Ser demandado y vetado por tu banda favorita puede ser una de las peores pesadillas de todo amante de la música. Rick Dunsford, uno de los más grandes seguidores de Guns N’ Roses, adquirió con sus amigos en una subasta el casillero de Tom Zutaut, quien solía trabajar con la banda. Adentro se encontraban varios discos que contenían 97 canciones inéditas del colectivo que datan desde 2000 a 2001. 

Guns N' Roses y Universal Music Group se percataron rápidamente de lo que su antiguo colaborador había vendido y se acercaron a Rick Dunsford para llegar a un acuerdo y comprar nuevamente todo este material.  Más tarde, Dunsford recibió una carta por parte de la disquera donde se le acusaba de haber violado el acuerdo al que habían llegado y publicado las grabaciones en internet. Sorprendido por el mensaje, Rick mencionó en una entrevista que él no era el culpable: “Sé que la persona a la que le compramos el material seguía vendiendo las grabaciones a otras personas y hubo una fuga masiva, me están culpando por esto”.  

Rick Dunsford argumenta que él no es la persona que se ha encargado de divulgar el material e inclusive comenta que en cuanto se percató de la filtración del contenido, él fue de las primeras personas en comunicárselo al equipo de Guns N' Roses, sin embargo, el seguidor de la banda ya fue vetado de todos los conciertos de la famosa agrupación. Aún no se sabe si Axl Rose, Duff Mckagan y Slash procederán legalmente contra Rick.

View this post on Instagram

In line for @gunsnroses

A post shared by Rick Dunsford (@rickdunsford) on