Septiembre 01, 2019

P&R: LL Cool J

El ícono del hip hop nos habla sobre el éxito, 'Accidental Racist' y llamarse "El más grande de todos los tiempos".

POR Kory Grow

Facebook Oficial LL Cool J

Todos tenemos reglas que rigen nuestra vida, pero James Todd Smith III (LL Cool J) las tiene muy claras: "Trato a las personas como quiero que me traten. Y no dejo que nadie se interponga entre mí y lo que estoy tratando de lograr. Ya sabes, ponte la máscara de oxígeno primero y luego ayuda a la persona que está a tu lado".

 

¿Qué consejo te hubiera gustado recibir sobre el negocio de la música antes de incursionar en él?

 

No sé si le hubiera creído a alguien que me diera consejos. Entré a la industria de la música a los 16 años. Es diferente a alguien que entre de veintitantos años. Tenía gente que me decía mil cosas, pero no escuché nada de esa mierda.

 

Tu primer gran cheque fue por 50 mil dólares. ¿Cuál fue la primera cosa cara que compraste?

 

Le compré un auto a mi madre, me compré unos sneakers, una cadena de oro y una videograbadora para mi cuarto. Creo que le compré una casa a mi mamá con el segundo cheque.

 

Eres famoso por tus batallas de rap. ¿Qué te enseñó enfrentarte a Kool Moe Dee y Canibus?

 

Que a veces tienes que defender tu territorio y, a veces, es una pérdida de tiempo, por lo que debes elegir tus batallas con prudencia.

 

¿Qué aprendiste de la reacción a "Accidental Racist", tu colaboración con Brad Paisley de 2013?

 

Aprendí que no todos entenderán lo que dices. Ya sabes, a la chingada, no me estoy disculpando por ello; creo en lo que dije. Si alguien está lo suficientemente loco como para pensar que estaba sugiriendo que hiciéramos un poco de tap, tipo Amos 'n' Andy, entonces allá ellos.

 

Eres de Queens y Long Island. ¿Qué es lo más neoyorquino de ti?

 

No puedes dejar pasar el ajetreo de Nueva York. Es esa idea de convertir una idea en algo que realmente puedas tocar. La otra cosa es que tengo suficiente fe en mí mismo como hombre negro para no ser demasiado sensible a todo lo que se dice en el lado racial. En Nueva York, la gente siempre hace algún tipo de broma políticamente incorrecta. Si creces en ese tipo de entorno, no eres tan sensible a eso. En Nueva York la gente sólo habla de locuras.

pressreader MAGZTER