enero 21, 2021

Del ‘mexican rock & roll’ al ‘rocanrol’ mexicano

Llegada y apropiación de un nuevo ritmo

El entusiasmo por la música y los bailes estaba presente en prácticamente todas las clases sociales del México de los años cincuenta del siglo XX. Era música de diferentes géneros que se producía dentro del país o que se importaba de  Estados Unidos, Cuba, Italia y España. En específico los bailes, como el cha cha chá, la rumba y otros ritmos de moda, parecían ser fuente inagotable de posibilidades comerciales. Se supo entonces en México el impresionante éxito que estaba teniendo el rock & roll en Estados Unidos y en otras partes del mundo. Pero en 1956, se pensó que era nada más uno de tantos ritmos novedosos y que probablemente su popularidad, no duraría mucho tiempo.

A pesar de ello, comenzó a incorporarse cada vez con más frecuencia, como parte del repertorio de las grandes orquestas, que básicamente se encargaban de amenizar los eventos con ritmos bailables. Entre las orquestas más famosas de baile destacan la de Luis Arcaraz, Juan García Mireles, Cuco Valtierra, Venus Rey y Lupe López. Incluso, varias de ellas grabaron sus propias versiones a “Rock Around the Clock”, original de Bill Haley y sus Cometas, que para entonces era la canción que estaba considerada como el ejemplo por excelencia del ritmo naciente, esto gracias a su popularidad y ventas millonarias. Otras orquestas, como las de Mario Patrón y Juan García Esquivel, con mayor influencia del jazz, también hicieron sus propias interpretaciones del rock & roll con un sonido jazzeado más próximo al boogie-boogie.

Entre todas las orquestas y grupos de jazz que comenzaron a interpretar y grabar rock & roll, destaca la de “El Millonario” Pablo Beltrán Ruiz. Visionario musical, que no solamente adaptó a su repertorio varios éxitos norteamericanos, sino que realizó sus propios intentos de composición original del nuevo ritmo. Y es precisamente el “Mexican Rock and Roll” de Pablo Beltrán Ruiz, el que está considerado como el primer rock grabado en México, en la compañía RCA Victor y que se registró con fecha 9 de marzo de 1956.

Más fue hasta noviembre de ese mismo año, que en los medios se comenzó públicamente a hablar del éxito de este primer rock & roll, a escucharse a través de la radio y a ocupar un lugar preponderante en las listas de popularidad, compitiendo con boleros, cha cha chás y canciones rancheras. El éxito del “Mexican Rock and Roll” de Beltrán Ruiz pronto fue acompañado por otra composición de su autoría, “Rico Rock and Roll”.

Definitivamente, las fiestas decembrinas de aquel 1956, estuvieron amenizadas por la gran novedad musical. Las estaciones de radio incrementaron su programación con canciones del nuevo ritmo y las compañías disqueras vieron un aumento en sus ventas de discos de rock & roll. Y si bien el rock & roll en los Estados Unidos se había popularizado gracias a Elvis Presley y a otros intérpretes juveniles que se comenzaron a poner de moda, en México, los primeros intérpretes fueron básicamente adultos y no jóvenes.

Así, Pablo Beltrán Ruíz compuso y popularizó el primer rock & roll instrumental en México y en el caso del primer rock & roll cantado en español, el mérito corresponde a la versátil vedette Gloria Ríos, que por el impacto que tuvo en su momento, llegó a ser promovida y reconocida como “la reina del rock & roll”.

Desde 1955, junto con Mario Patrón, había formado el grupo de Gloria Ríos y sus Estrellas del Ritmo, integrado básicamente por músicos destacados en el ámbito del jazz. Y fue el 8 de agosto de 1956, que grabó para la compañía RCA Victor “El Relojito”, versión en español de “Rock Around the Clock”, así como “La Mecedora”, una composición original de Mario Patrón.

El éxito de Gloria Ríos y del rock & roll, se incrementó gracias a la industria cinematográfica mexicana, ya que lo aprovechó para comenzar a incorporarlo en las películas. Juventud desenfrenada se estrenó en diciembre de 1956, que además de ser un filme que anunciaba el “desquiciamiento y la depravación de la juventud de hoy”, ahí se podían ver “¡Por primera vez! Los más grandes hits del frenético Rock ‘n Roll: ‘Rock Around the Clock’, ‘Cua-Cua’, ‘Tú y tu tía’ y otros más, estupendamente cantados y bailados por la sensacional Gloria Ríos con el cuarteto de Mario Patrón y todo el reparto juvenil”.

