julio 23, 2020

La faceta desconocida de Amy Winehouse

El documental de Asif Kapadia ahonda en su vida, música y demonios.
Extraído de RS147, agosto 2015

Hace un par de años, el cineasta especializado en documentales Asif Kapadia inició una serie de entrevistas a los amigos, colaboradores y miembros de la familia de Amy Winehouse en un oscuro estudio en Londres. Winehouse había muerto apenas dos años antes y las emociones aún estaban a flor de piel. Así que Kapadia dejó su usual cámara de video y utilizó únicamente una grabadora para hacerlos sentir más cómodos. “Estaban muy nerviosos y había mucha culpa”, recuerda. “Fue algo así como una terapia. Se abrieron y abordaron temas que no habían hablado con nadie más”.

La cinta de Kapadia, titulada Amy –la cual se estrenó en Cannes con críticas variadas–, cuenta la historia de la atormentada cantante con una profundidad sin precedentes. Kapadia utilizó imágenes de archivo y más de 100 entrevistas nuevas para documentar su talento y su dolorosa evolución, la cual culminó con la muerte de la joven promesa a los 27 años debido a envenenamiento con alcohol.

Mejor conocido por su trabajo en Senna –su filme de 2010 sobre el campeón brasileño de F1–, el realizador británico menciona que conocía poco sobre Amy Winehouse cuando abordó el proyecto. “Lo que aprendí es que era un ser humano muy creativo, inteligente y divertido. No sabía nada de eso. No sé si alguien más lo supo”, explica.

Mientras lentamente se ganaba la confianza de las personas cercanas a Winehouse, incluyendo a su mejor amiga, su manager y su ex esposo, ellos empezaron a proveerlo con imágenes inéditas y clips de video que apoyan en gran medida al filme. Escenas tempranas de la vida de la cantante, como una Amy Winehouse adolescente cantando “Happy Birthday” en la fiesta de cumpleaños número 14 de una amiga, revelan su talento natural, mientras que la segunda mitad de la cinta documenta su agonizante lucha contra las drogas. Algo menos conocido para el público fue su problema de bulimia, el cual jugó un papel importante en su inesperada muerte, ya que debilitó su corazón. “Tenía juntas en restaurantes y se la pasaba comiendo, pero no añadía nada a su masa corporal”, apunta Kapadia.

Una escena particularmente poderosa de la película muestra a Winehouse preparando la letra de “Back to Black” con el productor Mark Ronson. “Esto llegó a nosotros por suerte”, revela Kapadia. “Escuchamos un rumor de que alguien estaba grabando la sesión y eventualmente encontramos dicha grabación”.

El filme muestra repetidamente a hordas de agresivos paparazzi amenazando a la frágil cantante donde quiera que iba, incluso cuando intentó entrar a rehabilitación para enderezar su vida. “Es muy visceral”, reconoce el realizador. “Mediante los tabloides, su vida se convirtió en una broma y ella era un alma sensible. No se sentía lo suficientemente confiada para enfrentar estos problemas”.

El padre de Amy, Mitch Winehouse, un taxista londinense que empezó a estrenar su propia música cuando la carrera de su hija despegó, concedió largas entrevistas a Kapadia y aparece en la mayor parte de las imágenes de archivo. En un punto, se le ve visitando a su hija en unas vacaciones en el Caribe, aunque ella no tenía idea de que llegaría acompañado de un equipo de filmación. El retrato resultante es de un padre profundamente devoto a su hija, quien además estaba muy interesado en desarrollar al máximo el potencial de su pequeña, aunque su salud estaba declinando.

Mitch se mostró realmente molesto con la versión final de la cinta. “Están tratando de mostrarme en la peor luz posible”, dijo al diario The Guardian. (Cabe mencionar que Mitch Winehouse declinó hablar con Rolling Stone para este artículo).

El padre de Amy Winehouse objetó una escena en la que se le muestra sugiriendo a su hija que no necesitaba rehabilitarse; sin embargo, él se refería a que no necesitaba rehabilitarse en 2005 y que más adelante apoyó la idea cuando la condición de su hija empeoró. Kapadia apoya su retrato. “Estamos contando la historia en presente”, comenta. “En ese momento en el tiempo, eso es lo que ocurrió”.

Las escenas finales de Amy, en las que una debilitada Winehouse no puede cantar en el escenario, son difíciles de presenciar, así como el momento en el que las autoridades de Londres emergen de una casa cargando una bolsa negra con su cadáver. “Parte de la intención del final es preguntarnos: ‘¿Cómo dejamos que esto pasara?’”, concluye Kapadia. “¿Cómo permitimos que esto continuara y nadie se hiciera presente para detenerlo?”.

Mira el tráiler de Amy:

En este articulo:
http://rollingstone.mx/
Sushi Nights

Te puede interesar

Video