abril 3, 2021

Miguel, el maduro; Bosé, el creativo

Confiesa que cada vez es más tolerante y condescendiente. Hace tiempo que renunció a su propósito de intentar cambiar a alguien; ahora prefiere asumirse. Le llama madurez.

EXTRAÍDO DE RS164, ENERO 2017

El español afirma que esa sensatez no sólo le ha ayudado en su vida como Bosé –como le gusta autodenominarse para referirse a su faceta como astro musical y diferenciarse de Miguel, la persona–, también fue el motor que lo impulsó para traspasar el sonido del pop electrónico y new wave que ha caracterizado a su música desde hace cuatro décadas a una versión acústica para el famoso programa MTV Unplugged. “Cuando te asumes te da una risa, porque te ves y piensas: ‘¡No es posible, soy un desastre! ¡Soy una calamidad!’. Soy una especie de catarsis de sinceridad, de franqueza y entonces nada es tan terrible”, dice el cantante entre risas. “Muchos me preguntaban que cuándo haría un MTV Unplugged, y pensaba que las cosas debían estar maduras para que sucedieran. También será porque ya estoy viejo», agrega el cantautor.

Bosé se muestra relajado. Su día comenzó a primera hora de la mañana con una multitudinaria rueda de prensa en un lujoso hotel de la Ciudad de México, y posteriormente una ajetreada agenda de entrevistas. Al caer la tarde, la garganta del cantante muestra los estragos de la intensidad de la jornada, pero a diferencia de otras ocasiones, esta vez su buen humor no desaparece. “Llega un momento en el que las cosas a lo mejor tienen el valor que debieron tener siempre, pero que antes no las sentías ni las concebías así”, explica.

Uno de los motivos de lucir esa sonrisa radiante, además de la alegría que le causan sus cuatro hijos  –Diego, Tadeo, Ivo y Telmo, de entre 4 y 6 años de edad– es el reciente estreno de su MTV Unplugged, y su respectivo álbum. La primera vez que el famoso canal de videos le planteó la posibilidad de sumarse a la fila de figuras hispanas en realizar un “desenchufado” fue en 1993, en plena promoción del álbum Bajo el signo de Caín. Por cuestiones de agenda el proyecto no se pudo concretar. El segundo llamado apareció en 2001, con el álbum, Sereno. Tampoco se encontró el tiempo necesario para realizar el show. La tercera vez llegó hace un par de años, cuando acudió a los Estudios Churubusco para grabar a dúo con Pepe Aguilar, en el MTV Unplugged del intérprete de música vernácula. “Para mí, el acústico era un mundo bastante lejano, bastante desconocido, inhóspito, porque mis producciones no solían ser acústicas, jamás lo fueron. Soy un hombre al que le gustan las computadoras, mi producción se basa en programas, en fabricar sonidos, frecuencias, plugins”, detalla.

“No me veía en ese mundo, ni en broma. Para mí, trasladar y traducir mi mundo lleno de electrónica y computación fue un reto divertidísimo, un reto serio, una asignatura pendiente, no sé qué piense el público del resultado, pero creo que la he aprobado”.

Para esta aventura sonora, el español echó mano del argentino Nicolás Sorín como productor y arreglista. En la lista de invitados, “Don Diablo» –como también se le conoce– convocó a viejos amigos, algunos de los cuales le acompañaron anteriormente en la grabación de Papitwo, el disco que lanzó hace casi una década, y en el que reversionó algunos de sus más grandes éxitos.

Un amante bandido con tres nacionalidades

Juanes era una de las figuras que no podía faltar a la añorada cita televisiva. La canción elegida para esa noche tan especial fue “Amiga”. Con el colombiano le une no sólo el respeto y cariño como colegas, también una ardua labor de activismo que ambos emprendieron en Paz sin fronteras, la organización que fundaron en 2008 tras la crisis diplomática que sostuvieron Ecuador, Colombia y Venezuela.

Una de sus acciones más representativas tuvo lugar el 20 de septiembre de 2009, en la Plaza de la Revolución de La Habana, Cuba, en donde la organización reunió a un millón y medio de personas, y desató una fuerte polémica entre personas y organizaciones pertenecientes al exilio cubano. “Con Paz sin fronteras hemos conseguido ante las Naciones Unidas, y después de que muchas organizaciones pelearan y batallaran por ello, una campaña en redes sociales importante, que la paz sea ya un derecho humano, del que todas las personas, grupos y los pueblos somos titulares”, subraya. “Es por eso que mi labor por la paz, entre otras cosas, es muy significativa”.

El voto negativo y la alta abstención en el reciente referéndum sobre el acuerdo de paz entre el Gobierno y la guerrilla es un tema que le concierne a Bosé, desde su posición como cofundador de la mencionada organización, pero también como colombiano, una de las tres nacionalidad que el astro de la música pop posee. Fue herencia de su padre, Luis Miguel Dominguín, un reconocido torero español que llegó siendo un niño a Colombia, y logró una relación única con el país sudamericano.

“Creo que el plebiscito ha sido un error. En primera, porque ha habido una baja participación; en segunda, porque esa diferencia de votos es nula. La gente tuvo mucho miedo de votar, es como si en tu voto apareciera el nombre a proclamar. Había mucho miedo, entonces eso tiene que revisarse porque los esfuerzos que han hecho el presidente Juan Manuel Santos y las FARC son históricos”, opina el intérprete. “Por esas razones y por todo lo que he hecho con Juanes para Colombia, en las situaciones complicadas y difíciles antes de la paz, pues se me otorgó la nacionalidad colombiana”, recuerda Bosé, quien desde finales de 2014 reside oficialmente en Panamá, donde también le otorgaron la nacionalidad. “Colombia es una herencia de mi padre, y obviamente lo he amplificado y he sumado otras cosas, pero me vino como herencia de ultramar”.

En cambio, la relación que el intérprete tiene con México, afirma, es sólo suya. “La he construido yo, este es mi amor, mi casa, este es mi territorio, mi dominio, mis amistades, todo lo que tengo lo he ido construyendo a lo largo de 40 años”.

Bosé parafrasea a un periodista: “Si paneas, y ves todo, verás a Frida Kahlo, Juan Gabriel, Vicente y Alejandro Fernadez, José Alfredo, Chavela Vargas… no sé, vas paneando y ahí está Miguel Bosé”. Suelta una risa picara. “Es como si de repente estuviera ahí, junto a La Catrina, como en el mural de Diego Rivera”.

Escucha Bosé MTV Unplugged:

En este articulo: Miguel Bosé
Sushi Roll

Te puede interesar

Video