Junio 01, 2019

The Black Keys vuelve a sus orígenes

Cómo Patrick Carney y Dan Auerbach se reconectaron en el estudio después de cinco años.

POR Brian Hiatt

Alysse Gafkjen

Enla mañana del 5 de septiembre, Patrick Carney y Dan Auerbach entraron al estudio de Auerbach en Nashville, tomaron sus instrumentos y se convirtieron en The Black Keys de nuevo. Para el final de la estación, ya habían terminado su noveno álbum producido por ellos mismos, “Let’s Rock” (sí, ese es realmente el título). Como de costumbre, crearon todas las canciones del álbum desde cero en el estudio, sin nada escrito con anticipación y con muy poca discusión. Habían pasado cinco años desde que grabaron juntos, pero eso no parecía importar en absoluto. “Realmente nos dejamos llevar desde el primer día”, dice Carney. “Escribimos dos canciones el primer día. Sólo estábamos perdiendo el tiempo, y eso es lo que salió”.

 

“Es magia la que ocurre entre Pat y yo”, dice Auerbach, quien comenzó una nueva banda, grabó un álbum en solitario y produjo al menos una docena de otros proyectos durante el largo descanso de The Black Keys. “Fue lo mismo que sucedió cuando teníamos 16 años y comenzamos a tocar y, mágicamente, sonaba como música. Fue realmente increíble tener un descanso y luego volver y simplemente tocar con Pat de nuevo. Se sintió muy bien”.

 

 

En cuanto a ese título: este álbum, de hecho, sí rockea, con un golpe considerablemente más visceral que el último (el atmosférico y coproducido por Danger Mouse, Turn Blue de 2014); desde los acordes de AC/DC de la primera canción del álbum, “Shine a Little Light”, a la mezcla de Blue Öyster Cult con ZZ Top en “Eagle Birds”, el power pop de “Get Yourself Together” y el guiño a “Spirit in the Sky” en el primer sencillo, “Lo/ Hi”. Hay cero teclados en el álbum, y Auerbach tocó la mayoría de los solos de guitarra en vivo; simplemente dejaba de tocar el ritmo y cambiaba a la melodía.

 

Auerbach da crédito a una colaboración con el fallecido guitarrista de culto Glenn Schwartz por haberlo reconectado con sus inspiraciones originales de distorsión de blues, ayudando a alimentar los sonidos retro del nuevo álbum.

 

pressreader MAGZTER