febrero 19, 2021

Kali Uchis conquista la música en español con ‘Sin Miedo (del Amor y Otros Demonios) ∞’

En su segundo álbum de estudio, la cantautora colombo-americana explora su identidad con sonidos e inspiraciones de una amplia variedad de géneros.

Karly Marina Loaiza (o Kali Uchis) nació en 1994 en el estado de Virginia y se crió en Pereira, Colombia, regresando a los Estados Unidos en los primeros años del 2000. Viniendo de una familia de inmigrantes trabajadores, Uchis ha sabido plasmar esas dos características en su trabajo, demostrando sus raíces colombianas y su dedicación a la música creando sonidos con mezclas de géneros como bachata, bolero, reggaetón, soul, jazz, pop, funk, y más, durante su relativamente reciente pero fructífera carrera.

En 2015, lanzó Por Vida, un EP que la llevó a su éxito inicial y creó la base para que Uchis debutara en 2018 con Isolation, no sin antes tener un 2017 lleno de colaboraciones, apareciendo en «Worth My While» del disco de Bootsy Collins, World Wide Funk, luego en «Get You», extraído de Freudian de Daniel Ceasar, en «See You Again», de Flower Boy de Tyler, the Creator, en War & Leisure de Miguel, en «El Ratico», con su compatriota Juanes (la cual les otorgó una nominación a la Grabación del Año en los Latin Grammy), y para coronar, contribuyó en dos temas del esperado regreso de Gorillaz, Humanz.

Si bien Kali Uchis pasó el 2017 apareciendo en un par de grandes colaboraciones, la llegada de Isolation posicionó a la cantautora como una gran nueva propuesta, alcanzando el éxito crítico y comercial, reclutando a viejos amigos como Tyler, the Creator y Steve Lacy, y creando nuevos lazos con Jorja Smith —con quien más adelante fue de gira—, BIA, y no dejando atrás su origen, incorporó a otro colombiano: una de las grandes propuestas del reaggetón, Reykon, para un movido tema en español, «Nuestro Planeta».

Habiendo logrado una plataforma sólida con su debut, en noviembre de 2020, Uchis regresó con su segunda producción de larga duración en español titulada Sin Miedo (del Amor y Otros Demonios), tomando un riesgo que pocos habrían asumido en tan poco tiempo, pero la cantante lo hizo con gracia y otorgando la sensación de que lo hizo sin esfuerzo, como cuando algo te es inherente.

Anteriormente, Uchis ha citado a Ella Fitzgerald y a Billie Holliday como algunas de sus grandes inspiraciones, pero al charlar, me dice que «siempre ha tenido respeto» por los artistas que se esfuerzan en hacer música real y se toman su tiempo en crear proyectos con integridad, y cita, también, a Selena Quintanilla, Ivy Queen, Aaliyah, las colombianas Shakira, Claudia de Colombia, Helenita Vargas, y a la cantante cubana de boleros, La Lupe.

En Sin Miedo, la intérprete también toma inspiración de exponentes latinoamericanos de los años setenta. El tema abridor «la luna enamorada», es una versión de «La luna en tu mirada» estrenada en 1974 por el cuarteto de armonía vocal cubano Los Zafiros, con un diálogo al principio que hace oda a «Dos Cosas» del mismo año, del grupo venezolano Los Terrícolas. La canción presenta una poesía que, motivada por la voz de la cantante, transmite a ese 1974. Curiosamente, el estilo de Uchis también recuerda a los últimos años de la década de los noventas y los primeros de los 2000, tomando inspiración de algunas de las mujeres mencionadas anteriormente.

Además, reclutó a grandes nombres del reggaeton para fusionar ritmos frescos con el sello de Kali Uchis, como al productor Tainy —responsable de grandes éxitos como «Callaita» de Bad Bunny—, dos fuerzas motrices veteranas del género, Jowell & Randy, y a una de las más nuevas y grandes propuestas del mismo, Jhay Cortez, tomando inspiración de una exponente y pionera del reggaeton, Ivy Queen, para temas como «te pongo mal(prendelo)».

Por ahora, el álbum ha disfrutado de un gran éxito amasando millones de reproducciones en Spotify con una de las canciones más distintivas del disco, «telepatía», alcanzando rápidamente el lugar Número 12 en la lista de Spotify de Global Viral 50, el Número 7 en United States Viral 50, y el puesto Número 2 en México Viral 50. También se convirtió en el álbum en español de una mujer más escuchado en Apple Music, y continua yendo hacia arriba.

Cuando hablo con Kali Uchis, se encuentra sentada en una silla de peluche beige, acompañada de su conejo Moo moo, vistiendo un pulóver de un azul que recuerda al gris, y presentando mechas gruesas en la cabellera (un estilo de tinte de cabello popularizado en los noventas y la primera década del 2000, y regresado a las tendencias actuales por intérpretes como ella, Bad Gyal, Jennifer López, y más).

¿Cuál fue el propósito de sacar un álbum totalmente en español, siendo ese un reto tan grande, sobre todo en una industria dominada por el hombre blanco?