El éxito del rock & roll no sólo estuvo presente en el cine. En los populares teatros de revista como el Margo, Iris, Follies y Lírico, se comenzaron a estrenar números musicales, interpretados por orquestas, bailarines y vedettes, que como Gloria Ríos, habían hecho del rock & roll su sello personal y que además, eran quienes tenían el conocimiento de cómo interpretarlo y bailarlo. Si bien un elemento distintivo del rock & roll era el compás del ritmo, la manera de bailarse traía consigo una manera diferente del uso del cuerpo, con una carga más fuerte de sexualidad, aderezada con quiebres de cadera y piruetas, movimientos que podían verse “alocados” frente a otros bailes de moda. El mundo del rock & roll se abría ante los asombrados y curiosos ojos de los espectadores mexicanos, que a través de la magia del cine o de la inmediatez física con las estrellas en los teatros de revista, comenzaban a apropiarse del nuevo ritmo y con ello, de la modernidad de su tiempo.

Para 1957, el rock & roll, parecía estar plenamente avalado en el repertorio musical mexicano. En febrero de ese año, se estrenó la película Los chiflados del rock and roll, nada más y nada menos que con las actuaciones de los tradicionales intérpretes Agustín Lara, Pedro Vargas y Luís Aguilar. Las críticas no se hicieron esperar, al considerar como denigrante el hecho de que tales instituciones de la música mexicana, estuvieran cantando y bailando rock & roll.

Sin embargo, continuó su éxito en taquilla y para mayo de ese mismo año, ya se estrenaba otra película, Al compás del rock and roll, en donde actuaban actores y actrices reconocidos como Martha Roth, Rosita Arenas y Joaquín Cordero. Una vez más, de lo que se trataba era de echar mano de la juventud y el rock & roll, que se convertían rápidamente en elementos comerciales por excelencia. Y fue precisamente en este momento, y a pesar de que el rock & roll había sido considerado y tratado básicamente como un nuevo ritmo, interpretado por las orquestas de baile, con vínculos más o menos afortunados con la cultura juvenil, que algunos jóvenes mexicanos –principalmente de clase media y media alta– comenzaron a formar sus propios grupos. Además de emular a los ídolos del momento en Estados Unidos, su repertorio inicial consistía por una parte, en la réplica exacta de las canciones en inglés, pero por otra, algunos de esos jóvenes también se animaron a componer sus propios rocanroles en inglés. José G. Cruz y Chucho González fueron de los compositores pioneros de rock & roll original en México.

Así, los primeros conjuntos en la ciudad de México, se comenzaron a formar –de lo que se tiene noticia y memoria– probablemente desde 1956. Varios de aquellos grupos han quedado en el anonimato, ya que se hicieron y deshicieron en su momento o su popularidad quedó limitada a las tardeadas y fiestas en las escuelas. Solamente unos cuantos tuvieron la oportunidad de presentarse de manera amateur profesional, en uno que otro programa de radio o de televisión y en los casos excepcionales, pudieron grabar. Pero esto fue hasta 1959.

Los Espontáneos, se consideran el primer grupo –más bien dueto– de rock formado por jóvenes. Sergio Martell en la armónica, que después pasaría a formar parte de Los Teen Tops, acompañando a Roberto Figueroa como cantante. Posteriormente, también se incorporaron a este grupo Américo y Waldo Tena, quienes luego serían Los Reyes del Rock y más adelante, Los Rebeldes del Rock. Los Espontáneos tienen el mérito de haber sido también el primer grupo de jóvenes interpretando rock & roll en la incipiente televisión de 1956, en un programa llamado Teleclub Deportivo.

Por ese mismo tiempo, Pepe Negrete y Toño de la Villa tuvieron también la inquietud de formar su propio grupo, que entonces se llamó Pepe y sus Locos del Ritmo, teniendo como alineación inicial a Pepe Negrete en el piano, Toño de la Villa como vocalista, Pepe del Río en la batería, Alberto Figueroa en el bajo y Álvaro González en la guitarra. Posteriormente, se incorporó Chucho González como guitarra solista y más tarde Rafael Acosta sustituyó a Pepe del Río en la batería.  Ellos se convirtieron en Los Locos del Ritmo y grabaron alrededor de septiembre de 1959, el primer disco LP de rock cantado en español por un grupo de jóvenes. Desafortunadamente, salió a la venta hasta 1960, año en el que entró de lleno el rock hecho en México, arropado por una amplia difusión mediática.

