Junio 01, 2019

Notas multiculturales

Corazones, gelato y Phoenix en México.

POR Noemí Contreras

Cortesía Warner Music

A finales de abril, Phoenix concluyó el tour en formato de residencias de su sexto material discográfico Ti Amo. Y el afortunado lugar que eligieron fue nuestro país. “En realidad decidimos parar en noviembre, pero luego tuvimos esta oferta de venir a México para hacer un pequeño festival y no pudimos resistirnos. Así que cambió todo el plan sólo para venir aquí. También tocamos en Japón y ambos destinos para nosotros son muy intensos. Así que no podíamos decir que no, estábamos atrapados por nuestras emociones”, cuenta Laurent, guitarrista de la banda francesa.

 

Thomas Mars, Deck D’Arcy, Christian Mazzalai y Laurent Brancowitz dieron tres fechas en El Plaza Condesa. Sobre la decisión de hacer la gira como “residencias” –es decir, tocar varias fechas en una misma ciudad–, los integrantes comentaron que ponen su calidad de vida por encima de todo lo demás. “Así que hacemos tours cortos y elegimos el destino”, dice Brancowitz. “Diría que estamos en el Top 3 de las mejores bandas de gira en términos de calidad de vida. La única parte aburrida son los aeropuertos, pero el resto es... ¡después de 20 años todavía nos encanta! Pero exige mucha energía hacerlo interesante y hermoso. Si eres demasiado flojo, sólo vives el mismo día una y otra vez y es una pesadilla”.

 

 

Sobre el setlist de sus giras, la agrupación de indie confiesa que al principio va cambiando y durante los conciertos se dan cuenta de las canciones que son más poderosas emocionalmente. “Nos basamos en la interacción de las elecciones. El viaje es muy importante. No es una selección de canciones, es una secuencia de canciones”, afirma el bajista Deck, con su marcado acento francés. De hecho, en la segunda fecha de su residencia en México, Wolfgang Amadeus Phoenix cumplió 10 años y, en celebración, tocaron todo el álbum en secuencia con cariño para sus fans.

 

Esta ocasión, Phoenix llenó el recinto de corazones en alusión a la portada del álbum. “Thomas dibujó el corazón de la portada mientras pensaba en otra cosa cuando estábamos haciendo el disco. Así que ahora él hizo todos los dibujos en el lugar a mano”, explica Laurent. Además, instalaron puestos de gelato (“Mi sabor favorito es fiore di latte”, dice D’Arcy como un guiño a la canción “Fior Di Latte” del LP) y de su propia marca de sake, de la cual tienen una colección de edición limitada de tres productores diferentes.

 

 

pressreader MAGZTER