Mayo 13, 2019

'Game of Thrones' de cerca: Arya, aturdida y confundida

Por qué una Arya desconcertada fue lo único que pareció tener sentido en el penúltimo episodio de la serie de HBO.

POR Alan Sepinwall

Muchas cosas pasan en cada episodio de Game of Thrones. Así que cada semana, estaremos profundizando en una escena memorable en particular. Se presentarán muchos spoilers del capítulo de esta semana, "The Bells", a continuación.

 

Hace dos semanas, Arya Stark salvó el mundo sin ayuda alguna. Esta semana, casi se convierte en una de las miles de víctimas inocentes y anónimas del alboroto que Dany y Drogon provocaron desde los cielos sobre King's Landing. 

 

Resumen de Game of Thrones: Por quién doblan las campanas 

 

En "The Long Night", saltó de la nada para eliminar al ejército de Night King con un solo golpe de su daga. Comenzó esta semana con confianza en su capacidad, partiendo con The Hound y esquivando al ejército de Dany para poder borrar a Cersei de su lista y llevar a esta guerra a una conclusión rápida y relativamente sin sangre. En cambio, pasó la mayor parte del tiempo en "The Bells" luchando por simplemente mantenerse en pie y evitando ser aplastada por los escombros, los civiles en estampida o las explosiones de llamas que venían de la Reina Loca y su último hijo sobreviviente.

 

Convertir a Arya en el personaje a partir del cual la audiencia es testigo de las etapas finales del ataque homicida de Dany tuvo sentido en varios niveles. Primero, una vez que su viejo amigo Sandor la convenció de la inutilidad de dedicar su vida a la venganza, Arya fue uno de los pocos personajes significativos en las calles de King's Landing que no era responsable de nada ni de nadie. Mientras Jon Snow estaba ocupado tratando de mantener a sus soldados aplacados, Jaime en medio de un intento condenado por salvar a su hermana/amante, y The Hound alistándose para dar inicio a su (esperada y finalmente poco satisfactoria) batalla en contra de su hermano no-muerto, Arya sólo quería escapar del desastre a como diera lugar. 

 

Así que pudimos seguirla desde el castillo hasta los barrios marginales, desde el callejón ardiente hasta la calle en llamas, a veces en tomas largas inmersivas (o secuencias disfrazadas de tomas largas por escombros que caen convenientemente colocados). En segundo lugar, ella es, como se mencionó anteriormente, la mujer que evitó el apocalipsis por sí sola sólo dos episodios atrás, y se encuentra aquí absolutamente incapaz de hacer algo ante el ataque de Dany. En tercer lugar, ha sido durante mucho tiempo uno de los personajes más queridos del programa, gracias a una combinación de circunstancias, la actuación de Maisie Williams y un arco dramático relativamente claro y consistente (Volveremos a esto en un momento).

 

Poner a este popular personaje casi sobrehumano al lado de todas aquellas personas en King's Landing que estaban destinadas a morir, ayudó a vender la idea de que Dany estaba causando un verdadero horror en el lugar. Y el intento de Arya de escapar de la carnicería presentó algunas de las tomas más asombrosas de lo que puede ser el episodio de televisión más impresionante jamás realizado en cuestión técnica.

 

Fue lo suficientemente impresionante como para ver a Drogon atravesar los muros del castillo desde el interior, o eliminar a la Flota de Hierro en menos tiempo del que le llevaría a Hot Pie comer un producto horneado. Pero seguir a Arya en medio de todo esto, a menudo a punto de morir de forma estúpida y demasiado pronto después de salvaguardar a la humanidad, le dio al espectáculo del director Miguel Sapochnik y compañía el suficiente toque personal para significar algo.

 

 

Y, sin embargo, fue difícil salir de "The Bells" sin sentirse tan adormecido y tan conmocionado como nuestro Hombre Sin Rostro favorito mientras estaba atrapada en el suelo, siendo apenas capaz de moverse o respirar.

 

Simplemente al llevarse a cabo durante el día, "The Bells" tenía varios puntos a favor sobre "The Long Night". Se podía ver todo lo que estaba sucediendo, incluidas las muertes de personajes importantes como Cersei y Jaime. La acción fue clara, el espectáculo aún más claro, incluso cuando las cosas se volvieron más caóticas y simplemente más sucias para las personas que corrían frenéticamente en busca de refugio alrededor de Arya. Este fue el punto máximo de Sapochnik, una gran hazaña para el mejor director del programa cuando se trata de caos en pantalla ancha. Pero esta claridad sólo hizo que fuera más fácil ver cuán confuso se ha vuelto el programa en esta recta final, tanto desde el punto de vista narrativo como de los personajes.

