Junio 05, 2019

Reseña: 'Originals' de Prince

Una colección de éxitos prestados, interpretados por el artista que las escribió y que desafiaba los estándares de género.

POR Will Hermes

A principios y mediados de los ochenta Prince escribía canciones a tal ritmo que no es sorpresivo que haya compartido la abundancia. Y qué abundancia: su canción "Manic Monday" fue el primer éxito de The Bangles y Sinéad O’Connor jamás tuvo una canción más exitosa que "Nothing Compares 2 U", canción que llegó a la cima de casi todas las listas de popularidad en el mundo. Las canciones extras de Prince funcionaron como extensiones de su marca, especialmente cuando era interpretadas por actos que formaban parte de su mismo campo creativo: Vanity 6, Apollonia 6, The Time, Sheila E.

 

Originals, el lanzamiento más reciente de la bóveda de Prince (que incluye a Piano & A Microphone 1983 y Anthology 1995-2010), demuestra que no estaba regalando bocetos. Recolecta las propias versiones de Prince de estas canciones, todas completamente formadas. En su instrumentación y arreglos, muchas de ellas son casi iguales a las versiones que fueron regaladas. La pista que abre el disco, "Sex Shooter", es un reflejo de la interpretación de Apollonia 6 en Purple Rain y en el disco debut del grupo, con algunos cambios en la letra. “Jungle Love” es casi una calca de la versión de The Time, hasta los sonidos de monos y los “oh-way-oh-way-oh” de las segundas voces. “The Glamorous Life” comienza con el mismo saxofón y chelo de funk como en la versión de Sheila E y procede de igual manera, omitiendo poco además de la coda de cinco minutos de batería. Las 15 canciones van desde descartes entretenidos hasta lo mejor de Prince, haciendo de este, un muy buen disco de la época de oro de Prince, con material grabado en su totalidad entre 1981 y 1985, excepto la versión de "Love… Thy Will Be Done" de 1991, un éxito para Martika en ese año.


Pero lo más divertido de esto es cómo la personalidad no binaria de Prince sale a relucir de forma tan clara, se podría argumentar que es el disco más genderqueer de su catálogo. A veces se encuentra esto en las letras, como cuando sueña en "besar a Valentino cerca de un río italiano azul cristal" en "Manic Monday". Otras veces se trata más de cómo entrega las líneas. Canta “Noon Rendezvous”, otra canción que pasó a manos de Sheila E, completamente en falsetto. Es deslumbrante. Jill Jones agregó a su versión de “Baby, You’re a Trip” el fuego del góspel, que Prince iguala y hasta mejora, gritando a través de un final espectacularmente caliente. En otros lugares, luce como un macho rudo. Canta “Make Up” de Vanity 6 en lo más bajo de su registro. Y “You’re My Love”, grabado por el crooner de country pop Kenny Rogers, es casi una interpretación de un rey del drag — y suena como un esfuerzo consciente del artista por mantener a su reina interna escondida.

 

No está claro cuántas canciones de Originals fueron escritas teniendo a cantantes específicos en mente (con excepción de "Holly Rock" en donde él canta "Sheila E es mi nombre…"). A pesar de esto, casi siempre se puede oír la mano del autor en las otras grabaciones, haciendo que estas versiones se sientan muy trabajadas. Y si las versiones de Prince de “Nothing Compares 2 U” y “Manic Monday”, a pesar de ser excelentes, no remplazarán las versiones icónicas, sin duda demuestran que son de su propiedad, y suman a un catálogo que impresiona aún más con cada disco que sale a la luz.

pressreader MAGZTER