septiembre 25, 2020

Sufjan Stevens está cansado de la cultura americana

Este es el octavo álbum de Sufjan en solitario

Es difícil creer que The Ascension le tomó tanto tiempo a Sufjan, o al menos, crear la base de este álbum, pero el hecho de que la idea surgiera al mismo tiempo que se encontraba grabando su aclamado disco Carrie & Lowell, vuelve el asunto más confuso. “America”, el primer sencillo de este material, surgió en esa época; incluso el mismo Stevens ha admitido que en su tiempo fue un tema descartado porque era ajeno al concepto en el que estaba trabajando, aquí el músico nos habla de «una canción de protesta contra la enfermedad de la cultura americana en particular», a partir de ese momento es cuando comenzamos a comprender un poco más acerca de lo que escucharíamos a continuación.

Seis años después de ser descartada, «America» volvió a pasar por las manos del músico con la necesidad de hacer ajustes mínimos, se llevó una increíble sorpresa por tener una narrativa similar a la que está experimentado el país vecino actualmente. La canción dura 12 minutos que parecen no alcanzar para reprocharle a sus compatriotas y al gobierno lo que han hecho al crear este tipo de injusticias sociales, sin embargo, no es algo que Sufjan no haya hecho antes en trabajos anteriores, aunque sí es la primera vez que nos invita a cuestionarnos todo lo que nos rodea, tal y como lo explicó, “sé parte de la solución o quítate de en medio”.

Las siguientes canciones tienen un mensaje un poco menos obvio, sin embargo, retoma sus acusaciones a esta sociedad superficial donde es muy común la glorificación de figuras públicas a través de las redes sociales, en “Video Game” da a entender que el valor de una persona no debería determinarse por un número de likes o seguidores, Sufjan no quiere sentirse como una marioneta en una escena musical donde lo que cuenta son las cifras. Para el video de este sencillo invitó a una influencer, creando una paradoja al concepto de la canción, esto vuelve a suceder en “Tell Me You Love Me” cuando admite haber perdido la fe en todo, pero persiste el interés por ser amado por los demás.  

Sufjan se mantiene fiel a sus anteriores lanzamientos, en The Ascension también podemos encontrar referencias bíblicas que se han vuelto una característica en las composiciones del músico, en esta ocasión ejercen la función de engrandecer la figura del hombre como ídolo, además de las reafirmaciones que se pueden encontrar en canciones como  “Lamentation”, donde repite constantemente “soy el futuro”, y “Die happy”, en la que sólo corea el nombre de la canción. 

El sonido es lo que genera una diferencia entre The Ascension y otros trabajos de Stevens, el álbum que sacó previo a este fue con su padrastro, Lowell Brams. Aporia es de un estilo new age, bastante diferente a lo que se esperaría de un trabajo de Sufjan, pero algo similar a la experiencia que genera en su nuevo disco; The Age of Adz es lo más cercano sus lanzamientos pasados que podría compararse con el actual. El músico lo describe como un “exuberante álbum de pop editorial», más allá del uso de beats pegadizos, es bastante dudoso que las masas coreen al ritmo de esta crítica social, aunque comparte un mensaje universal.

A pesar de no ser un material ligero y fácil de procesar si se escucha en su totalidad, Sufjan muestra un lado humano que se ha visto perdido en varios artistas de esta época. The Ascension es una experiencia que comienza y termina en cada una de sus canciones, puede ser cómoda como “Run Away With Me” o desesperante como “Ativan”, pero es evidente que ninguna de las dos surgió como una coincidencia, es por eso que Sufjan Stevens logró su objetivo, invitar a los escuchas a un camino de introspección personal.

Escucha The Ascention:

En este articulo: IG
Sushi Roll

Te puede interesar

Video