Abril 13, 2019

Los 10 mejores momentos de 'Game of Thrones' hasta el momento

Presentamos una selección de las escenas más poderosas del gigante de HBO antes de que comience su última temporada.

POR Staff Rolling Stone

La estructura de Game of Thrones hace que las listas de 'los mejores episodios' parezcan no venir al caso, incluso si hay algunos destacados como "Blackwater". Es un programa en el que puede ser más útil para los nostálgicos el ver las partes más memorables en YouTube que volver a mirar los capítulos en HBOGO. Estas 10 secuencias capturan las muchas cosas que Thrones ha hecho tan bien a lo largo de los años.

 

1. Cersei destruye el Septo ("The Winds of Winter", temporada seis)

Narrativamente, este es el episodio donde el show se deshace de un grupo de personajes de relleno como el Gorrión Supremo y la mayoría de la familia Tyrell. Pero en términos de técnica, es lo mejor que GoT lo ha hecho entre la edición, la dirección de Miguel Sapochik y la desconcertante inclusión de un piano (un instrumento nunca empleado en el programa) en la partitura de Ramin Djawadi. Es como la famosa secuencia de bautismo y asesinato de El Padrino pero a través de los ojos y mente de Hitchcock, que ilustra cuán fría y vengativa se ha vuelto Cersei después de años de derrotas y humillación. Perfecto en todos los sentidos, hasta el encuadre del suicidio de Tommen después de darse cuenta de lo que su madre es capaz de hacer.

 

 

 

2. Ned decapitado ("Baelor", temporada uno)

El momento en que Game of Thrones se convirtió completamente en Game of Thrones.

 

 

 

3. Hodor sostiene la puerta ("The Door", temporada seis)

Durante años, el dulce sirviente de los Stark había sido una figura para los momentos cómicos que giraban en torno a su obstinado uso de la palabra sin sentido "hodor", el cual se convirtió en el nombre con el que todos lo llamaban. Pero los poderes mentales de Bran Stark ayudaron a revelar que toda la vida de Hodor había sido una cruel broma: allí estaba el chico estable y alguna vez hablador, llamado Wylis, sacrificándose para evitar que un ejército de monstruos llegara a Bran. Y la orden "¡Sostén la puerta!" se quedó tan profunda y dolorosamente impregnada en su subconsciente que él fue incapaz de decir nada más que una versión condensada de esa frase. Wylis se convirtió en Hodor porque siempre iba a sostener la puerta, y en el proceso se transformó en un símbolo devastador para todos los personajes humildes que se convierten en daños colaterales en esta guerra entre la nobleza.

 

 

 

4. Jon Snow conoce a Night King ("Hardhome", temporada cinco)

El asalto de las fuerzas nomuertas de Night King en el enclave salvaje en Hardhome le hizo ver a todos los demás programas de televisión que estaba compitiendo entre sí por un segundo lugar. Como una implacable mezcla de acción y horror (nuevamente dirigida por Sapochnik), la secuencia se desarrolla gradualmente hasta que las fuerzas que se oponen a Jon Snow, Tormund y los otros salvajes son tan abrumadoras que no se puede culpar al espectador por olvidar respirar después de un rato. La burla de Night King a Jon al levantar los brazos pudo haber creado más memes que cualquier otro momento en la historia de la serie, pero también es una demostración escalofriante de lo imposible que será la tarea de la humanidad contra los White Walkers en la temporada final.

 

 

 

5. La boda roja ("The Rains of Castamere", temporada tres)

La secuela que fue aún más sangrienta que la ejecución de Ned, y que sirvió como una confirmación de que la serie no seguiría una cómoda tradición narrativa donde los personajes heroicos sufren, pero inevitablemente prevalecen.

 

 

 

6. El "Matarreyes" toma un baño ("Kissed by Fire", temporada tres)

De las muchas parejas de compañeros de viaje inusuales de la serie, el dúo más complejo y atractivo puede ser Jaime Lannister y Brienne de Tarth, quienes desarrollan un vínculo asombrosamente profundo mientras se esfuerza por cumplir la promesa de devolverlo a su hermana. Aunque a menudo se presentaba a Jaime como el personaje más inteligente del programa en las primeras temporadas, su doloroso relato a Brienne de cómo obtuvo el apodo de "Matarreyes", y lo que le ha costado emocionalmente, reveló que era mucho más que un villano orgulloso — un hombre solitario que pide ser llamado por su primer nombre después de que se derrumba en los brazos de su protectora.

