Hoy en día, Mandy Moore es más conocida como una actriz con nominaciones en los premios Emmy y Golden Globe, por su trabajo en el popular drama familiar This Is Us. Sin embargo, nunca ha dejado de pensar en la música que llegó primero.

Moore, de 35 años, se convirtió en una superestrella a los 15, en medio de la era TRL, con el éxito de “Candy” hizo una serie de discos indie más aventurados, como Wild Hope en 2007. Después de casarse con Ryan Adams, puso su música en pausa.

El año pasado, comentó a The New York Times que el carácter controlador de Ryan hizo que la cantante dejara de sacar canciones. Moore encontró un nuevo compañero en Taylor Goldsmith de Dawes, con quien contrajo matrimonio en 2018. Juntos escribieron y grabaron Silver Landings, en el que destacan canciones inspiradas en Fleetwood Mac como “When I Wasn’t Watching”, una resplandeciente canción folk sobre crecimiento personal. “Estoy mirando las montañas, y es un hermoso día soleado con hermosos cielos”, dice desde su hogar en Los Ángeles. “Eso es lo que imaginé que este álbum sería”.

Te puede interesar: La revolución de Billie Eilish.

Tu canción “Fifteen” hace que ser lanzado a la fama a esa edad suene abrumador. ¿Cómo te sientes sobre esa época ahora?

A medida que pasan los años, veo al pasado con más cariño. To- dos voltean a ver a su adolescencia y piensan: “¿Por qué me ponía esa playera?”, pero en mi caso, no sólo se trataba de la ropa que estaba usando, sino de la música que estaba grabando. No tenía mucho control creativo. Ganando más sabiduría, y a 20 años de todo eso, he aprendido a aceptar esa parte de mí. Ella sigue viviendo en mí. Hacía lo más que podía. Hay gente a la que de verdad le gustan esos álbumes y esa música. ¡No es precisamente lo mío!, dice Mandy Moore.