Mayo 24, 2019

The Rolling Stones devuelven los derechos de "Bitter Sweet Symphony" a Richard Ashcroft

A partir de ahora, las ganancias de uno de los grandes himnos del britpop serán para el exlíder de The Verve.

POR Jonathan Matamoros

"Bitter Sweet Simphony" es una de las canciones más emblemáticas y exitosas del britpop, llegando a convertirse en uno de los grandes clásicos de los noventa. Este tema ingresó al top 15 de las listas de popularidad en varios países e incluso ganó un Grammy por Mejor Canción de Rock en 1999. 

 

Las memorables cuerdas que se oyen al inicio de "Bitter Sweet Simphony" son, en realidad, un sampleo de un cover a "The Last Time" de The Rolling Stones hecho por Andrew Oldham Orchestra en 1965. A pesar de que Richard Ashcroft obtuvo el permiso necesario para utilizar esas seis notas, el antiguo mánager de The Rolling Stones —quien era dueño de los derechos del catálogo del legendario grupo británico antes de 1970— entabló una demanda en su contra porque consideró que usó más contenido del que habían acordado previamente. 

 

The Verve se vio forzado a ceder el cien por ciento de las regalías a Klein, y los créditos de escritura y composición fueron modificados para agregar a Mick Jagger y a Keith Richards, a pesar de que ellos no tuvieron nada que ver con la composición de esa sección de cuerdas o la letra de "Bitter Sweet Simphony". $1,000 dólares le fueron entregados a Richard Aschroft, mientras que Klein obtuvo millones de dólares y está situación permaneció por más de dos décadas.

 

Sin embargo, el año pasado, Ashcroft reavivó la controversia en una entrevista para Kyle Meredith With…, donde dijo que "iría en busca de su dinero". Pero esta vez, él decidió acercarse a Jagger y Richards directamente, quienes voluntariamente le regresaron los derechos de "Bitter Sweet Simphony". En un comunicado, se aseguró que ahora todas las regalías irán directamente a Richard. 

 

La noticia fue dada por el propio Ashcroft mientras aceptaba un premio en los Ivor Novello Awards, que reconocen a los compositores británicos: "Me da mucho gusto anunciar que a partir del mes pasado Mick Jagger y Keith Richards acordaron darme su parte de los derechos de 'Bitter Sweet Symphony'". 

 

"Este extraordinario y validador cambio fue posible gracias a un gesto amable y magnánimo de Mick y Keith, quienes también están felices de que se excluyan sus nombres en el crédito de escritura y todas sus regalías derivadas de la canción ahora pasarán a ser mías. Me gustaría agradecer a los actores principales en esto, a mis mánagers Steve Kutner y John Kennedy, a los mánagers de The Rolling Stones, Joyce Smyth y a Jody Klein (por tomar la llamada). Y, por último, mi más sincero agradecimiento y respeto a Mick y Keith. La música es poder", agregó. 

 

En una entrevista posterior con BBC, Ashcroft dijo: "Nunca tuve un conflicto personal con The Rolling Stones. Siempre han sido la mejor banda de rock & roll del mundo".

 

En 2015, los lectores de Rolling Stone eligieron a "Bitter Sweet Symphony" como la tercera mejor canción del britpop y en 2004, fue incluida en la lista de Las 500 mejores canciones de todos los tiempos

 

 

pressreader MAGZTER