Abril 01, 2019

Talento y suerte

El músico inglés James Blake habla sobre el apoyo de sus padres, trabajar con Rosalía y cómo cuida su salud mental.

POR Noemí Contreras

jb-3

James Blake Litherland se considera a sí mismo como un hombre que ha tenido suerte. “Mi padre me motivó a dedicarme a la música y creo que era obvio que tenía una preferencia por la música desde una edad temprana. Tengo una grabación de mí cantando ‘(Sittin’ on) The Dock of the Bay’, tenía tal vez tres años y básicamente sigo cantando hasta que lo hice bien, ¡lo que es muy extraño para un bebé! Estaba practicando y practicando hasta que me salió. Entonces, mis padres, obviamente, creo que vieron que era musical y me motivaron, me metieron a clases de piano y ese tipo de cosas. Honestamente, creo que siempre supe que esto era lo que quería hacer y tuve mucha suerte de tener padres que me dieron confianza. Me dieron la autoestima que tengo y eso se lo debo a ellos”.

 

A lo largo de su carrera, Blake ha tenido la oportunidad de trabajar con artistas como Kendrick Lamar, Beyoncé, Frank Ocean, Bon Iver y más recientemente —para su más reciente álbum, Assume Form— Travis Scott, André 3000, Metro Boomin, Moses Sumney y Rosalía. Sobre la colaboración con la cantante española, James cuenta que sus representantes se pusieron en contacto entre ellos. “No conocía su música en ese momento, pero escuché su álbum Los Ángeles, una especie de disco experimental, y me enamoré de él. Así que la invité al estudio y fue genial. Ella entró y trabajamos en la canción [“Barefoot in the Park”]. La terminamos en unas pocas horas, realmente sucedió rápido. Y luego pasé un tiempo refinándola por mi cuenta, porque su voz era tan fuerte que tuve que volver a hacer mi parte”.

 

Desde febrero, el músico multinstrumentista de Londres se aventuró en la gira de Assume Form por Estados Unidos y Canadá, una noticia que tomó por sorpresa a sus fans debido a que el año pasado habló sobre depresión y ansiedad durante el simposio anual de PAMA [Performing Arts Medicine Association], donde declaró que rechazar las giras constantes lo había ayudado a cuidar su salud mental. “Mientras no he estado de gira, he encontrado más equilibrio en mi vida, ya sea hablar más o ser más activo. El ejercicio ayuda (aunque no hago suficiente, soy bastante flojo). Creo que estoy tratando de mejorar mi día a día, como no tomar un café, ser más cuidadoso con lo que estoy comiendo, estar en contacto con la naturaleza con más frecuencia y vivir en el momento… no rodearme de tecnología la mayor parte del tiempo. Creo que son cosas muy simples, nada demasiado complicado”.  

 

Hasta ahora, James cuenta con seis EPs, cuatro LPs y canciones como “Limit to Your Love”, “Retrograde” y “King’s Dead”. Él es un buen ejemplo de que, para completar la fórmula del éxito, no sólo se necesita suerte sino también talento y creatividad, algo que Blake tiene en abundancia. El también productor se ha vuelto conocido por su estilo único de situar suaves voces de R&B sobre una base rítmica minimalista y un potente bajo. “Cuando estoy trabajando, me siento como un explorador. Tengo curiosidad de lo que sucederá a continuación: qué pieza del rompecabezas se va a poner en marcha y cómo esto se va a revelar. Como una obra de arte”, describe.

 

Como buen explorador, James Blake siempre está en busca de nuevos horizontes. Hoy en día quiere experimentar más con el piano “y tal vez tocar en vivo junto con Ben y Rob [sus músicos de gira], explorando el álbum o algún tipo de grabación”. Además, explica que la forma en la que tocan juntos es muy diferente a la forma en que suena su disco. “Creo que quiero intentar hacer algo en vivo de la forma en que tal vez lo hariía Radiohead”.

 

 

pressreader MAGZTER