febrero 13, 2021

Senado absuelve de nuevo a Trump: Tiene vía libre para el 2024

Una mayoría insuficiente de los senadores estadounidenses encontró culpable a Trump de incitar el ataque al Capitolio el pasado 6 de enero. El expresidente festejó la decisión en un comunicado.

Por segunda ocasión en poco más de un año, el Senado de Estados Unidos exoneró a Donald Trump de los cargos de incitación a la violencia que le imputó la Cámara de Representantes (el equivalente a la Cámara de Diputados). A diferencia de su primer juicio político (impeachment) ocurrido en febrero del año pasado, esta vez un número importante de senadores republicanos se unieron a la totalidad de los senadores demócratas en su esfuerzo por condenar al ahora expresidente, alcanzando así una mayoría de 57 votos (siete de ellos republicanos) contra 43. Sin embargo, las reglas del Senado establecen que se requieren de dos terceras partes—es decir, 67 votos—para procesar a un presidente, por lo que Trump fue absuelto.

Mediante un comunicado oficial, el exmandatario estadounidense celebró el resultado y advirtió que su movimiento “apenas comienza,” al mismo tiempo que denunció el intento de juicio como una continuación de la “cacería de brujas” en su contra. De haber sido encontrado culpable, el Senado habría podido votar más adelante por prohibir a Trump volver a tener un cargo público. Dado que en Estados Unidos se permite la reelección presidencial para un segundo periodo no necesariamente consecutivo, al haber sido exonerado, Donald Trump puede volver a buscar la presidencia del país en las elecciones de 2024—una intención que ha dejado más que clara en distintas ocasiones—.

A pesar de la victoria para Trump, su futuro político (y el del partido republicano) es incierto. El ataque al Capitolio llevado a cabo por sus simpatizantes mostró al país—y al mundo—el peligro de permitir a una figura como la suya tomar el control no solo de uno de los dos grandes partidos estadounidenses, sino de la presidencia misma. Aunque aún cuenta con un amplio apoyo tanto dentro del partido como por parte del electorado, cada vez más republicanos se oponen a la figura de Trump, lo que puede complicar sus posibilidades de cara a una nueva candidatura. De hecho, varias figuras importantes de la derecha estadounidense—políticos, exfuncionarios, periodistas—se han distanciado del expresidente, condenando sus acusaciones de fraude electoral y su retórica fuertemente agresiva.

Como nunca antes, Estados Unidos se encuentra profundamente dividido. Desde la aparición de Trump como precandidato a la presidencia, la situación política del país norteamericano se ha vuelto caótica e impredecible. Es por esta creciente inestabilidad que resulta complicado anticipar los efectos que traerá el resultado del juicio que hoy concluye. Los demócratas intentarán ahora enfocarse en la presidencia de Joe Biden y enterrar el legado de su antecesor, mientras que los republicanos tienen frente a ellos el reto de unir a las dos facciones dentro de su partido. La influencia que aún tiene Donald Trump deja claro que ambas serán tareas sumamente difíciles, y, si algo nos enseñó la elección de 2016, es que nada se puede descartar. Veremos qué deparan los próximos cuatro años.

En este articulo:
Sushi Roll

Te puede interesar

Video