Junio 01, 2019

The Black Keys vuelve a sus orígenes

Cómo Patrick Carney y Dan Auerbach se reconectaron en el estudio después de cinco años.

POR Brian Hiatt

Alysse Gafkjen para Rolling Stone

Enla mañana del 5 de septiembre, Patrick Carney y Dan Auerbach entraron al estudio de Auerbach en Nashville, tomaron sus instrumentos y se convirtieron en The Black Keys de nuevo. Para el final de la estación, ya habían terminado su noveno álbum producido por ellos mismos, “Let’s Rock” (sí, ese es realmente el título). Como de costumbre, crearon todas las canciones del álbum desde cero en el estudio, sin nada escrito con anticipación y con muy poca discusión. Habían pasado cinco años desde que grabaron juntos, pero eso no parecía importar en absoluto. “Realmente nos dejamos llevar desde el primer día”, dice Carney. “Escribimos dos canciones el primer día. Sólo estábamos perdiendo el tiempo, y eso es lo que salió”.

 

“Es magia la que ocurre entre Pat y yo”, dice Auerbach, quien comenzó una nueva banda, grabó un álbum en solitario y produjo al menos una docena de otros proyectos durante el largo descanso de The Black Keys. “Fue lo mismo que sucedió cuando teníamos 16 años y comenzamos a tocar y, mágicamente, sonaba como música. Fue realmente increíble tener un descanso y luego volver y simplemente tocar con Pat de nuevo. Se sintió muy bien”.

 

 

En cuanto a ese título: este álbum, de hecho, sí rockea, con un golpe considerablemente más visceral que el último (el atmosférico y coproducido por Danger Mouse, Turn Blue de 2014); desde los acordes de AC/DC de la primera canción del álbum, “Shine a Little Light”, a la mezcla de Blue Öyster Cult con ZZ Top en “Eagle Birds”, el power pop de “Get Yourself Together” y el guiño a “Spirit in the Sky” en el primer sencillo, “Lo/ Hi”. Hay cero teclados en el álbum, y Auerbach tocó la mayoría de los solos de guitarra en vivo; simplemente dejaba de tocar el ritmo y cambiaba a la melodía.

 

Auerbach da crédito a una colaboración con el fallecido guitarrista de culto Glenn Schwartz por haberlo reconectado con sus inspiraciones originales de distorsión de blues, ayudando a alimentar los sonidos retro del nuevo álbum.

 

También hay sorpresas, como la combinación de un gracioso riff psicodélico de “Listen to the Flower People” con el atrevido ritmo de rock en “Breaking Down”.

 

La inspiración específica para el nombre del álbum, sin embargo, es un toque más oscuro. Auerbach explica que, durante la grabación, se encontraron con una historia en el periódico de Tennessee sobre la primera ejecución con silla eléctrica del estado en 11 años. Los guardias le preguntaron al asesino convicto Edmund Zagorski si tenía alguna última palabra. “Let’s rock”, respondió. En consecuencia, la imagen de portada del álbum es una silla eléctrica. “Nada te hace pensar más en la vida que la muerte”, dice Auerbach, riendo.

 

Tanto él como Carney ahora son padres casados de 30 y tantos años. Son uno de los últimos actos de rock comercialmente viables nacidos en este siglo, y han estado trabajando durante el tiempo suficiente como para que la banda adolescente Greta Van Fleet colgara la portada de Rolling Stone de 2012 de The Black Keys como inspiración en su espacio de ensayo. En este punto de la carrera de The Black Keys, la agrupación no está particularmente centrada en el éxito comercial. “No pensamos en el contexto del estado de la música en 2019”, dice Carney. “Es muy complejo y me asusta. ¿Son importantes las listas? No. ¿Es importante hacer música con Dan? Sí”.

 

Lo que querían era hacer un álbum que les encantara, volver a conectarse entre sí y luego ver a sus fans de nuevo en la gira. “Hace cuatro años, definitivamente no estaba en un lugar donde quisiera hacer un disco”, dice Auerbach. “Pero se trataba menos de hacer el disco y más de: ‘Tenemos que hacer un disco, luego hacer una gira por dos años’. Me alegra que nos hayamos tomado el tiempo para resolver nuestras mentes y alejarnos el uno del otro por un tiempo. Fue realmente útil. Lo hizo todo mejor cuando volvimos... Estoy emocionado de tocar algunos shows. Estoy emocionado de tocar para los fans, y estoy emocionado de tocar algunas de las viejas canciones de nuevo”.

 

 

 

 

 

 


 

 

pressreader MAGZTER