octubre 8, 2020

Cómo Talking Heads creó sin querer una obra maestra en ‘Remain in Light’

"No lo hicimos tan bien", dijo David Byrne acerca de los intentos de emular pop africano en su clásico LP de 1980. "Pero equivocándonos, encontramos algo nuevo".

Cuando Talking Heads entró a los estudios Compass Point en Nassau durante el verano de 1980 para empezar a trabajar en Remain in Light, ellos apenas se dirigían la palabra y tenían solo una canción, «I Zimbra», en cualquier forma para grabarla. Años de riñas entre los miembros habían logrado que David Byrne, el líder de la banda, quien se encontraba grabando su LP experimental My Life in the Bush of Ghosts con el productor Brian Eno, contemplara la idea de despedir a la bajista Tina Weymouth. La idea de una vida después de Talking Heads estaba presente en su mente, una vida en donde sería libre de todos sus compromisos y de las batallas que venían con ser miembro de una banda de rock.

Pero la banda empezó a improvisar y pasó algo que nadie esperó que pasara: las canciones comenzaron a materializarse frente a sus ojos. Y no canciones cualquiera, sino temas con ritmos salvajes que fusionaban elementos de funk, hip-hop, worldbeat, New Wave y rock. «Amábamos el pop, realmente lo hacíamos», escribió el baterista Chris Frantz en su autobiografía, Remain In Love. «Pero en ese momento nos interesamos en crear sonidos que nos llevaran mas allá de lo que la gente esperaba de nosotros».

Te puede interesar: Escucha a Clairo interpretar «I’ll Try Anything Once» de The Strokes

Mientras AC/DC grababa Back in Black en la habitación de al lado, los cuatro miembros de Talking Heads, bajo la administración de Brian Eno, creaban temas como «Born Under Punches (The Heat Goes On)», «Crosseyes and Painless», y «The Great Curve» con notable desenvoltura, todos sus problemas de alguna forma pasaron a segundo plano. La banda que había lanzado «Psycho Killer» solo tres años antes todavía se podía escuchar, pero este material era algo completamente diferente —y la gente podría bailarlo.

«Escuchábamos música pop africana —al menos la que se encontraba disponible— como Fela Kuti y King Sunny Adé, y otras grabaciones», Byrne contó a la Biblioteca del Congreso en el 2017. «Pero no nos propusimos imitarlos. Nos encargamos de deconstruir todo y conforme la música evolucionaba, nos dimos cuenta que, en efecto, estábamos reinventando. El proceso nos encaminó hacia algo con afinidad de afro-funk, pero llegamos ahí por el camino largo, y por supuesto que nuestra versión sonaba un poco deficiente. No lo hicimos tan bien, pero equivocándonos encontramos algo nuevo».

Te puede interesar: Foo Fighters, YG y más se presentarán en el Save Our Stages Fest

Difícilmente parecía una formula que pudiera crear un éxito de los Top 40 de la radio, pero a mitad del camino se toparon con un ritmo que dio pie a «Once in a Lifetime», la canción que daría a conocer a Talking Heads a la generación de espectadores de MTV un año después, y que sigue siendo uno de sus temas más emblemáticos. «Extrañamente, tal vez, no estoy seguro de que la letra del verso hiciera la diferencia», dijo Byrne en el 2017, tratando de explicar el gusto por la canción. «Aunque, sí, las repeticiones de ‘You may ask yourself’ y el ‘How did I get here?’ seguramente dieron en el clavo y se volvió algo memorable; parecía que le hablaban a sentimientos y preocupaciones universales».

Cuando las sesiones en los estudios Compass Point terminaron, la banda se dirigió a Nueva York, en donde el guitarrista de King Crimson, Adrian Belew, y la corista Nona Hendryx llegaron al estudio para grabar overdubs. La banda inicialmente accedió a dar crédito a todos por igual, dado que las canciones habían nacido de improvisaciones libres, pero cuando Frantz, Weymouth y el guitarrista Jerry Harrison obtuvieron las copias avanzadas, notaron que decía «todas las canciones por David Byrne, Brian Eno y Talking Heads», y quedaron horrorizados. «David Byrne nos mintió nuevamente y también le mintió a la gente que nos escucha», escribió Frantz. «Esto fue especialmente doloroso porque sin nuestra persistencia, amor y relación musical, Remain in Light nunca hubiera existido».

Mira a Talking Heads interpretar «Once in a Lifetime» en vivo en 1980:

De RS USA

En este articulo: Talking Heads
Sushi Roll

Te puede interesar

Otro año sin Glastonbury

Otro año sin Glastonbury

El festival más grande de Europa cierra sus puertas por segundo año consecutivo a causa de la pandemia.

Video