Diciembre 01, 2018

Golpes duros a la vida

Michael B. Jordan prolonga el mito de Rocky cuando regresa al ring para enfrentar al hijo de uno de los más vehementes contrincantes de Balboa en 'Creed II'.

POR Óscar Uriel

creed-2

El director de Creed II, Steven Caple Jr., insiste que esta entrega no va de un enfrentamiento como el de David vs. Goliat, quiere una rivalidad Goliat vs. Goliat. Y es que la secuela del sorprendente éxito de taquilla de 2015 pondrá a Adonis Creed en pugna con Viktor Drago, la máquina boxística, quien no es otro más que el vástago de Ivan Drago, el perpetuo enemigo de Rocky Balboa. De esta manera, dos leyendas se entremezclan presentando una esperada continuación que seguramente será uno de los títulos más comentados de la temporada. En medio de todo esto se encuentra Michael B. Jordan, quien se establece como uno de los jóvenes intérpretes más interesantes a seguir. Alguien que ha manifestado su admiración por Denzel Washington –y a quien le gustaría emular– ha tenido el mejor de los años con intervenciones en Pantera Negra y en la película para televisión Fahrenheit 451 basada en la novela de Ray Bradbury.

[embed]https://www.youtube.com/watch?v=QmMqMR2bbGg[/embed]
Platicamos en exclusiva con Jordan con la seguridad de que será un nombre que escucharemos constantemente. Michael, la primera película fue un éxito inesperado, pareciera que el público conectó de una manera muy particular con Creed. ¿A qué le atribuyes el éxito? A que se trata de una historia que va de alcanzar el éxito a costa de todo. A diferencia de otras franquicias cinematográficas, la saga de Rocky es una serie de cintas donde ha permeado la creatividad. Rocky es un personaje que el público ha amado durante décadas y lo que sucedió con Creed es que el mismo mito se reinventó para las nuevas generaciones y los jóvenes aceptaron estos personajes. El contrincante a vencer en esta entrega es Viktor Drago, el hijo de Ivan Drago. ¿Qué fue lo que te atrajo del guion? ¿Qué te convenció a aceptar esta segunda parte? Que se trata de un proyecto con varias capas de lectura. Es una película diseñada para que todos los miembros de la familia la disfruten. Siento que esta producción en particular es como mi bebé. Finalmente el personaje de Adonis Johnson se alza como protagonista sin que la sombra provocada por las películas de Rocky intervengan en esto. En esta segunda parte vemos a Adonis en su propio mundo, con su tribu y sus problemas. Además, se desarrolla la historia de amor con Bianca (Tessa Thompson), ¿qué significa para dos millennials encontrar una pareja? ¿Cómo se desarrolla una relación con estas características? Y luego está toda la leyenda de Rocky, Apollo Creed e Ivan Drago. Lo que estos personajes como padres hicieron para que sus respectivos hijos resultaran con tal personalidad. De nueva cuenta colaboras con Sylvester Stallone en esta secuela, ¿cómo fue esta experiencia considerando que se trata de la segunda ocasión? Stallone es simplemente una leyenda. Lo más admirable es que es un tipo de lo más cool. No hay un dejo de egocentrismo en su persona, por el contrario, es un actor que todo el tiempo está dispuesto a compartir su conocimiento con quienes lo rodean. En particular, conmigo ha sido un mentor en todo el sentido de la palabra. ¿Resultó más complicado rodar esta secuela que la primera película de Creed? En absoluto. Fue totalmente al revés. Hace tres años no tenía la confianza que tengo hoy en día. Mi carrera cambió en relativamente poco tiempo. Recuerdo que la primera película fue sumamente difícil para mí pues sentía una presión particular al llevar un rol estelar al lado de Sylvester Stallone. Esta segunda ocasión derivó en una experiencia por demás placentera. El rodaje fue lúdico todo el tiempo.

pressreader MAGZTER