Camila Cabello ya estaba pensando en interpretar su nuevo álbum, incluso, antes de grabarlo. Después de tocar en el 2018 como telonera en la gira mundial Reputation de su amiga Taylor Swift, la joven de 22 años ingresó al estudio para grabar su segundo álbum, Romance, con el objetivo de tener canciones gigantescas para sonar muy bien en vivo 

“Realmente me inspiré en los grandes sonidos de los años ochenta”, dice, con un jet lag llamando desde Londres. “Simplemente me gustó el drama, como Queen, donde todo es tan intenso. Quiero que estas canciones se sientan increíbles de tocar”.

Mientras que los temas de su debut homónimo abordaron sus raíces, relaciones y se estableció como una artista solista separada de su grupo Fifth Harmony, Cabello quería que Romance estuviera más enfocado en un concepto. Con gran ayuda, se enamoró de un amigo cercano, su compañero estrella Shawn Mendes y canalizó esta novedad en sencillos como “Shameless” y “Cry for Me”. En su conversación con Rolling Stone, Cabello nos habló sobre la gama del amor, desde Mendes hasta Sex and the City

¿Qué es más aterrador: lanzar tu álbum debut como solista o seguir con ese éxito? 

Mi personalidad es bastante extrema, así que tengo miedo del todo o nada. Con mi primer álbum llegaría al estudio demasiado preparada, con cada letra de la canción escrita antes de entrar y 10 conceptos y títulos para [los próximos] temas. Pero, con la composición de canciones, los momentos más mágicos son aquellos que llegan cuando no los estás esperando.

Cumpliste 21 años antes de ir a la gira Reputation con Taylor Swift y Charli XCX. ¿Tuviste alguna noche loca con ellas? 

Iría al camerino de Taylor, pero en realidad no salimos de fiesta, solo una vez en medio de la gira. Deberíamos hacer eso cuando volvamos a estar juntas en Los Ángeles. 

Publicaste un video haciendo lip sync en un baño con la canción “Fabulous” de High School Musical y lo titulaste “Welcome to Adulthood Everybody”. ¿Así es una noche típica para ti? 

Dios mío, sí. Mi terapia es escuchar canciones de principios de los 2000. En realidad, tengo un playlist que encontré en Spotify: “Shut Up and Drive”, Rihanna; “My Humps”, Black Eyed Peas; “Fergalicious” [Fergie]; “Complicated”, Avril Lavigne. Cada vez que me siento ansiosa o quiero hacerme feliz, solo lo pongo y canto a todo pulmón. Estoy obsesionada con las canciones de mi infancia. Simplemente hace que la vida se sienta simple y divertida.