Encontrar un exponente de la música que destaque entre los demás es un trabajo arduo. No importa cuántos años pasen y en qué década nos encontremos, hallar a alguien que tenga algo que decir siempre es una bocanada de aire fresco. En tiempos como estos, en donde descubrir a un artista va mucho más allá de encontrarlo tocando en un bar de la ciudad, Billie Eilish –de 18 años– floreció al calor del internet. 

Billie Eilish Pirate Baird O’Connell creció rodeada de música, como ya lo ha dicho la cantante en repetidas ocasiones, desde los seis años ya inventaba sus propias canciones. Creció también bailando y con síndrome de Tourette (enfermedad que provoca movimientos o tics no deseados como parpadeo constante o uso de palabras ofensivas). Este pasado fue construyéndola y deconstruyéndola hasta el día de hoy. 

Para algunos está sobrevalorada, para otros es “la única que está haciendo algo interesante actualmente”, como se lo dijo Thom Yorke cuando la conoció. Sea cual sea la opinión, Billie Eilish se ha convertido en un fenómeno de la música, y su improbable pero constante camino hacia el éxito, se mueve en la dirección correcta. Aquí, 15 momentos atípicos, controversiales y fabulosos que la engrandecieron. 

“OCEAN EYES” 

Todo relato tiene un principio y éste no es la excepción. Billie Eilish compuso su primera canción desde muy pequeña. Al ser educada en casa, la artista tuvo que aprender a usar más de una forma de expresión, entre éstas había baile, composición, piano, ukulele y presentaciones ante sus padres. A los 13 años se dedicaba al baile y su maestro le pidió que creara una coreografía con música original. Fue así como “Ocean Eyes”, tema producido y escrito por su hermano, Finneas, llegó a SoundCloud, revolucionando el internet. De una noche a otra, todos querían saber quién era aquella chica con voz aguda, rasposa y que parecía susurrar mientras cantaba. 

Te puede interesar: Músicos sobre músicos: Billie Joe Armstrong & Billie Eilish.

PRODUCIR EN FAMILIA 

Cuando Eilish saltó a la fama, las ofertas no se hicieron esperar. Y pronto, Interscope la había firmado como una de sus artistas. Sin embargo, cuando Billie se sentó en una sala de producción con expertos, las cosas no fueron iguales. El dúo que formó al lado de su hermano Finneas, y que había consolidado su repentino éxito, no encontraba la fórmula para producir en compañía de más personas y mucho menos en un estudio “formal”. Finneas y Billie tomaron la decisión de respetar su esencia y creatividad, por lo que continuaron produciendo desde su casa, generando esta individualidad que no se obtendría en un estudio con productores prestigiosos, pero sumamente influenciados por toda la industria. “Hicimos ‘Ocean Eyes’ sin nadie involucrado, entonces, ¿por qué estamos haciendo esto?”, le dijo la intérprete a Rolling Stone en 2019. El EP fue escrito, grabado y producido en el cuarto de Finneas en Highland Park en Los Ángeles.

MILLONES DE ESCUCHAS 

La cantante nacida en 2001 comenzó a acumular millones de reproducciones en todas las plataformas digitales, la chica de pelo morado y azul estaba en boca de todos. Se consolidó como el debut estadounidense más grande de la década, rebasando tanto a grupos musicales como a solistas masculinos y femeninos. Esta niña prodigio, que nació con un gran don musical, ya le estaba dando la vuelta al mundo con temas escritos exclusivamente por ella. Y una vez que despegas en el avión de la fama, no hay vuelta atrás. Como cualquier artista en búsqueda de posición y reconocimiento, Billie salió de gira, pero sus padres han estado al lado de ella para cada momento. Su hermano, quien además es su mejor amigo, la acompaña hasta en el escenario. Cada uno de estos detalles culminó en que Eilish sea una de las cinco artistas más escuchadas en todo el mundo, pero la fórmula de su éxito no parece descansar.