junio 22, 2020

Lionel Richie y la eterna juventud

El legendario cantante habla sobre las trampas de la fama y el secreto a la eterna juventud.

¿Quiénes son tus héroes?

Nelson Mandela. Lo conocí al final de su vida, cuando salió de la cárcel, y yo estaba tan sorprendido de que acogiera amor en lugar de odio. Cuando lo conocí por primera vez, se acercó a mí y dijo: “Joven, quisiera agradecerte por tus letras [y] tu música porque me ayudó durante muchos años de estar en prisión”. Y empecé a llorar frente a él y no podía parar.

¿Cuál es el mejor consejo que has recibido?

Mi papá siempre decía: “¿Qué tienen en común un héroe y un cobarde? A ambos les daba miedo la muerte. Sólo que uno dio un paso adelante y el otro hacia atrás”. Siempre que he estado aterrado conmigo mismo, sólo pienso: “Por el amor de Dios, da un paso hacia adelante”.

¿Qué te hubiera gustado que alguien te dijera cuando estabas entrando a la industria musical?

Llegué como: “Confío en todos”. Y siempre uso esto como lema: “Hay padrotes, estafadores, putas y ladrones. Y luego está un lado obscuro del negocio”. La ingenuidad es grandiosa; te permite entrar. Y después, en algún punto del camino, tienes que volverte inteligente.

¿Cuáles son la mejor y peor parte del éxito?

La mejor parte es ganar. Todos quieren fama. Todos quieren el dinero. La mala noticia es que el dinero, el poder y la fama sólo te magnifican; no te cambian. Así que si eres algo gangster, serás un gran gangster. Si eres algo patán, serás un gran patán. Si vas a ser un buen tipo, serás un gran buen tipo. Así que lo peor es que vas a descubrir quién eres. Y muchas personas descubren quiénes son y no sobreviven a ellas mismas.

Pusiste en pausa tu carrera en 1987, cuando estaba en su punto más alto, para pasar tiempo con tu padre, que estaba enfermo. ¿Qué tan difícil fue tomar esa decisión?

No saber que ese descanso [iba a pasar] probablemente salvó mi vida. No tenía planeado detenerme [o] ir más despacio. El cohete iba volando lo más jodidamente rápido que podía ir en la vida. Sabía que [con] un álbum más [no] iba a tener tiempo para pasar con mi papá. [El padre de Richie murió en 1990]. Así que paré. Pasaron tres cosas: Tuve la experiencia de mi papá, tuve un divorcio y tuve una cirugía de voz. Siempre dicen: “No puedes darle a un blanco en movimiento, pero cuando te quedas parado, saben exactamente a dónde disparar”. Bueno, todo me dio al mismo tiempo.

¿Crees que tu vida hubiera peligrado si hubieras seguido?

Sí, sí. Recuerda, la fama no tiene olor ni sabor. No la puedes ver. No la puedes sentir. Un día te das cuenta: “¿Por qué todos no están aquí conmigo?”. Porque estás yendo muy rápido. Me perdí 20 reuniones familiares. Me perdí 20 navidades. Tengo 20 años de hits. Me perdí cumpleaños. Me perdí bodas. Me perdí funerales. No sabía que personas habían muerto. Pero mientras tanto, estaba volando.

¿Cuál fue la compra más indulgente que has hecho en tu carrera?

Probablemente mi primer divorcio [ríe]. Fue otra de esas grandes lecciones.

Alguna vez dijiste que eras “adicto al agotamiento”. ¿Qué haces para relajarte?

Soy un hiper maniaco. Hace años, le dije a un querido amigo: “Voy a empezar a ser más serio y calmarme”, y él dijo: “Lionel, si no eres hiper, la gente va a pensar que hay algo mal contigo”. [Ríe]

Cumpliste 71 años, ¿cuál es la clave para mantenerse joven mientras pasa el tiempo?

Tienes que despertar cada mañana y tener pasión por algo. Tienes que tener algo que te haga decir, “Hombre, no puedo esperar”.

¿Ves algún momento en el que te vayas a retirar?

Van a tener que sacarme cargando. Alguien me preguntó hace años: “¿Cuándo planeas retirarte?” y yo dije: “¿De qué?”, nunca he tenido un trabajo. Las personas que trabajan quieren retirarse. Viajar ha mejorado, pero la diversión y la aventura siguen siendo igual. Toda la cosa es un periodo de juego gigante.

En este articulo:
http://rollingstone.mx/
Sushi Nights

Te puede interesar

Video