Octubre 09, 2019

La parte oscura de la creación

Conoce más acerca de la incursión de Juan Moreno como solista y su larga trayectoria musical en esta entrevista.

POR Uriel Monterrubio

cortesía Malfico

Juan Moreno es un músico que, tras ser parte de varios proyectos importantes dentro de la escena mexicana como Reyno, decidió llevar su arte al siguiente nivel y comenzar su faceta como solista. Rolling Stone conversó con el cantautor acerca de esta nueva incursión y cómo ha sido el proceso creativo detrás de su álbum debut Diciembre.

 

¿A qué se debió tu deseo de incursionar como solista?

Ya tenía esta necesidad de expresarme como solista desde hace unos 5 años, pero mis proyectos anteriores me habían alejado un poco de esta meta. El último proyecto en el que estuve es Reyno, ahí estuve un año como bajista, y en cuanto terminé dije: "Ahora es el momento". Esto coincidió con un momento de mi vida donde estaba muy creativo porque tenía la beca María Greaver que es para compositores mexicanos y por tanto ya tenía un acervo de 16 canciones para cuando tomé esta decisión.

 

Ahora que mencionas la beca María Greaver, ¿cómo fue el proceso para que te otorgaran esta prestigiosa beca y cómo te ayudó para ser el músico que eres hoy en día?

Es muy interesante, me enteré por la beca a través de Facebook y mandé mis canciones, faltaba mucho para que se cerrara la convocatoria; pedían tres canciones en español, las llevé en el formato que me pidieron y me deslindé por completo, lo solté… Tres meses después un amigo me mandó un mensaje felicitándome por haber obtenido la beca. 

 

Esta beca fue importantísima para mí ya que antes de esto, sólo componía cuando estaba inspirado y esto generaba que yo no fuera tan prolífico, y si tú esperas a que la inspiración llegue, pueden pasar periodos muy largos donde no sientes la necesidad de expresarte a través de una canción. Lo que me enseñó la beca fue sentarme a componer cuatro horas diarias, pues tenía el compromiso de entregar de una a dos canciones al mes y por supuesto que ayudó a disciplinarme, a componer incluso cuando no tenía deseos de hacerlo. Esto ejercitó un músculo creativo que yo no tenía ejercitado e hizo que me encontrara con la parte oscura de la creación, esto es cuando te frustras, te da ansiedad… Pero creo que también es un proceso necesario para confrontarte con tus propios límites. En resumen, lo que más me dejó la beca fue el comprometerme como compositor.

 

En entrevistas pasadas mencionaste que John Lennon fue una de tus más grandes influencias para la creación de este álbum, ¿exactamente de qué manera influenció su música y su vida en tu trabajo?

Yo siempre fui muy fan de The Beatles y siempre he estudiado mucho su catálogo, pero para este contexto me enfoqué en ellos como solistas; esto coincidió con que estaba leyendo una biografía escrita por la primer esposa de Lennon, Cynthia. Ella hablaba mucho de su proceso creativo y me inspiró bastante; acentuó algo que yo sabía de antes y es que nada es gratuito, que el talento tiene que ver con una disciplina y con un trabajo, tendemos a creer que personas como John Lennon son genios y es una manera también de no asumir una responsabilidad como creadores, es como: "¡Ah! Bueno, él hace esas canciones porque era un genio", y no, hay muchas horas y mucha frustración detrás de esas grandes canciones y eso para mí es completamente inspirador, como un estímulo de decir, bueno, si esta gente trabajaba tanto, ¿tú quién te crees para no hacerlo? 

 

¿Cómo nace tu relación laboral con Adán Jodorowsky?

Hace unos 10 años lo conocí en un proyecto cuyo debut fue su despedida [risas] abriendo a The Horrors. Yo estaba en el bajo, Paco Huidobro, el guitarrista de Fobia, me invitó a tocar el bajo en ese proyecto y resultó que era un proyecto de canciones que Adán tenía con su entonces pareja, nos juntamos a ensayar y la pasamos super bien, ahí nos conocimos y tuvimos química. Durante estos 10 años nos estuvimos viendo aleatoriamente porque él empezó una relación laboral con mi esposa, ella es coreógrafa y le puso coreografías para sus shows, tanto del Metropólitan como del Lunario hace algunos años; entonces ahí empezó la amistad más que la relación laboral. Lo dejé de ver unos 3 o 4 años y me lo encontré en la calle, me preguntó qué estaba haciendo, le enseñé lo que llevaba grabado de este disco y le encantó, me dijo que le encantaría trabajar conmigo en algún futuro y le dije: "¿Por qué no ahora?", el accedió y se dio esta relación ahora dentro del disco, de forma muy orgánica. 

