Mayo 01, 2019

Un mundo ideal

Los himnos tristes de SoundCloud hicieron de Juice Wrld una estrella adolescente de rap, pero nunca se ha sentido mejor.

POR Brendan Klinkenberg

Universal Music

Digamos que eres un adolescente recién famoso, con un sencillo que se está convirtiendo en uno de los más grandes del año y un pago por adelantado de la disquera de siete cifras en el banco, , y quieres conocer a una chica. ¿Dónde la buscas? Si eres Juice Wrld, vas directamente a tus mensajes de Twitter.

 

“Ella me dijo que siguiera trabajando así y que realmente le gustaba mi música”, dice el rapero, ahora de 20 años, sobre su novia de casi un año. “No fue coqueta, sólo fue una felicitación. Después no sé qué pasó”.

 

Juice Wrld hizo su siguiente álbum, Death Race for Love (que ya está disponible), a un ritmo vertiginoso: grabó la mayor parte en 72 horas, durmiendo en el estudio de Hollywood donde trabajaba. “No es como un trabajo”, explica. “Es lo que quiero hacer, como un hobby”.

 

Él promete un sonido más amplio en este proyecto. “Las personas dicen que pueden escuchar la influencia del rock y la influencia de Blink-182, la influencia del emo, en mi música, pero en este álbum puedes escuchar todo lo que hay”, dice. “Tengo canciones para el trap house, tengo canciones para el sock hop, canciones para los caribeños, canciones para raves, canciones para bailar lento. Tengo muchas vibras diferentes allí”.

 

En febrero y marzo, estuvo en una gira europea con Nicki Minaj, sustituyendo a Future, el acto coestelar originalmente programado. “Tengo muchas ganas de hacerlo, estaremos en Europa en un autobús turístico”, dijo Juice Wrld justo antes de la gira. “Y luego, en una parte, el autobús irá en un bote”.

 

A medida que su estrellato sigue aumentando, Juice Wrld está tratando de mantener la cabeza recta: ha estado sobrio durante algunos meses (“Todo se trata de la mente sobre la materia”, dice), y espera mantener su proceso creativo lo más instintivo posible (de ahí las sesiones maratónicas de grabación para Death Race for Love).

 

“Me tomo un segundo mantenerme concentrado, y reconozco que he hecho algunas cosas geniales, pero lo dejaré así. Me siento y no pienso en nada”. Hace una pausa. “Tal vez si tomo una decisión comercial, lo hablaré con mi abogado”.

 

pressreader MAGZTER