Julio 01, 2019

Franco y renovado

Antonio Banderas convirtió su infarto al corazón en el motor de su nueva vida en la que además de ser más feliz, recoge algunos de los premios más importantes del mundo por 'Dolor y gloria', de Pedro Almodóvar.

POR Salvador Franco Reyes

Cortesía Universal Pictures

En lo más alto de las escalinatas del Palacio del cine del Festival de Cannes, donde más tarde recogería el Premio a la Mejor interpretación masculina por su papel en la cinta Dolor y gloria, de Pedro Almodóvar, Antonio Banderas recibió una inusual pregunta: “¿Cuánto te ha costado llegar hasta acá?”, le cuestionó Thierry Frémaux, el mandamás del certamen galo. “40 años”, respondió el madrileño, quien no entendía que el directivo francés se refería al tiempo que tardó en volar de Londres, donde actualmente reside, a Niza para llegar por tierra a Cannes.

 

Una semana antes, en esa misma ciudad de la Riviera Francesa, el español había presentado junto a Pedro Almodóvar, Penélope Cruz, Asier Etxeandía y Leonardo Sbaraglia el drama Dolor y gloria, donde encarna a un célebre cineasta que en su ocaso, justo cuando se está haciendo viejo,  pierde el gusto por la vida.

 

pedroalmo1

Cortesía Universal Pictures

 

Ese personaje (Salvador Mallo) lleno de achaques, con poca inspiración y con una tardía curiosidad por las drogas le mereció al protagonista de La máscara del zorro, Desperado y El gato con botas el premio más importante de una carrera que efectivamente cumple 40 años. Pero más que el galardón, lo que Banderas celebró esa noche fue la vida misma en general y su vida propia en particular, aquella que se resquebrajó cuando sufrió un ataque al corazón el 26 de enero de 2017. “Los meses en los que rodamos esta película han sido, probablemente, los más felices como actor en mi vida y eso no me lo puede quitar nadie”, señaló Antonio al presentar Dolor y gloria a los medios de comunicación, ante quienes intentó disfrazar un llanto que inevitablemente se escapó por sus ojos.

 

 

“Después de haber sufrido un evento cardiaco hace dos años y medio, probablemente mi adicción ha sido reencontrarme a mí mismo. Esta película me ha ayudado mucho. Pedro me lo dijo en alguno de los ensayos: ‘Hay algo nuevo en ti, desde que tuviste ese ataque al corazón que no quiero que reprimas, sino que lo enseñes en el personaje. Al Banderas franco y nuevo’”, relató el actor.

 

pressreader MAGZTER