Agosto 06, 2019

La nostalgia que regresa cada octubre

Fermín Sánchez, integrante de The Guadaloops, nos habla sobre su primer EP como solista.

POR Esteban H. Tamés

The Guadaloops fue en su momento uno de los proyectos más innovadores que surgieron dentro de la música independiente en nuestro país. A través de De locos y monstruos y Almanueva, la dupla conformada por Tino el Pingüino y Fermín Sanchez logró un balance perfecto entre lo rítmico y lo melódico, dejando siempre a su audiencia con ganas de más. Ahora, siendo uno de los primeros proyectos de La Bestia Sello, Fermín lanzó este año su primer material como solista, Sé que hay cosas más tristes, un EP que en 20 minutos logra llevarnos por un camino íntimo de experiencias inmensamente personales.

 

Tras lanzar el sencillo “Paseo nocturno”, Fermín presentó su nueva etapa como compositor y músico. A pesar de no haberse deslindado de The Guadaloops, este primer EP permite ver a un Fermín mucho más libre y experimental. Los dos pilares del EP son el ritmo y la melodía, mismos que le dan el distintivo sonoro al mexicano y que convierten a Sé que hay cosas más tristes en uno de los mejores EPs en lo que va del año.


Platicamos con Fermín posterior a la presentación de su disco en La Bestia.

 


Grabaste el disco en La Bestia hace un año. Cuéntame cómo surgió la idea del EP y cómo fue el proceso de grabación.

Lo programé todo en la casa primero. Después de un tiempo ya tenía todos los demos terminados; esa es la ventaja de trabajar solo, ahí mismo yo pensaba cómo tenían que ir los arreglos. Ya después de eso, vinimos acá a La Bestia a grabar los bajos, las guitarras, algunas baterías y las voces. Después tuve unos compromisos con The Guadaloops para el disco La viuda y eso me hizo ponerle pausa, pero poco después lo retomamos y sólo fue cuestión de ordenar todo lo que ya teníamos pensado.

 

¿Qué querías plasmar en el EP que no habías podido hacer con The Guadaloops?

Las referencias que uso y el tipo de lenguaje son un poco diferentes. También decidí que el EP tocara temas melancólicos, oscuros y, en general, cosas personales de las que tenía que hablar.

 

 

Fuera de lo oscuro, es un disco que habla de lo cotidiano. ¿En qué tipo de situaciones te inspiraste?

Cosas que me pasaron a mí y que se sublimaron al escribir y exagerar las cosas. Cosas personales, anécdotas exageradas.

 

Es un EP que parece estar muy enfocado en la melodía de voz, ¿era uno de tus objetivos?

En el disco hay dos cosas que están al mismo nivel: la melodía y el ritmo. Tengo una fascinación por los ritmos latinos y lo quebrado, eso yo no puedo hacerlo en mi otro proyecto. No me dejan estar tan latino ni meter un tumbado o un 6/8.

 

Y parece ser que el blues también es una influencia muy grande en tu música.

Sí, pues es que si tocas guitarra, tocas blues. La guitarra es un instrumento que se construyó para tocar blues así que claro que me gusta el blues.

 

 

¿Entonces tu composición empieza con la guitarra?

Sí, algunas otras cosas también las empiezo por el ritmo. “Paseo nocturno” la empecé con la batería, jugando con unos cascabeles y retrasándolos cada vez más para que tuviera una onda cubana. Me gusta un chingo explorar las métricas raras.

 

¿Cuál es tu perspectiva en cuanto al debate de lo análogo versus lo digital?

Al que se haga esos debates le pregunto: "¿Qué es mejor, dulce o salado?" Si hay una sustitución de una por otra es por espacio y esa siempre fue la meta. La meta de lo digital era el ahorro de espacio, de memoria, de método mecánico. Ahora está de moda lo nostálgico y resulta que todo es artesanal, por no decir "a la antigüita".

Si te encuentras una escultura vieja y la intervienes con fotografía, tiene mucho más sentido. Son esos dos mundos que solamente representan un periodo de tiempo y que al combinarlos se pueden lograr cosas chidas. Es cuestión de traer lo viejo al presente y sumarle.

 

¿Pensaste en tus presentaciones en vivo a la hora de componer el disco?

Sí me pregunté eso y sabía que era importante que yo pudiera tocar el disco solo. Pero no creo que sea fácil porque el EP tiene alientos y cuerdas y entonces a huevo tiene que ir sampleado porque estamos en México y soy independiente. El formato de dos personas, por ejemplo, me gusta porque a pesar de que suena reducido es una conexión mucho más íntima.

 

Sin duda, tanto el proyecto de Fermín como solista y la iniciativa de La Bestia Sello dan esperanza de que la música en nuestro país seguirá evolucionando y creciendo con nuevas propuestas muy interesantes. El primer material del artista mexicano es una fuerte muestra de su versatilidad como compositor y de su amor por la música.

 

Escucha Sé que hay cosas más tristes en Apple Music y Spotify:

 

 

 

 

pressreader MAGZTER