Octubre 03, 2019

Una galería de sonidos: entrevista con George FitzGerald

Platicamos con el músico acerca de su evolución musical, la inspiración de sus canciones y su mayor lección.

POR Aldo Mejía

Rhordi Brooks/Facebook oficial George FitzGerald

Apenas unos días nos separan de la primera edición de Sónar México. La incursión de este icónico festival a nuestro país también marca el regreso de artistas destacados de la música electrónica contemporánea, entre ellos George FitzGerald. Semanas atrás, platicamos con el experimentado músico de algunos aspectos alrededor de su trayectoria. Como punto de partida, se eligió su reciente álbum All That Must Be (2018).

 

A la distancia, ¿cómo te sientes con ese disco ahora que lo has tocado?

¡Bien!, es un reto tocarlo y mantenerlo interesante conforme pasan las fechas. Siempre procuro darle una cara nueva a las canciones sin quitarles ese sello distintivo que provocó un gusto en los fans. La idea es tomar cada canción y dejar intacta su identidad dentro de un set en el que también están incluidos algunos tracks con más tiempo. Me gusta el recibimiento que le ha dado la gente y cada concierto tiene algo divertido.

 

 

Ya que esta vez vendrá para dar un DJ set, la pregunta a George es cuáles son las diferencias entre ambos shows que presenta. "Cuando hago un set como DJ tengo que elegir ciertas canciones para ir construyendo una especie de narrativa", responde, pensando en cada una de sus palabras. "No es una selección caprichosa de las canciones que más me gustan en un orden sin sentido. Podría decirte que hay que saber leer a la gente, pero ya sea en Alemania o en México, a todos les gusta bailar", completa la idea con un dejo de humor.

 

Su formación como músico lo llevó a residir desde el año 2000 en Alemania, me describe su experiencia en la cuna de la música electrónica como edificante. Ahí se rodeó de artistas acorde a su propuesta entonces naciente, e inclusive se puso en el radar de muchos otros a pesar de la distancia. Así también nació el remix que hizo de "Exits", canción de Foals, misma que pertenece a la primera parte de su álbum Everything Not Saved Will Be Lost (2019).

 

"Sé que deben de decirte esto a menudo cuando lo preguntas, pero la química artística existe. Se empiezan a plantear ciertos sonidos o ideas y las horas que pasas con alguien en el estudio llegan a un nivel importante de complicidad. Tienes que estar seguro de la gente con la que quieres colaborar y si pasas un buen rato con ellos en el estudio, ya acertaste, aunque no salga un gran hit", explica luego de preguntarle cómo elige a los artistas con los que colabora.

 

No pasan desapercibidas las colaboraciones con las que enalteció su álbum. La química de la que habla parece haber llegado a buen puerto con Lil Silva, Hudson Scott, Tracey Thorn y Bonobo, quien también se presentará en Sónar México 2019.

 

 

¿Hay algo, fuera de la música, que te inspire?, ¿y cómo lo traduces a una canción?

He vivido en Alemania y en Londres, dos ciudades muy diferentes entre sí y con paisajes increíbles, tanto urbanos como naturales. Un paseo en la ciudad puede inspirar una melodía o una base sobre la que puedo construir una estructura más compleja.

 

Para mí, salir a la calle es como visitar una galería. A cada momento se escuchan sonidos, desde los más sutiles hasta los más estruendosos. Lo llegué a experimentar en México. Siempre hay algo: una radio prendida o alguien tarareando. Lo complicado es captar cada elemento y aislarlo al tiempo que conservas su esencia.

 

Sónar, a nivel mundial, se destaca por juntar proyectos musicales interesantes que suenan en el momento, así como su conjunción con la experiencia visual. El objetivo es que tanto el oído como la vista reciban información para así crear una experiencia completa.

 

Lamentablemente, George FitzGerald no podrá traer todos los visuales con los que está de tour actualmente. "Es una lástima, pero procuraré trabajar algo especial para la ocasión con la gente de la organización", dice George.

 

Para cerrar nuestra plática, regresamos a All That Must Be, ¿cuál es la mayor lección que obtuviste de ese proceso?

La madurez, ¿sabes? Quería hacer un disco que reflejara el paso de los años, la experiencia y los 18 meses que antecedieron a la grabación, los cuales fueron muy importantes para mí. He crecido muchísimo como persona y eso se tenía que percibir en las canciones que hiciera, y creo que lo logré.

 

 

Más música de George FitzGerald está en camino. Pronto podremos escuchar el disco que hizo al lado de Lil Silva, mismo que se suma a la galería personal de sonidos de este gran artista.

 

pressreader MAGZTER