Abril 01, 2019

Sexo, drogas y Mötley Crüe

La memoria desenfrenada de esta banda de glam metal se convierte en película.

POR Kory Grow

Foto: Jake Giles Netter

Es un día soleado de primavera en Nueva Orleans, tres hombres que parecen atrapados en el Sunset Strip de 1985, se dan una pausa para fumar afuera del Saenger Theatre. Están allí para interpretar a Mötley Crüe en la nueva película biográfica de Netflix, The Dirt. En el interior, falsos roadies están montando unos altavoces Marshall en el escenario.

 

La semejanza con la gira Theatre of Pain del grupo es asombrosa, pero hay señales de que se trata de un Crüe diferente. Douglas Booth, quien interpreta al bajista Nikki Sixx, menciona que encontró una cucaracha en su habitación de hotel anoche y la llevó a un lugar seguro con una taza. “Debió de haberme llamado con mi spray y un encendedor", dice el verdadero Sixx más tarde con una risa. “Pero lo siguiente que sucederá serán unas marchas de PETA afuera del estreno por haber matado cucarachas".

 

Cuando Booth y los otros actores están frente a la cámara, no dudan en llegar a canalizar una de las bandas más descaradamente hedonistas del rock. Con su tono obsceno y exagerado —la película comienza con una escena gráfica de Tommy Lee, interpretado por Colson Baker (alias el rapero Machine Gun Kelly), teniendo sexo oral con una groupie; The Dirt es la anti Bohemian Rhapsody.

 

Lee dice que le encantó The Dirt, que se basa en el libro con las memorias más vendidas de 2001. “Fue jodidamente increíble, porque era tan real", dice el baterista. “Ese no soy yo ahora, pero esa mierda era todos los días".  

 

La banda, que coprodujo la película y escribió nuevas canciones para el soundtrack, se comprometió a mostrar el lado más feo de su historia. Vemos el incidente de 1984 en el que el cantante Vince Neil mató a un hombre mientras conducía bajo la influencia del alcohol, la cercana muerte de Sixx por una sobredosis de heroína, Lee golpeando a su novia y más episodios desagradables. “La forma de Mötley Crüe era ser completamente transparente", dice Sixx. “Sólo ponerlo ahí es parte de nuestro encanto, si es que hay tal cosa".

 

Baker, que ha idolatrado a Lee desde que tenía 13 años, estaba inicialmente nervioso por la forma en que se podía recibir al mujeriego de Crüe en la era #MeToo, por lo que le mostró el guion a una coprotagonista de Bird Box. “La primera escena es tan 'vete a la mierda' con todo el clima que se vive en este momento, así que le pregunté si ella saldría en la primera página", dice el actor. “Ella pensó que era genial —que todo fuera consensual y que había un aspecto divertido para ambas partes— al menos lo que hay en la película".

 

Sixx, típicamente, lo pone de manera diferente. “Enfrentémoslo, las bandas son bastante aburridas en 2019", dice. “Así que tal vez esto podría ser un poco de inspiración para alguien".

 

pressreader MAGZTER