agosto 18, 2020

P&R: Mika

El cantante habla sobre la hipocresía de la industria, las salvajes historias que se develan en las giras y su necesidad perversa de convertir la tristeza en felicidad.

Mika está a punto de subir al escenario. Pero lleva dos días enfermo. Se muestra confiado y aunque sus manos están alrededor de su garganta mientras habla, contesta mis preguntas con una gran sonrisa. “Tomé una decisión contundente para este álbum. Decidí que no iba a trabajar en estudios comerciales, quería hacer un disco que se sintiera completamente retraído de la industria y sus procesos mecánicos. No quería escribir con personas que trabajaran en dos sesiones en un día, me parecía totalmente aburrido”, confiesa Mika sobre su material de estudio, My Name is Michael Holbrook. “Sólo quería escribir en un contexto que se sintiera como casa, quería que fuera personal de principio a fin”, afirma.

¿Cuál crees que es la raíz del éxito de tu música?

Aceptar que la música que hago es engañosa. Es divertida, es melódica; es pop, pero el argumento principal es que es honesta y profundamente alternativa. No juzga y eso es lo que más quiero proteger: mi rebelión contra lo comercial, por más pop que parezca.

¿Cómo logras esa consistencia?

A diario me “contamino” de otros artistas, en el mejor de los sentidos, eso me gusta. Pero jamás quiero ser contaminado por la industria. Tenemos una enfermedad hoy en día, pensamos que estar a la moda es diferente a ser comercial. Y no lo es. Lo que está de moda es comercial. Después de dos o tres años de distancia lo puedes distinguir. Creo que tienes que convertirte en la versión más única de ti mismo. Para lograr consistencia tienes que ser violentamente veraz en tu manera de contar historias.

¿En qué te inspiras a diario?

Creo que encuentro una alegría casi perversa en convertir la tristeza en felicidad. Mi música es un contraste, de pronto estás bailando al ritmo pero si te tomas un segundo, verás que la letra es muy triste. ¡Es algo tan sano!

Te puede interesar: Taylor Swift canaliza la poesía de la era romántica con «The Lakes»

No te gustan los videos musicales. ¿Cómo lograste hacer paz con eso para “Tiny Love”?

Fue muy intenso. Pero me gustó porque como bien dices, odio hacer videos musicales, pero es una canción tan única y extraña que quería lograr un visual que no se sintiera como un show. Quería provocar delicadamente a mi audiencia. Algo que generara interés, como una pequeña película y creo que lo logré.

Cantas “It’s not a love that finds it’s pleasure in it’s pain» en “Tiny Love”. ¿Cómo se te ocurrió esa línea?

En cualquier relación amorosa provocamos dolor para apreciar la serenidad y es un ciclo destructivo. Mi intención con esta canción era atacar el cliché de las letras de amor. De pronto puedes estar con alguien mucho tiempo y no eres feliz. Te hacen sentir una mierda todo el tiempo pero en el minuto que te caes, están ahí para recogerte, entonces te replanteas todo y sigues ahí a pesar de que duele. Siempre digo: “No me hagas parecer como alguien que necesita ser salvado”.

¿Qué ha cambiado para ti desde los tiempos de “Relax (Take It Easy)”?

Con este disco –y estos shows– he reconectado con fans que no había visto en más de 10 años. Ahora hay un grupo de 40 personas que están viajando por todo el mundo conmigo, desde Corea, Francia, Italia hasta México. Eso me sorprende muchísimo. Lo que más me gusta de esta fase, de este nuevo disco y la nueva gira es que irónicamente, al permitirte madurar y asumir muchas cosas, te vuelves más liviano y tu espíritu se vuelve más ligero.

¿Cuál es la experiencia más salvaje que has tenido recientemente?

[Entre risas] Estaba en Croacia filmando un video para un tema de My Name is Michael Holbrook. Eran las dos de la mañana y teníamos mucho frío. De pronto me encontraba en una escena ambientada en los años cincuenta con 15 hombres prostitutos. En ese momento apareció la maquillista con una botella de alcohol y y nos dijo: “Voy a esterilizarles las manos”. Al parecer en una escena del visual, uno de los chicos iba a chuparme los dedos. En fin, el video quedó hermoso.

Si estás de gira, ¿qué suena en tus audífonos?

Desde Nirvana hasta Charlie Parker. Nirvana me enloquece, todo lo que hacían grita rebelión y eso es algo con lo que me identifico profundamente.

Escucha My Name is Michael Holbrook, de Mika:

En este articulo:
Sushi Roll

Te puede interesar

Video