Bueno, realmente porque yo siempre he tenido canciones en español, pero como sabes nunca un proyecto completamente en español. Ya tenía cositas pero básicamente nadie quería… para el sello parecía extraño o contraproducente porque yo ya tenía un público que en su mayoría habla inglés, pero eso es una gran parte de la persona que soy, como artista y como persona. La primera vez que yo tuve el nombre de Kali Uchis, estaba en Colombia y todos mis primeros videos musicales fueron allá, así que eso es gran parte de la persona que soy y también la historia de Kali Uchis, así que realmente no tenía sentido que excluyera eso, ¿sabes? No sé, no tenía sentido para mi que yo no lo hiciera solo porque la gente pensara que era extraño, pero creo que lo más importante de todo, cuando eres un artista, es que siempre debes hacer lo que quieres, no es tan importante estar pensando en cómo vas a vender algo y el éxito, porque creo que es diferente. Lo que significa el éxito para otros es diferente de lo que yo veo como el éxito, realmente nunca he visto al éxito de la misma forma en que muchos de mis compañeros, y nunca quise las mismas cosas que muchos de mis compañeros, entonces, solo sigo mi corazón cuando tomo decisiones.

Ese es el orgullo que yo tengo, nadie más tiene algo que ver con quién soy además de yo y Dios, y es por eso que pongo mucho orgullo en las cosas que hago e intento asegurarme de que sea autentico. Creo que eso es algo muy importante cuando estás intentando hacer algo que sea cercano a tu corazón y tenga un pedazo de tu alma en el proyecto. 

¿Cómo fue el reto de escribir todo un disco en español?

Cuando niña me crié en Colombia, mis primeros años de educación fueron allá, entonces aprendí a leer y escribir en español antes que inglés, pero el hecho de componer canciones completamente en español es algo muy diferente. Un sueño mío siempre era lograr eso y no sé, siendo este mi segundo disco, entonces para mí era obvio que era lo que yo tenía que hacer. Fue muy divertido. Me divertí mucho aprendiendo más, cómo mezclar… es difícil mezclar los dos [idiomas] y que tenga sentido, era todo un proceso.

¿Cuáles son los elementos en los que más confías para componer?

Creo que es difícil decir ‘bueno, esto es lo que me inspira’ o ‘esta es la cosa que hago’ porque realmente no tengo solo una manera de escribir una canción, uno nunca sabe. A veces las cosas solo llegan a ti y comienzas a escribir.

Como mi música no pertenece a ningún género, yo veo mi música como el arte del cine, entonces cada canción tiene su propio teatro, o algunas cositas que son, supongo, que muy cinemáticas, pero al mismo tiempo ninguna es ficción. Todo viene de mis propias experiencias, entonces creo que, para mí, siempre es importante hablar de cosas por las que realmente estoy pasando, porque entonces hace que mis proyectos sean como una capsula del tiempo de mi vida. Cada proyecto es como un capitulo diferente.

La música latina ha sido encasillada por los medios y la audiencia, pero tú demostraste que puede ser flexible y al mismo tiempo sólida, ¿qué elementos crees que fueron clave para lograr esto?

Desde niña, siempre amé todos los géneros diferentes, y siempre supe que la música y el arte eran lo mío, entonces desde chiquita me gustaba encontrar nuevas bandas y artistas. Siempre tuve una playlist ecléctica y siempre tuve mi iPod lleno de artistas diferentes, o diferentes discos. Para mi, es algo muy natural, y como me crié multicultural, creo que eso también tuvo que ver con mi variedad de inspiraciones. Este proyecto fue algo muy importante para mi que fuera una gran representación de todas las cosas que la música latina puede ser y cuán multidimensional realmente es la música latina, porque no solo es una cosa. Estoy de acuerdo en que el mundo siempre nos quiere colocar en cajitas que son muy pequeñas cuando realmente el hecho de ser latino es algo mucho más diverso que lo que el mundo muestra.

Los estereotipos que existen son tan fuertes, todavía hay mucho trabajo que hacer. Hay que educar a los demás de que no todos los latinos somos son iguales, y que los latinos son gente que ha logrado muchas más cosas a nivel mundial, y que somos de razas y culturas diferentes, que la gente latina está metida en todos los campos importantes del mundo. Siento que, en general, nos tratan de mostrar como un grupo marginal, sin talento, y esa es parte de la razón por la cual estamos en esa cajita, y la gente, de alguna manera, solo apoya a gente en nuestra comunidad que cabe en esos estereotipos, así que es difícil salir de ellos cuando continuamos alimentándonos de ellos con el fin de tener éxito, es como un ciclo.

¿Qué expectativas tenías acerca de la recepción del disco?

Realmente no había ninguna, porque cada vez que hago un proyecto, realmente intento no tener ninguna expectativa en lo absoluto, porque uno nunca sabe. A mi no me gusta hacer muchos planes porque solo dios sabe lo que va a pasar, y eso se volvió muy claro porque yo debía haber lanzado Sin Miedo mucho más pronto de lo que terminamos haciendo, pero es que había tantas cosas pasando en el mundo que era insensible hacerlo, y también estaba enfocándome en otras cosas. No sé, como te digo, solo intento ser lo más genuina con lo que hago como me sea posible y publicar lo que realmente está en mi corazón, sin tener expectativas o planes de lo que saldrá de ello, porque creo que con eso algo se pierde, supongo que así pierdes la diversión. Yo comencé a hacer música porque era divertido, porque me gusta, y expresarme y poner esas cosas afuera en el mundo me da felicidad, no sé, esa es la razón por la cual hago música e intento no engancharme en, como decíamos, los ideales de otra gente y su definición de lo que el éxito es.

Adelantaste en tus redes que habías trabajado con SZA; ¿qué y cuándo podemos esperar de una colaboración?

Lo vamos a sacar muy pronto, fue algo muy divertido porque tuve la oportunidad de ayudarla a escribir su primera canción en español, entonces estará cantando en español en una de las canciones de Sin Miedo, entonces es como… ahh, ya estoy lista para eso. No puedo decir cuándo, pero muy pronto. 

Escucha Sin Miedo (del Amor y Otros Demonios) abajo:

Sushi Roll

Te puede interesar

Video