Diciembre 01, 2018

Recuperar la dignidad

Jason Momoa, Amber Heard y el director James Wan en la gran apuesta por 'Aquaman'.

POR Óscar Uriel

aqua-2

Lo único que podemos confirmar es que Aquaman es una producción destinada a convertirse en el centro de la polémica y materia de acaloradas discusiones entre los entusiastas del género. Finalmente, las producciones que emergen del fascinante mundo de los cómics están predispuestas a las críticas de parte de la legión de celosos seguidores de las tiras cómicas y novelas gráficas, quienes velan suspicaces mitos. Por supuesto que las películas de DC Entertainment no están exentas de estos juicios. Basta revisar la tibia recepción a las producciones que tenían a La liga de la justicia (sin contar la indiferente acogida a El hombre de acero) como proyecto central para darnos cuenta que la empresa está necesitada de otro éxito de taquilla y crítica, tal y como sucedió con la versión de La mujer maravilla de Patty Jenkins en 2017. Ahora las cartas están sobre la mesa apostando a un solo título: Aquaman, la producción en solitario del superhéroe que esclarece el origen de este particular protagonista. “En las anteriores películas en donde trabajé con Zach [Snyder] apenas vimos indicios del carácter de este personaje, al cual encuentro fascinante por la fracción humana que posee a pesar de su condición de dios. Esa discordancia en el personaje es lo que me seduce de Arthur Curry. Con esta película espero que el público pueda llegar a comprenderlo pues a pesar del coraje que pueda guardar en su ser, básicamente se trata de un hombre que busca todo el tiempo el bienestar de quienes le rodean”, dice Jason Momoa de manera categórica, el actor designado por el mismo Snyder para interpretar el superhéroe en el universo de DC Entertainment. La leyenda urbana dicta que Zach Snyder buscaba al intérprete ideal en su concepción de los integrantes de La liga de la justicia cuando se topó con Momoa en los memorables episodios del serial Game of Thrones. El instinto del director lo llevó a entrevistar a Jason ofreciéndole el personaje casi de inmediato y es que los productores buscaban una reinterpretación totalmente distinta al Aquaman del pasado. Jason Momoa era la elección perfecta. “Está comprobado que este personaje le resulta sumamente atractivo a los niños. Esto sucede desde los cómics. Probablemente sea por lo fascinante de todo este universo acuático. Sin embargo, tengo la teoría de que también tiene que ver con el proceso de que este hombre finalmente se transforma de un guerrero a un monarca que asume todas sus responsabilidades”, agrega el intérprete, quien también pidió al estudio que el mismo Snyder fuera el director de la película independiente de Aquaman, demanda que no pudo concretarse debido a que Snyder salió del proyecto de DC Entertainment, supuestamente con el objetivo de atender problemas personales, aunque era conocido por todos que el estudio no estaba contento con los resultados en taquilla de las películas que se estaban produciendo. “Uno de los aspectos que Zach Snyder quería destacar de la personalidad de Aquaman era la cuestión de que su carácter es básicamente el resultado de dos mundos que colapsan. Y estos dos universos no podrían ser más distintos entre sí. James Wan desarrolló de manera íntima el personaje a quien sólo habíamos visto en determinados momentos en las producciones de La liga de la justicia y es que el tiempo en pantalla en esas cintas fue relativamente escaso. Con Aquaman trataremos de responder el porqué este superhéroe se comporta de determinada manera. Simplemente tuve la oportunidad de trabajar con dos magníficos realizadores”, confiesa Momoa al referirse a la labor hecha por Snyder antes de que James Wan ocupara la silla de director del proyecto.

pressreader MAGZTER