 

La semana pasada, los escorpiones de Qyburn eliminaron fácilmente uno de los dos dragones restantes de Dany. Esta semana, las ballestas gigantes resultaron completamente inútiles contra Dany a pesar de que atacó en un día soleado cuando había docenas de estas cosas cargadas y listas para disparar al primer sonido de aleteo. El buque insignia de Euron Greyjoy fue uno de los primeros barcos en ser quemados en pedazos por Drogon, pero Euron no sólo sobrevivió, sino que resultó relativamente ileso, lo suficiente para llegar a la orilla y tener una pelea inútil con Jaime. (El "Matarreyes" murió no a causa de sus heridas en esta batalla, sino del castillo que cayó sobre él y Cersei, lo que hizo que toda la pelea fuera discutible, excepto para los miembros del equipo de GoT responsables de darle a un comediante como Euron un empujón tan inexplicable). Se hizo un gran alboroto por el hecho de que a Jaime le cerraron las puertas en el último segundo junto con cientos de refugiados, pero luego se escabulle por un callejón que nadie más ha notado y pronto tiene el camino libre a la Fortaleza Roja. Todo el maldito castillo se está desmoronando, pero el pequeño tramo de escalones en el que se lleva a cabo el Clegane Bowl resulta tan resistente como The Moutain. Aparentemente, hay cientos de Dothraki que quedan para ser parte de esta masacre de civiles, a pesar de que "The Long Night" sugirió que casi todos ellos fueron exterminados en los momentos iniciales de la batalla.

 

Cuanto más puedas ver, menos sentido tiene todo. Y eso se extiende particularmente al giro de Daenerys desde Rompedora de Cadenas a Asadora de Familias. 

 

El descenso de Dany a la locura genocida no salió exactamente de la nada. A lo largo de sus viajes a través de Essos, su solución preferida a los problemas fue quemarlos y a todas las personas asociadas con ellos. Es impetuosa, narcisista y uno de los últimos miembros de un linaje con un historial de hacer las cosas exactamente como las hizo en King's Landing. Pero la forma en que se desarrolló esta temporada se sintió descuidada, de la misma forma en que estas últimas temporadas a menudo se han sentido. No se trata sólo de personajes como Euron, Bronn y Jaime que sobreviven a los ataques de fuego de dragón, o que Varys pueda teletrasportarse de continente a continente. Se trata de que Benioff y Weiss han mostrado poco interés en lograr que los personajes, y en particular la Madre de Dragones, lleguen al punto final planificado. Nos han dicho a dónde va esto, pero en realidad no han mostrado los acontecimientos necesarios para llevarla de "errática pero, en última instancia, bien intencionada" a ser alguien que "quema vivos a miles de civiles inocentes sólo porque le da la gana". Una versión donde haya ignorado las campanas y volado con Drogon directamente hacia el balcón de Cersei se habría sentido como una pieza de la historia que nos han presentado hasta este punto. Lo que hizo en cambio requería de al menos la mitad de otra temporada regular de GoT para tener sentido. Pero los creadores necesitaban que su reina se volviera loca cuanto antes, y así lo hizo.

 

Ningún episodio de televisión ha parecido más impresionante que este. Pero la genialidad técnica no fue acompañada por una narración igualmente extraordinaria. Como resultado, los más de 80 minutos pronto comenzaron a sentirse castigadores.

 

Todo lo cual nos lleva de vuelta a Arya en el suelo, siendo testigo de primera mano del daño que está haciendo la reina elegida por su hermano. Anteriormente, Sandor Clegane la había convencido de dejar de lado la venganza y hacer algo más con su vida. Pero ella termina el episodio sucia, sangrienta y maltratada, aunque todavía lo suficientemente despierta como para salir de la ciudad en el portentoso caballo blanco que encuentra después de que la lucha se ha detenido. Parece que tiene un nuevo nombre en su lista, y parece ser el personaje sobreviviente mejor equipado para hacer que el reinado de la nueva monarca de Westeros sea muy corto.

 

Si alguna vez Game of Thrones tuvo un personaje creado para salvar al mundo dos veces en poco tiempo, y entusiasmar a los fanáticos al hacerlo, es Arya Stark. Pero parte de esa emoción proviene del hecho de que su arco ha sido relativamente transparente y progresivo. (Cuando parecía desviarse del guión la temporada pasada debido a las tensiones con Sansa, resultó que se trataba de un plan para que las hermanas pudieran eliminar a Littlefinger juntas). Todavía podían pasar muchas cosas en el final de la serie la próxima semana, pero "The Bells" parecía prepararnos para un enfrentamiento entre la mujer que estuvo en el cielo a lo largo de esta masacre y la que estuvo atrapada debajo. Y será difícil ir en contra de la que estuvo en el suelo. No sólo es que Arya es la figura más empática en este momento, sino que parece que su historia ha sido bien contada, mientras que la de Dany se ha convertido en un apresurado desastre al final.

 

 

Anterior: El menor de dos males

 

 

 

pressreader MAGZTER