 

 

 

7. La "Madre de Dragones" habla en su lengua materna ("And Now His Watch Is Ended", tercera temporada)

Los viajes de Daenerys a través del continente de Essos a menudo se movían a un ritmo desesperadamente lento, era mejor retrasar su llegada a Westeros debido a la obvia superioridad militar de sus dragones ante cualquier cosa que los Lannisters pudieran ofrecer. Pero cada vez que parecía que su historia se movía en círculos, la serie volvía a su fórmula más exitosa: los gritos de Daenerys más villanos siendo quemados vivos es igual a algo impresionante. En esta secuencia, ella hace alarde no sólo del poder de sus dragones, sino también su astuta inteligencia (resulta que habla el lenguaje que sus oponentes han estado usando para burlarse de ella) y su devoción a la justicia (momentos después de comprar los servicios del ejército de esclavos inmaculados, ella los libera, creyendo —correctamente— que lucharán por ella de todos modos). Impresionantes efectos visuales y caracterización a la vez.

 

 

 

8. Tyrion confiesa ("The Laws of Gods and Men", temporada cuatro)

Aunque Ned era lo más parecido que tenía el programa a un personaje principal en la primera temporada, el trabajo de Peter Dinklage como el inteligente y amargo Tyrion Lannister fue la clara revelación desde el principio. Los escritores y Dinklage han tendido a andar por el filo de una navaja entre el rápido ingenio de Tyrion y el dolor que disfrazan sus bromas. Pero, de vez en cuando aparece la ira total, nunca con más fuerza que durante el juicio donde se le acusa injustamente de asesinar a su atroz sobrino. "¡No maté a Joffrey, pero desearía haberlo hecho!", le grita a su padre, a su hermana y a todos los demás que lo han juzgado por su aspecto, en lugar de juzgarlo por el hombre que ha tratado de ser. "¡Ojalá fuera el monstruo que crees que soy!".

 

 

 

9. Una derrota alucinante ("The Mountain and the Viper", temporada cuatro)

La serie ha presentado a tantos personajes que dicen ser el mejor peleador de todo Westeros que es una maravilla que no hayan dedicado toda una temporada a un torneo en la modalidad todos contra todos. Aún así, a lo largo de los años nos han brindado muchos combates sensacionales, como cuando Brienne venció a Sandor Clegane y lo tiró desde un acantilado o el juicio por combate entre Mountain y el astuto Oberyn Martell. El estilo llamativo de Martell logra dañar rapidamente a su oponente, pero está tan concentrado en lograr que Moutain confiese el asesinato de su hermana, que Oberyn espera demasiado para dar el golpe mortal. La victoria de Mountain es tan rápida, brutal y memorable que se convirtió en la pieza central del mejor comercial del Super Bowl de este año.

 

 

 

10. Un juramento para luchar contra un gigante ("The Watchers on the Wall", cuarta temporada)

Al igual que la muerte de Hodor, este es un noble sacrificio de un personaje menor (el amigo de Jon Snow, Grenn, quien en el mejor de los casos era su tercer amigo más cercano en la Guardia de la Noche), y otro caso en el que la muerte importa mucho menos que los momentos previos a esta. Cuando media docena de exploradores se preparan para repeler a un gigante de romper el muro interior de Castle Black, saben que ya están muertos y algunos quieren huir. En su lugar, Grenn reúne a las tropas al recitar el juramento de la Guardia de la Noche, que se ha convertido en un ritual tan familiar en la serie para ese momento que muchos en la audiencia probablemente lo dijeron en voz alta también. El episodio corta de forma inteligente a medida que se aproxima el gigante, y regresa al lugar mucho más tarde para una escena agridulce donde Jon descubre los cadáveres no sólo de Grenn y los demás, sino también del gigante, afirmando que encontraron el coraje y la astucia suficientes para detenerlo. No necesitamos ver la pelea en sí misma; el juramento es lo que lo hace especial.

 

 

 

pressreader MAGZTER