Abril 01, 2019

La muerte en su mejor estado

Cementerio maldito, probablemente una de las novelas más tétricas y oscuras de Stephen King, recibe un tratamiento cinematográfico para esta generación.

POR Óscar Uriel

Foto: Kerry Hayes/Paramount Pictures

Reparar en que en algún momento Stephen King consideró Cementerio de mascotas como una novela menor dentro de su obra de trabajo nos resulta inimaginable. Era 1986 cuando King decidió entregar el manuscrito a la casa editorial más como un compromiso laboral dentro de su contrato con la empresa, que como un texto que contaba con la certeza de su autor. Tanto Tabitha, esposa de King, como su mejor amigo, el laureado autor, Peter Straub habían considerado Cementerio de mascotas como una novela oscura que probablemente distanciaría al lector... esto decepcionó al escritor. Sin embargo, tenía que entregar una novela por compromiso.

 

Afortunadamente sucedió lo contrario. En 1986, el libro fue uno de los textos finalistas para conseguir el World Fantasy Award y tres años después fue la base de una película dirigida por Mary Lambert y protagonizada por Dale Midkiff además de producirse una funesta y olvidable secuela un par de años después.

 

A pesar de estos eventos, parecía inminente el hecho de que Cementerio de mascotas tendría que recibir un tratamiento fílmico para este año con un título diferente en español: Cementerio maldito, digamos que se requería una versión para esta generación. Los tiempos han cambiado y la tecnología ha alterado la manera en la que nos comunicamos, por lo que la legendaria anécdota de Stephen King sobre la mortandad tendría otra resonancia particular para la sociedad de hoy en día.

 

 

LA ENCRUCIJADA DE JASON CLARKE

“Debo confesar que en varias ocasiones pensé: ‘¿Cómo voy a poder hacer una determinada escena? Mientras me encontraba cubierto de lodo en el set. Sin embargo, te manifiesto que esos desafíos son los que precisamente me motivan a la hora de trabajar en el cine. Mi pasión por esta historia data de cuando leí el libro la primera ocasión e imaginarme qué haría en la misma situación. Es una historia fascinante porque arranca varias preguntas al lector. En lo personal, trato de no pensar en mi familia para buscar estímulos como actor, no soy de ese tipo de intérpretes pero con este material es prácticamente imposible no hacerlo. He leído el libro unas ocho ocasiones y te corroboro que se trata de un material extremadamente oscuro y complejo. Es una novela muy gráfica y aquí radica lo especial de esta producción. Todos queremos hacer una película al nivel del texto original. Desde mi punto de vista se trata de una versión diversificada del relato de Frankenstein”, confiesa el actor Jason Clarke en una entrevista exclusiva acontecida en una visita al rodaje de esta adaptación en Montreal, Canadá.

 

Los responsables de esta versión son Kevin Kölsch y Dennis Widmyer quienes codirigieron en 2014 el éxito independiente titulado Starry Eyes, una anécdota que aborda cuestionamientos similares a los que provoca Cementerio maldito. ¿Hasta dónde somos capaces de llegar con la finalidad de conseguir nuestros propósitos? ¿Qué estamos dispuestos a sacrificar ante lo inminente?

 

“Leí la novela por primera ocasión en mis veintes, cuando era joven en Australia. Pero me aterrorizó mucho más ahora que la analicé por última ocasión en mi preparación para esta película. Tuve la oportunidad de hacer un comparativo inmediato del texto original con el guion, por lo que contamos con un sólido libreto. Al final considero que se trata de una historia mucho más inquietante que aterradora y el relato me parece más cercano hoy en día porque soy padre de familia”, agrega el intérprete, quien también declaró que recibió intempestivamente una llamada telefónica de parte de un notable ejecutivo de Paramount Pictures para hacerle la invitación para colaborar en esta versión. El ofrecimiento fue claro y contundente.

pressreader MAGZTER