Junio 26, 2019

Thom Yorke y sus apariencias oníricas

El músico inglés, junto con el director Paul Thomas Anderson lanzaron 'Anima'.

POR Álex Carranco

Alex Lake

Cuando el director de cine estadounidense, Paul Thomas Anderson vio el documental Bodysong (2003) con la música compuesta por Jonny Greenwood —guitarrista de Radiohead— quedó totalmente cautivado, en un trance que posteriormente lo invitó a trabajar con él en la premiada cinta, There Will Be Blood (2007). Su relación con Radiohead es de admiración, fanatismo y el acercamiento con Greenwood le ayudó a realizar los videos para “Daydreaming", “Present Tense" y “The Numbers", hasta que llegó el nuevo álbum solista de Thom Yorke, Anima. Nueve temas experimentales que antojan sumergirse en pasajes visuales, una tentación que Paul Thomas Anderson no pudo resistir.

 

 

 

Ya está disponible en Netflix el cortometraje (one-reeler) de 15 minutos y dos segundos dirigido por Anderson, con los temas entrelazados de “Not the News", “Traffic" y “Dawn Chorus" de Thom Yorke, producidos por Nigel Godrich. Bajo las actuaciones del mismo Yorke y su actual pareja, Dajana Roncione, enmarcadas por una gran coreografía realizada por Damien Jalet (Yorke trabajó con él en el remake de Dario Argento, Suspiria, 2018).

 

En Anima hay una obsesión con el sueño, con el alma, con lo que Carl Jung apuntó: “Las imágenes arquetípicas de lo eterno femenino en el inconsciente de un hombre, que forman un vínculo entre la consciencia del yo y el inconsciente colectivo, abriendo potencialmente una vía hacia el sí-mismo". El cortometraje da la bienvenida con una vista en primera persona del recorrido que hace un metro a través de un túnel para voltearnos al interior del vagón y encontrar a los pasajeros —vestidos en tonos grises— dormidos, cabecean al movimiento del metro. Thom Yorke es uno de ellos, somnoliento encuentra la mirada de Dajana quien al levantarse olvida una lonchera negra a lo que el músico inglés trata de recuperársela. Bajo el tema “Not the News", los cuerpos inician una coreografía al ritmo electro experimental para salir del vagón y emprender una caminata hacia el exterior, donde un torniquete le impide el paso a Thom. Lo brinca e inicia una búsqueda hacia el exterior, realizando diversas coreografías y manifestaciones que desafían las leyes de gravedad.

 

 

Este cortometraje es un gran video musical con buenas secuencias en las que destaca la coreografía de los bailarines. Anderson entendió el concepto en el que Yorke ha estado expuesto en los últimos meses: el sueño REM. Ya que su personaje se mantiene en una etapa onírica en que las imágenes se proyectan por los sucesos alrededor de una mujer, aquella que está presente en sus fantasías, es decir la anima, la alma. Es su atracción a la musa para indagar, caminar deprisa a través de las sombras, escalar paredes, saltar cuerpos, reposar en medio de torbellinos y entender que tanto ella como él son complementos para tener fuerza ante una sociedad cegada por falsas esperanzas. Alcanzan la unión de la anima con la animus sin ser relativo a lo físico, sino a la identidad psíquica y así, lograr un amor trascendental.

 

Sus personajes se conectan, bailan, aman y tienen la fuerza para hacer caer las mentiras y miedos que inflan fácilmente el ego. Para así, finalmente dormir, descansar hasta amanecer en un vagón diferente y tal vez, esperar a que la tecnología ayude a recordar esos sueños.

 

 

 

 


 

 

pressreader MAGZTER