noviembre 15, 2020

‘Power Up’ de AC/DC: el reto de sobrevivir sin Malcolm Young

AC/DC está de regreso con el primer álbum de su historia sin la participación de su compositor principal ¿Pudo la agrupación con este reto?
AC/DC
Power Up
Columbia

Por fin ha llegado a todas las plataformas Power Up, el álbum de estudio número 17 de AC/DC el cual aparece envuelto en una gran expectativa quizá del mismo calibre que Back In Black causó en 1980 debido a la muerte del vocalista Bon Scott. En ese entonces, AC/DC se encontraba en una situación muy complicada, pues nadie se imaginaba cómo esta banda podría continuar sin su carismático vocalista, y es así que el 25 de julio de 1980 llega al mercado uno de los álbumes más aclamados no sólo de AC/DC, sino del hard rock en toda su historia.

Cuarenta años después, la agrupación se enfrentó a una circunstancia semejante tras la pérdida en 2018 de su guitarrista rítmico, fundador y compositor principal Malcolm Young. El lamentable hecho ayudó a que AC/DC encontrara una motivación para volver al estudio con los miembros originales que durante décadas forjaron una hermandad que hasta hoy prevalece. Después del desastre en el que se convirtió la gira del álbum Rock or Bust con la banda cayéndose a pedazos, Power Up era la oportunidad perfecta para renacer como lo hicieron en su momento; sin embargo, es evidente que la ausencia de Malcolm Young pesó más de lo que todos esperaban.

A AC/DC no se le conoce por ser innovador (o al menos dejó de serlo desde su segundo álbum), a pesar de este hecho, en cada una de sus producciones entregaron al menos un tema que se quedó impregnado en la memoria colectiva. Incluso en sus más recientes álbumes podemos encontrar canciones que se convirtieron en clásicos inmediatos, tal es el caso de «Rock and Roll Train» en Black Ice y «Rock Or Bust» del álbum del mismo nombre. Power Up por otra parte, se siente como la dinamita que nunca alcanza a estallar, o si acaso, llega a hacer una chispa de último minuto con el tema final «Code Red«, que a pesar de ser lo más llamativo del álbum, palidece frente a sus antecesores.

Power Up se va por el camino seguro, lo cual se convierte en palabras mayores cuando nos referimos a AC/DC. Es gracias a este álbum que podemos apreciar a detalle la gran importancia que Malcolm Young tenía en la banda, pues mientras su hermano Angus se paseaba por los escenarios con su traje colegial y sus solos de guitarra meramente alucinantes, Malcolm se encargó de construir un sonido, una imagen, una estética, para al final del día, volarla en mil pedazos. Sí, en este disco continúan los riffs creados por Angus y su sobrino Stevie en reemplazo de Young (al menos al momento de interpretar los temas), el ritmo casi hipnótico de batería de Phil Rudd, el bajo fantasma de Cliff Williams y la demoniaca voz de Brian Johnson que poco ha resentido la edad y sus recientes problemas de audición, pero todos esos elementos que durante décadas fueron la receta del éxito, no logran alcanzar su máximo potencial debido a la falta de un capitán.

De esta forma, Power Up se constituye como uno de los discos más flojos de la banda australiana, ya que al parecer, el quinteto se esforzó más en mantener intacto su sonido que en aportar algo nuevo a su discografía, lo cual es entendible dadas las circunstancias, pero que al final del día deja un sabor muy agridulce.

En este articulo:
Sushi Roll

Te puede interesar

P&R: Björk

P&R: Björk

Habla sobre su hermoso álbum de ruptura, Joni Mitchell y su vida como estrella infantil en Islandia.

Video