Mayo 05, 2019

Resumen de 'Game of Thrones': El amor es un campo de batalla

El show se dirige a la recta final con sexo, alcohol, un dragón caído y la muerte de un personaje importante.

POR Sean T. Collins

Helen Sloan/HBO

"Puede que los hayamos derrotado, pero todavía tenemos que lidiar con nosotros". Así lo dice Tyrion Lannister con respecto a la difícil situación que enfrenta la gente de Westeros, y el programa que narra su historia. Sí, los muertos ya no existen. ¿Pero los vivos elegirán existir juntos como uno solo? ¿O volverán a matarse unos a otros como siempre lo han hecho?

 

Estas preguntas persiguen al episodio de esta semana, titulado "The Last of the Starks". Escrito por los cocreadores David Benioff y Dan Weiss y dirigido por el pilar de la serie David Nutter, este capítulo comienza con los sobrevivientes de la batalla de Winterfell despidiéndose de sus compañeros caídos, luego beben y tienen sexo. Pero termina con la perspectiva sombría y desgarradora de peores horrores por venir, porque esta vez, los asesinos serán humanos.

 

El episodio de hora y media comienza con los agotados sobrevivientes de la batalla apocalíptica de la semana pasada quemando a sus muertos en piras. Hay algo hermoso sobre las palabras de Jon Snow porque las dice como si fuera un llamado a luchar. En cierto modo, lo son. Agobiado por la pena y la pérdida hasta el punto de sonar enojado, está rogando de manera efectiva a las distintas fuerzas reunidas que recuerden por qué murieron estos hombres y mujeres. Es uno de los trabajos más inspiradores de Kit Harington.

 

¿Después de esto? ¡Es hora de festejar! La larga secuencia de celebración que sigue a la ceremonia fúnebre parece sacada de una escena de fiesta universitaria de una película adolescente, con varios personajes que se sinceran, se relacionan sexualmente o se separan, dependiendo de la pareja en cuestión.

 

Arya Stark, por ejemplo, rechaza fácilmente a su enamorado de una noche Gendry, quien es ahora oficialmente Lord Baratheon de Bastión de Tormentas gracias a Daenerys. Ella no puede ser su lady, porque nunca ha sido una lady. La más joven de las Stark decide viajar hacia el sur con The Hound para tachar los últimos nombres de sus respectivas listas (¡Cleganebowl se acerca!). Al menos Sandor tiene la oportunidad de volver a conectarse con Sansa Stark, el "pajarito" que había intentado salvar hace mucho tiempo, antes de partir.

 

Por otra parte, Jaime Lannister se llena de coraje gracias a la bebida y finalmente da un paso para acercarse a la única mujer que realmente lo ve por quién es: Ser Brienne de Tarth. Él nunca se ha acostado con nadie que no sea su hermana y ella nunca se ha acostado con nadie. El calor que resulta incluso reduce al pobre Tormund Giantsbane a las lágrimas, (sin embargo, se anima tan pronto como una chica del norte lo mira).

 

A medida que hay discrepancias en las filas, estas se centran en Jon y su Reina Dragón. Daenerys sabe que Sansa no confía en ella. También sabe que si él le dice que ella no es su hermana —porque en realidad es el hijo de Rhaegar Targaryen y, por lo tanto, el legítimo Lord de los Siete Reinos—, esa desconfianza no hará más que aumentar. Jon y Bran les dicen la verdad a las hermanas Stark. Y a pesar de sus objeciones, la Reina de Dragones ordena al ejército del norte que se una a la marcha hacia King's Landing para derrotar a Cersei de una vez por todas.

 

Cuando Dany sube a los cielos con sus dragones y Jon viaja hacia el sur con los ejércitos, Jaime elige quedarse en el norte con Brienne. ¿Por qué no? Ella lo ama, él la ama a ella. Él y su hermano Tyrion han hecho un trato con su viejo amigo Bronn para hacerlo lord de Highgarden si él rechaza la orden de Cersei de asesinarlos. Todo es bastante alegre.

 

Por supuesto, el estado de ánimo cambia un poco cuando el dragón (Rhaegal) sale disparado del cielo.

 

Tan pronto como la flota de Dany arriba a su hogar ancestral de Dragonstone, Euron Greyjoy deja volar la ballesta más grande que el mundo haya visto. La lanza atraviesa a Rhaegal y derriba a la bestia entre un estallido de sangre; luego gira hacia la flota Targaryen, destrozando sus buques. Una toma desde la perspectiva del arma mientras el rey pirata cambia de objetivo del cielo al mar, provee a la emboscada de una oscura emoción al nivel de cuando el ejército de Mordor derriba las puertas en El retorno del Rey.

 

Desde ese momento en adelante el episodio es como un largo ataque de ansiedad. Dany y su consejo debaten si atacar King's Landing es lo mejor que pueden hacer. Tyrion y Varys debaten sobre hacerla a un lado y apoyar a Jon en su lugar para evitar más matanzas. En el norte, Sansa se burla de la desgracia de su rival, mientras que Jaime abandona a una devastada Brienne para auxiliar a su hermana, convencido de que él es tan irredimible como ella al final de todo. 

 

Por encima de todo está la amenaza para Missandei, una de las mejores personas de todo el Mundo de Hielo y Fuego; ella ha sido capturada por Cersei, una de las peores. Esta atmósfera sórdida, llena de secretos, carnicería y asesinatos a sangre fría proporciona un sombrío contraste tanto para la alegría de la mitad inicial del capítulo como para el horror de la batalla de la semana pasada.

 

Cuando Daenerys y sus fuerzas vienen a negociar con Cersei en las murallas de la ciudad, encuentran a la mano derecha de Khaleesi en el borde de la pared, a la espera de su ejecución. A menos que la Reina de Dragones se rinda de inmediato, su mejor amiga y consejera morirá. Eso les dice Qyburn, la espeluznante Mano de la Reina. Con un deslumbrante fondo iluminado por el sol, el maestre loco habla con su contraparte, el enano, sobre el sonido de niños quemándose vivos, como si fuera una canción molesta que permanece en tu cabeza en lugar de una atrocidad de guerra.

 

En un último esfuerzo por mantener la paz, Tyrion se arriesga a ser herido por las flechas de los soldados contratados por Lannisters y suplica directamente a su hermana en nombre de su bebé por nacer (Cersei le había dicho a Euron que el bebé era suyo; él debe preguntarse cómo se corrió la voz tan rápido). Pero en esta batalla de voluntades no puede haber ningún acuerdo. 

 

Ofreciendo a Missandei la oportunidad de pronunciar sus últimas palabras, ella dice "Dracarys" ferozmente y la Reina León hace una seña para Gregor "The Mountain" Clegane. Él le quita la cabeza a la prisionera de un golpe… y envía a Grey Worm y Dany a un estado de dolor y rabia.

 

Sólo quedan dos episodios más. El show tiene una confianza visual que parece mucho más insensible a las críticas que los dragones a las lanzas, con la sinfonía de llamas y oscuridad de la semana pasada reemplazada por la locura a plena luz del día. Desde el punto de vista narrativo, no se ha perdido ningún paso, pasando de la necesidad de la humanidad por dejar de matarse a sí mismos y enfrentar una amenaza común hasta su obsesión por la aniquilación incluso después de ver lo que pueden lograr como un frente unido. Y a medida que dos reinas amenazan con destruir todo lo que les rodea, el enfoque está en las relaciones individuales: familia, amistad, amor. Así es como juegas el juego.

 

 

pressreader MAGZTER