Durante la noche del 1 de enero, se viralizó la noticia de que Ozzy Osbourne se encontraba muy delicado de salud. Los rumores comenzaron por la revista digital Radar Online, quienes publicaron la noticia afirmando que Osbourne ya estaba en su "lecho de muerte", y de inmediato, gran cantidad de medios tomaron esta información como un hecho.

No obstante, la noticia se desmintió con la misma rapidez con la que invadió internet. Primero, la cuenta oficial de Black Sabbath en Facebook comentó una publicación con la noticia de Radar Online. La banda escribió: "So very fake" ("Muy falso"), dándole un poco de tranquilidad a los fans del Principe de las Tinieblas.

Más tarde, Kelly Osbourne, hija de Ozzy, compartió una historia en su cuenta de Instagram donde aseguraba que su padre se encontraba bien, mostrando además su molestia con la revista estadounidense: "Hoy tuve un maravilloso inicio de 2020. Fui a almorzar con mi familia y pasé el resto del día riendo con mi papá. Llego a casa para leer los repugnantes artículos acerca de la salud de mi padre y cómo 'estaba en su lecho de muerte', ¡Algunas veces los medios me enferman! No es un secreto que mi padre tuvo un año difícil en términos de salud pero váyanse al diablo, esto es un montón de mierda", declaró.

 

 

 

FInalmente, Ozzy Osbourne publicó hace unos minutos el tema "Alive" del álbum Down to Earth en su cuenta de Twitter con el mensaje "Uh....", dejando en claro su buen estado de salud y su hartazgo de tener que lidiar con información falsa.

 

 

Esta no es la primera vez que Radar Online crea rumores acerca del estado de salud de Ozzy. En octubre del año pasado, la revista aseguró que el cantante estaba "en un tren con destino a una muerte prematura", y fue su esposa, Sharon, quien desmintió estos hechos: "¿Qué tan fríos e insensibles son esos titulares? ¿Dónde está la empatía de la gente? No es cierto en ningún aspecto de la imaginación. He sido abierta con todos y también Ozzy. Tuvo muy mala suerte con su salud, una cosa tras otra y después de la caída que tuvo, ha sido peor para él. Pero se está recuperando y me gustaría decirles algo: Ozzy no irá a ninguna parte", aseguró Sharon.

Aunque terminaron siendo falsos, estos rumores no vinieron de la nada; como lo mencionaron en su momento Kelly y Sharon, Ozzy tuvo severos problemas de salud desde 2018. Comenzó con una infección de estafilococo en una de sus manos, posteriormente, un resfriado común terminó por convertirse en neumonía, terminando con una dura caída que lo llevó al quirófano para una cirugía de cadera. El dolor de esta cirugía fue tan fuerte que incluso Ozzy creyó que estaba llegando su hora, como lo comentó en una reciente entrevista: "Los primeros seis meses estaba en agonía, dije 'Sharon, no me estás diciendo la verdad, ¿me estoy muriendo?' Creí que tenía alguna enfermedad terminal porque la recuperación fue muy lenta". Sin embargo, nada más lejos de la realidad, pues a pesar de todas estas complicaciones, el legendario músico está a punto de lanzar su nuevo disco Ordinary Man, el cual, según él, es su producción más importante desde No More Tears de 1991, por lo que al parecer Ozzy Osbourne está muy lejos de decir adiós.