octubre 14, 2020

Machine Gun Kelly se reinventa con ‘Tickets To My Downfall’

El rosa de Blonde Don pinta dentro de la escena del pop punk.

Machine Gun Kelly no canta. El artista de 29 años ha desarrollado su carrera a través del rap, incluso ha sido comparado con Eminem a la hora de escupir rimas. Sin embargo, por primera vez, Colson Baker logra encabezar la lista de los 100 álbumes más escuchados de Billboard en Estados Unidos, con un giro que regresa el tiempo hacia principios del año 2000 con guitarras rosas, Converse y pop punk derramado en toda la escena a través de Tickets To My Downfall.

Machine Gun Kelly retoma el pop punk junto a Travis Barker

Sin duda, el artista de Cleveland había demostrado anteriormente su inclinación hacia el rap rock, pero este es un giro seguro que cambia su género bajo la producción del baterista de la banda más grande de “crappy punk rock”, Travis Barker. Durante 15 canciones, Machine Gun Kelly —o como sus redes sociales lo bautizan, Blonde Don— canta sobre un corazón desgarrado con una botella en una mano y pastillas en la otra, desviándose de vez en cuando hacia el rock alternativo. 

Machine Gun Kelly

El sexto álbum de estudio del intérprete se estrenó el 25 de septiembre y une el talento de Keith Varon, Nick Mira, Omer Fedi y Barker en la producción; quizá exista relación entre el éxito del LP con la participación del veterano del pop punk y la apuesta a la nostalgia —dado que la huella de Blink-182 está fuertemente marcada en canciones como “Kiss Kiss”, “Concert For Aliens” y “WWIII”— pero Tickets To My Downfall continúa siendo una pintura realista del interior de Colson Baker. Las canciones funcionan por la honestidad cruda que lo ha distinguido desde el lanzamiento de Hotel Diablo el año pasado.

Anteriormente, Machine Gun Kelly ya había estado en los primeros diez más escuchados, se colocó en el cuarto lugar gracias a “Bad Things” junto a Camila Cabello, pero nunca por sí solo… hasta ahora, que su transición se siente natural y correcta. Tickets To My Downfall, sin embargo, continúa con colaboraciones que serpentean en el disco: Halsey (“Forget You Too”), Trippie Redd (“All I Know”), Blackbear (“My Ex’s Best Friend”), Iann Dior (“Play This When I’m Gone”) e incluso Travis Barker en la batería de su cover de “Misery Business” de Paramore, y nuevamente YUNGBLUD en “Body Bag”, dentro de la versión extendida Tickets To My Downfall (SOLD OUT Deluxe).

Te puede interesar: St. Vincent impartirá una ‘MasterClass’ de creatividad y composición. 

La adición de Halsey en “Forget Me Too” es sorpresiva: la cantante podría ser vista fácilmente dentro del mundo del punk rock por sus pelucas de colores y su honestidad brutal. Sin embargo, eso no elimina que su timbre de voz no sea frecuentemente escuchado en el género, logrando entonces un sonido mucho más único que diferencía las estrofas de los mismos acordes que se tocan una y otra vez. 

Tickets To My Downfall cambia todo el estilo de Machine Gun Kelly, e intenta revivir un género que poco a poco se fue quedando atrás a lo largo de los últimos años. La popularidad de su nuevo estilo permite a Blonde Don continuar con un ritmo que en el futuro lo pueda reconocer como la nueva ola del punk rock, con crudas letras que no sólo hablan de borracheras en estacionamientos, sino que se enfocan en la salud mental y nuevamente, en los rompimientos.

Escucha Tickets To My Downfall (SOLD OUT Deluxe) de Machine Gun Kelly:

Sushi Roll

Te puede interesar

Video