álbum debut pero nunca se habían presentado en público por lo que Stills llamó a los organizadores para informar que no participarían. Cuenta la leyenda que mientras hablaba, sonó en las oficinas la canción “Suite: Judy Blue Eyes” que él compuso para su ex, la cantante folk Judy Collins, y esto lo convenció de asistir.

Recordemos que ilusoriamente, los organizadores esperaban la asistencia de 75 mil personas, pero dos días antes del evento, se agolpaban en la puerta 50 mil. Aunque se habían vendido boletos con anticipación, se tenía la idea de cobrar a la entrada. Esta posibilidad se esfumó de inmediato ante el número de gente que se iba acumulando para dar portazo. Se dijo después que el festival de Woodstock había sido un evento gratuito.

 

Broncas con el elenco

No todo era paz, amor y comprensión tras bambalinas, The Who y The Grateful Dead exigían su pago de inmediato si no, cancelarían su presentación. Eran headliners, por lo que se mandó un helicóptero a la casa de un banquero para que expidiera cheques de caja. Iron Butterfly cuyo éxito mundial de 1968, “In-A-Gadda-Da-Vida”, los tenía en los cuernos de la luna, mandó un telegrama que decía: “Ustedes envían un helicóptero a La Guardia. Nos trasladan a Woodstock. Tocamos de inmediato y nos regresan al punto de origen. O no tocamos”. La respuesta de los organizadores fue: “Fuck you!”. Y de esta manera la banda canceló su oportunidad de grabar su nombre en esta legendaria página musical. Sweetwater quedó atrapada por el monstruoso tráfico en la carretera por lo que fueron rescatados por aire y después de Richie Heavens, fue el primer grupo en actuar en Woodstock.

 

 

 

 

 

Mira más contenidos en nuestro canal de YouTube:

 

 

 

pressreader MAGZTER