 

Natalia Lafourcade fue directora vocal en "Semilla", ¿cómo fue su interacción en el proyecto? 

Poco antes de que se añadiera a Adán al proyecto yo estaba bastante solo autoproduciéndome y empecé a intentar grabar las voces solo y esto es un proceso muy complicado porque tú eres tu peor crítico y más cuando eres vocalista y tienes clarísimo cómo quieres que se oiga la voz, si bien, logras que se afine, que esté bien fraseada pero muchas veces la intención de la emoción no se transmite y para mí esto era muy importante en este disco. Creo que Natalia es una experta en esto, entonces cuando le pedí ayuda, quería que me recomendara a alguien que me pudiera dirigir en el estudio, ella me dijo: "Bueno, a mí me encantaría hacerlo, yo soy fan de hacer estas cosas". Y fue muy espontáneo como con Adán, salió de ella, ella se ofreció. Y la idea original era que ella se iba a aventar todo el disco, sin embargo, estaba en plena gira de Hasta la Raíz y la verdad es que era imposible; me regaló un día que fue mágico, el día que grabamos 'Semilla'. Pero fue muy difícil coordinar para otra sesión, entonces ella estaba apenadísima conmigo pero yo le dije: "Amiga, con lo que me diste de 'Semilla' fue suficiente para que yo me siga y no te preocupes, ya podremos hacer un disco juntos después". Y bueno, ahí fue cuando se integró Adán y ahí todo se acomodó. 

 

 

¿De dónde nace el concepto artístico de los videos musicales del álbum?

El primero fue "Semilla", ese nació completamente de los directores Sam y David Georgie que es una pareja de una mexicana y un francés que viven en México y son unos chavos muy talentosos. Yo los conocí a través de otro video suyo que me conmovió y los busqué por mail, les compartí la canción, les encantó y ellos me dieron la idea completamente. Fue su interpretación de mi letra y me encantó porque me metía en este universo muy mágico, muy onírico y surrealista a la vez pero que finalmente rescataba muy bien el tema central de la canción que es la fertilidad, la maternidad, la paternidad y el cómo una realidad estéril, aburrida y cotidiana se puede convertir en algo poético y mágico a través de la fuerza del amor. El segundo video lo hizo Vicente González Monroy, un joven colombiano de 23 años que se acaba de mudar a Nueva York. Fue muy fortuito, yo estaba de viaje por allá y mi esposa lo contactó por una recomendación, platicamos con él y decidimos grabar un segundo video. Yo ya tenía la idea del videoclip merodeando desde hacía un tiempo, iba a ser un recorrido largo haciendo esta metáfora de cómo los recorridos pueden ser tediosos, están llenos de obstáculos, uno se cae pero se vuelve a levantar, etc. Vicente lo entendió muy bien, lo tradujo a su manera de narrar las cosas y nos encantó. Y el tercer video es el dueto que tengo con Adán Jodorowsky que es "Florece", la idea de la historia es de Adán y la ejecutó el mismo Vicente González. Lo grabamos en el Desierto de los Leones pero nos nevó y fue muy mágico porque al final de cuentas pues no me lo esperaba pero le ayudó a la cronología, todo iba a ser como un recorrido en un día y la nieve ayudó a que pareciera que pasaron meses en el recorrido, y eso hace más aún más fuerte la historia. 

 

 

¿El trabajo de tu abuelo Adolfo Vázquez Sánchez influenció de alguna forma la composición de tus letras?

No directamente, mi abuelo es una personalidad muy importante, un escritor y filósofo bastante reconocido y tener un personaje así en la familia influye. El tiene un libro de poesía que poca gente conoce llamado El pulso ardiendo el cual tiene algunos poemas que seguramente han influenciado mi manera de escribir, así que por supuesto que está clara su influencia, creo que en mi adn creativo está toda mi familia porque de lado de mi padre son artistas y de lado de mi madre son intelectuales así creo que estoy en la intersección de estos dos mundos, tanto mi hermana como yo y al final del día si se traduce en la creación. 

 

¿Cuál fue el proceso para decidir qué canciones serían los sencillos del álbum?

