Abril 21, 2019

NSYNC debería salir de gira sin Justin Timberlake

El grupo ha hablado de una reunión durante más de una década, pero su aparición en el set de Ariana Grande en Coachella demuestra que no necesitan a su estrella más grande para reunirse.

POR Brittany Spanos

Backstreet Boys lo hizo. One Direction lo hizo. Fifth Harmony lo hizo. Spice Girls lo ha hecho un par de veces, y lo hará de nuevo este año. Los grupos más exitosos de pop han realizado giras, e incluso lanzado música, sin un miembro clave. A juzgar por la respuesta a la sorpresiva reunión de NSYNC sin Justin Timberlake durante el set de Ariana Grande en Coachella, tal vez es hora de que una de las boy bands más famosas del mundo haga lo mismo.

 

Se ha hablado de una reunión de NSYNC durante casi 15 años. El grupo entró oficialmente en pausa en 2002, luego del éxito de Celebrity. Ese mismo año, Timberlake lanzó su debut en solitario Justified, uno de los LP más influyentes del nuevo milenio. Este álbum inmediatamente lo puso en camino hacia el éxito masivo en solitario que eventualmente lo llevó a convertirse en el príncipe del pop. Dos años más tarde, NSYNC se terminó oficialmente durante una reunión del grupo, según las memorias de Lance Bass Out of Sync, esto se produjo por insistencia de Timberlake. Lo que siguió fueron algunas apariciones esporádicas y algunos proyectos solistas y música del grupo, ninguno de los cuales estuvo a la altura de los estándares de éxito establecidos tanto por el grupo como por Timberlake.

 

Casi una década después de lo que parecía ser su última aparición pública juntos, NSYNC unió fuerzas para una breve reunión en los MTV Video Music Awards 2013, donde Timberlake recibió el Premio Michael Jackson Video Vanguard. En 2018, hicieron otra aparición pública con la formación completa y original para recibir una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood. A diferencia de la usual narrativa de grupos disueltos, el quinteto parece no tener mala voluntad el uno con el otro, y Timberlake incluso felicitó públicamente a sus amigos después de su aparición como cuarteto el pasado fin de semana.

 

 

En su mayor parte, las discusiones públicas y —aparentemente— privadas de NSYNC sobre una gira han sido en su mayoría apáticas, aunque con una inclinación optimista ocasional. "No nos oponemos a nada", dijo JC Chasez a Ryan Seacrest el año pasado, y señaló que en ese momento no estaban pensando más allá de su inclusión al Paseo de la Fama. "Siempre estaremos abiertos a cualquier cosa, a cualquier idea, siempre que sea una buena idea. Para nosotros tiene que ser lo correcto por las razones correctas".

 

Joey Fatone compartió un sentimiento similar a principios de este año durante una entrevista con Good Day New York, notando que no se estaba discutiendo nada en ese momento, pero una gira sin Timberlake había sido un tema de conversación. No cerró la posibilidad: "Yo diría 'nunca digas nunca'".

 

Timberlake se ha mantenido mudo acerca del final del grupo y su futuro. Estableció un precedente en la forma en que las estrellas del pop comienzan sus carreras en solitario fuera de sus grupos, no sólo haciendo una renovación completa de su imagen con Justified, sino que casi borró la memoria de su boy band por completo al comienzo de su carrera solista. Desde la reunión en los VMAs, su postura pública se ha suavizado, compartiendo fotos de reuniones casuales con sus viejos amigos. También ha regresado a su carrera musical después de un período dedicado a la actuación; su doble LP de 2013 The 20/20 Experience se produjo siete años después de FutureSex/LoveSounds, y este mes finalmente terminó su gira mundial en apoyo de su lanzamiento de 2018 Man of the Woods. Eludir el pasar más tiempo sobre el escenario con NSYNC parece ser una causa de su propia falta de tiempo más que cualquier otra cosa. Según un informe de TMZ, la única razón por la que Timberlake no participó en la reunión de Coachella fue debido a lo cerca que estuvo del final de su gira.

 

Kevin Mazur/Getty Images

Foto: Kevin Mazur/Getty Images

 

Dada la clara demanda por el grupo, los demás miembros no deberían tener que esperar hasta que el momento sea idóneo para Timberlake. Es un momento perfecto para que NSYNC se vuelva a juntar: su aparición en Coachella no sólo demuestra que aún pueden dominar un escenario con sus armonías vocales y sus memorables movimientos de baile, sino que la nostalgia por su era es desenfrenada. Canciones como "1999" de Charli XCX y "2002" de Anne-Marie son los mejores ejemplos de cómo la gente está recordando esa época dorada como nunca. El sample de "It Makes Me Ill" en el éxito de Grande "Break Up With Your Girlfriend, I'm Bored" es una prueba más de que el mercado todavía está a favor de NSYNC. Sería una pena dejar pasar una oportunidad como esta.

 

Durante más de una década, la posible falta de Timberlake ha sido la pregunta que los persigue. ¿Sigue siendo NSYNC sin su solista más exitoso? La respuesta ahora es un sí tentativo; las boy bands funcionan como la suma de todas sus partes, y parece que las cuatro restantes están a la altura del desafío. NSYNC fue notable por el talento colectivo que tenían como bailarines y cantantes. Timberlake compartió los deberes como vocalista principal con Chasez, una estrella de igual talento y encanto que Timberlake (aunque sin la carrera para igualar). JT tenía la ventaja de estar en una querida power couple, y su respuesta a su final ayudó a catapultar a su sencillo "Cry Me a River" a convertirse en un exitoso diss track. Ahora, tal vez una gira sin Timberlake ayudaría a que momentos como Chris Kirkpatrick siendo el cantante principal en “Thinking of You (I Drive Myself Crazy)” tengan la oportunidad de brillar.

 

Por supuesto, deberían ser selectivos si están tras una gira como cuarteto. Tal cómo las Spice Girls se las arreglarán sin Victoria Beckham este verano, las fechas deberían ser limitadas, especialmente si no vienen acompañadas de música nueva. Fácilmente podrían ayudarse de invitados especiales: contemporáneos como BSB y Christina Aguilera serían inclusiones divertidas, pero es la unión con Grande lo que demuestra que una ruta más emocionante sería llenar ese quinto lugar en el grupo con la generación más joven de estrellas del pop que crecieron obsesionadas con NSYNC.

 

Incluso si no salen de gira en los próximos dos años, el legado de NSYNC se está manteniendo vivo. La ocasión para reunirse simplemente nunca podría esfumarse; Jonas Brothers, Backstreet Boys y New Kids on the Block son la prueba de que nunca es demasiado pronto ni demasiado tarde para volver a unir a un grupo. Por mucho tiempo, el obstáculo siempre ha sido la incertidumbre de saber si vale la pena intentarlo sin su estrella principal, pero que se hayan robado el show durante el set como headliner de la megaestrella de pop del momento en uno de los festivales más brillantes del año debería ser toda la prueba que necesitan. 

 

 

pressreader MAGZTER