De igual manera, en aquella época se conformaron los Black Jeans. Su primera alineación consistió en Diego de Cossío y sus hermanos Juan Manuel y Francisco, junto con Roy Walkup y Adrián Cañedo. Posteriormente se unieron Norman Myers como cantante y Carlos Loftus en el bajo. Al poco tiempo, Myers sería sustituido por César Roel (Costa), como vocalista. En 1958, los Black Jeans además de acompañar en una grabación a la cantante Emily Cranz, tuvieron su propio disco sencillo, siendo ésta la primera grabación de una canción de rock cantada en español hecha por un grupo de jóvenes mexicanos. Bajo el sello Perles apareció “La Cucaracha” en versión rocanroleada y “La Batalla de Jericó”, cover de un espiritual negro tradicional.

Los Black Jeans también harían su debut en televisión en agosto de 1959, dentro del programa Yate del Prado conducido por Lucho Gatica. Los Black Jeans pronto se cambiaron a la compañía Musart, pero bajo el nombre de los Camisas Negras. Ahí grabaron un LP, del cual se desprenderían sus primeros éxitos radiofónicos, “El Tigre” y “Mona Lisa”. Ambas canciones eran covers de éxitos del momento: “Tigre” de Fabian y “Mona Lisa” de Carl Mann. A los Camisas Negras se había integrado Javier de la Cueva en los teclados, quien pasó a formar parte de los Hooligans al desintegrarse el grupo en 1961. Por su parte, Diego de Cossío se incorporó a Los Sinners y posteriormente a Los Carrión, mientras que César Costa se consagró como cantante solista.

Los Rebeldes del Rock fueron originalmente Los Reyes del Rock e incluso tuvieron brevemente como cantante a Antonio de la Villa, que después pasó a Los Locos del Ritmo y a Sammy Fournier, quien más tarde formó Sammy y sus Estrellas. Para 1959, los Rebeldes del Rock estarían ya conformados por quienes realizaron sus primeras grabaciones. Américo Tena en el requinto, Waldo Tena en la segunda guitarra, Marco Polo Tena en el bajo, Francisco Domínguez en el piano, José María Silva en la batería y Johnny Laboriel como vocalista. Su primer LP lo grabaron para el sello DIMSA, en 1960 y tuvieron un casi inmediato éxito radiofónico con “La Hiedra Venenosa”.

Por su parte, los hermanos Martínez, Jesús “Tutti” en el requinto y Armando “Many” en la batería, formaron Los Teen Tops, junto con Sergio Martell en el piano, Rogelio Tenorio en el bajo y Enrique Guzmán en la voz. Sus primeras grabaciones para el sello Columbia, internacionalizaron al rock cantado en español y mexicano. Otros grupos pioneros que se formaron en esa época fueron Los Sinners, Los Sonámbulos, Los Crazy Boys, Los Viking Boys y Los Beatniks.

De esta manera, fueron tomando forma los incipientes grupos de jóvenes, buscando cada vez más oportunidades para tocar de manera eventual, ya fuese en la escuela, en fiestas, en eventos especiales, en teatros de revista, en estaciones de radio e incluso, en televisión.

Algunas estaciones de radio, comenzaron a transformar su programación, como el caso de La Pantera 590, perteneciente a Núcleo Radio Mil, que transmitía música en inglés y se cambió al español. Por su parte la compañía Orfeón, con el propósito de difundir a los artistas de su disquera, en febrero de 1959, inició una serie radiofónica para tal fin. Posteriormente, se convertiría en programa de televisión, Premier Orfeón. Otras compañías disqueras, como la Musart, tuvieron también su propio programa de televisión, Música y artistas Musart.

Y también hubo otros programas musicales, que comenzaron a incluir números de cantantes juveniles que comenzaban a tener éxito en esos años. Algunos de ellos fueron TV Musical Ossart, Musical instantáneo HG, La hora de Orange Crush, Las estrellas y Usted, estrellas Colgate y estrellas Palmolive.

Así, los jóvenes intérpretes comenzaron a estar cada vez más presentes en los medios, cantando en español y dando a sus interpretaciones un sello original. Su éxito incipiente, abrió las puertas de lo que sería una época musicalmente prolífica y divertida, mejor conocida como los grandes años del rocanrol.

En este articulo: Rocanrol mexicano
Sushi Roll

Te puede interesar

Video