Abril 13, 2019

Reseña: 'Social Cues' de Cage the Elephant

La ecléctica banda de Kentucky acepta el lado oscuro del rock en un potente álbum.

POR David Fricke

Es una larga tradición del rock & roll: escribir canciones sobre el alto precio del éxito en el agotamiento, la cordura y las relaciones duraderas.

 

Las estrellas del rock moderno Cage the Elephant dan un giro a Social Cues, su quinto álbum de estudio. Y la cuenta se vence con venganza. “I was promised the keys to an empire”, afirma el cantante Matt Shultz en la inicial “Broken Boy”.

 

Pero todo ya está perdido en la siguiente canción. “I don’t have the strength to play nice”, admite Shultz contra los teclados de glam sucio y la steel guitar de vaquero espacial. “People always say/ ‘Man, at least you’re on the radio’”, señala en el coro. Suena como consuelo frío.

 

Si esta es una historia antigua, Social Cues es un relato dinámico y poco común de una banda nacida en Kentucky que ha sido difícil de definir desde su brote en 2009, “Ain’t No Rest for the Wicked”, una venta de tres millones sólo con una guitarra acústica, zancada de hip hop y la mordaz voz engañosamente alegre de Shultz: Iggy Pop con la agudeza de un marginado sureño.

 

Cage the Elephant no es la primera banda en hacer un disco sobre los cálculos y las encrucijadas en la vida del rock & roll. No serán los últimos. La lección es obvia: ten cuidado con lo que deseas. Pero cuando llegue, escríbelo con detalles vívidos.

 

 

pressreader MAGZTER