agosto 13, 2020

Un sake de Culiacán, Sinaloa

“Aunque usted, no lo crea...".

Seguramente has tenido la oportunidad de degustar alguna vez un buen sake acompañando un teppanyaki o de tu sushi preferido. Lo puedes tomar frío o caliente y normalmente, a pequeños sorbos irás reconociendo el sabor característico que posee, el cual proviene de una serie de procesos de fermentación del arroz.

Vaya sorpresa cuando vimos a nuestro amigo, Miguel Rodarte, en una travesía por su natal Culiacán cuando fue invitado a probar el primer sake mexicano. La curiosidad nos llevó a degustar una botella de Nami, del tipo Junmai Daiginjo y la experiencia fue extraordinaria. El lugar en donde se elabora cuenta con todo lo necesario para emular la fabricación ancestral y original japonesa, la cual data de unos siete siglos aproximadamente. La recomendación es tomarlo frío y de preferencia en una copa de vino blanco, en lugar de los pequeños vasos donde normalmente se sirve el sake.

El sushi se ha tropicalizado en México, no sólo se volvió en una de las comidas más recurrentes y populares de nuestro país, también se le fue agregando ingredientes locales. Tal vez, los puristas gourmets no estén de acuerdo, sin embargo, ya forma parte de nuestra gastronomía gracias a la adición de estos sabores. En ese contexto, no sorprende que también la fabricación de la inseparable bebida surgiera gracias a la pasión por dicha cultura.

Te puede interesar: El nuevo turismo, cómo viajar en la nueva normalidad

Para que se hable de Culiacán por algo tan rico y noble como esta bebida, se contó con la colaboración de Munetama Nakashima, de abolengo familiar, para realizar los procesos tradicionales y de un maestro sakero, Yamada San, para así, darle su propia personalidad a Nami. Vale la pena probar este sake hecho en México.

En este articulo:
http://rollingstone.mx/
Sushi Roll

Te puede interesar

Video