Fue muy intuitivo, muy del corazón, "Semilla" tenía que ser, ya que es desde el nombre la semilla del disco, "Barco" habla de este recorrido de la perseverancia o la necedad como lo quieras ver más (risas) y me pareció importante darle continuidad al planteamiento de "Semilla" con un trayecto que no siempre es placentero, y el tercero es "Florece" que es cuando la semilla florece, así que lleva una continuidad un poco conceptual (un dato curioso de esto que no fue intencional fue la presencia de una bailarina en los tres videos) entonces sí, hay cierta continuidad a nivel crónico y narrativo pero no tanto musical, la parte musical es muy subjetiva hoy en día, antes era por el coro más pegajoso y la gente se lo va a aprender de memoria y lo va a cantar y hoy en día no puedes basarte en esos criterios porque finalmente nunca sabes, a mí me da mucha risa como los disqueros se creen adivinos y eso es lo padre de la independencia, que no tengo que lidiar con ese tipo de "prejuicios".

 

 

Hoy en día, ¿con qué canción te sientes más identificado de tu disco?

Es una buena pregunta ya que eso va cambiando, ahora con la que conecto más emocionalmente hablando es Atemporal porque es una canción que es de las letras más sinceras y honestas que he hecho y es una carta abierta a una relación pasada, abriendo los archivos clasificados emocionales para cerrar un ciclo de manera temporal y lo curioso de esta canción es que fue mi actual pareja la que me propuso que la hiciera, ella me dijo "primero haz una canción, sublímalo, canalízalo a través del arte y ya después ve si se la mandas o no" entonces fue muy bonito que esta canción haya surgido a través de este triángulo amoroso porque al final es eso, es una visión amorosa de las tres partes entonces es muy padre y me siento agradecido de tener una pareja que precisamente estimula esa parte creativa que en vez de encelarse me haya estimulado a hacerla y fue muy sano para mí, fue muy sanador, era una piedra que yo tenía y además trato de hacerlo lo más universal posible , si bien, nace de una historia íntima, pues trato de escribirlo de manera que mucha gente se pueda identificar con ella y además lo está logrando porque mucha gente se ha acercado a decir: "Oye, no manches, Atemporal me hizo llorar" y me encanta porque si tiene una función sanadora en mí, puedan llegar a tenerla otros potencialmente. 

 

 

Has declarado que en este proyecto solista se unieron más mentes creativas que en tu paso como parte de una banda, ¿qué ha sido diferente de tu trabajo de solista respecto a tu trabajo con tus anteriores bandas? 

La creación colectiva ya no existe, las canciones son 100% mías pero fueron mutando y transformándose a partir de que integré estas otras manos creativas, eso en primera, en segunda la toma de decisiones que tiene sus pros y sus contras ser el único que decide, el que tiene la decisión final quiero decir, porque obviamente sí consulto, sí pregunto cuando estoy atorado, para eso también tenemos un productor por supuesto, pero al final de cuentas tu sabes que tienes la última palabra y esa es una gran responsabilidad. Cuando estás en una banda lo divides entre los que la conforman que a veces eso tampoco es tan bueno porque eso llega a generar muchos conflictos pero esa es una gran diferencia también, en esta etapa de mi vida me acomoda eso, a veces es difícil tener esa responsabilidad de toma de decisiones en todos los sentidos, no sólo artístico, sino operativo, a nivel estrategia, decidir un logo, cualquier cosa al final del día recae en ti al 100%. Entonces sí, es complicado y un poco cansado pero en este momento de mi vida me gusta más porque me siento más libre. 

 

¿Hoy en día ha sido más gratificante el trabajo que has hecho como solista que el que has hecho como parte de una agrupación?

Sí, lo he hecho menos ansioso, con menos conflicto. En mis otros proyectos había mucho conflicto a la hora de la toma de decisiones de todo tipo, y ahora me he quitado ese peso de encima, el tener que estar en conflicto intentando convencer a otros y etc. La parte de la colectividad no es que no exista, finalmente no estoy solo, al contrario, ha habido muchas más manos que en mis otros proyectos porque si lees la lista de músicos que trabajaron en este disco es muy extensa, y en vez de decirles qué arreglos musicales hacer era "sabes qué, aquí qué propones" y de alguna manera estimula a que ellos también se sentían parte del proceso y que impriman su propia esencia en las canciones lo cual para mí era súper importante.

 

pressreader MAGZTER