septiembre 15, 2020

Everybody Loves an Outlaw, las mentes detrás del fenómeno «I See Red»

Bonnie y Taylor Sims nos platican sobre sus logros, su música y su vida de pareja.

Everybody Loves an Outlaw, el dueto de Texas conformado por la pareja Bonnie y Taylor Sims, ha logrado obtener atención mundial después de que dos de sus canciones, «I See Red» y «Give Em Hell», formaran parte de la banda sonora del éxito de Netflix 365 Días.

Figuraron en la lista de 25 artistas con más rápido crecimiento gracias a sus excelentes posiciones en las listas de Spotify, Apple Music, iTunes y Shazam. Platicamos con Bonnie y Taylor sobre sus inicios, el mensaje que quieren transmitir, «I see Red» y cómo es hacer música juntos con 13 años de casados. Lee nuestra plática a continuación:

¿Cómo se han sentido con todos estos logros?

Bonnie: Se siente increíble, normalmente tocamos música en vivo, así que empezamos el 2020 cancelando todas nuestras presentaciones, después Columbia Records nos habla por teléfono, vemos las listas en Spotify, nos enteramos del posicionamiento, y desde ahí despegamos como un cohete, entonces ha sido genial, un gran cambio. 

¿De dónde salió el nombre de «Everybody Loves an Outlaw”?

Bonnie: Siempre he sido una rompe reglas, entonces Taylor siempre me ha llamado su pequeña ‘outlaw‘ (rebelde), y cuando empezamos a trabajar con nuestro productor Robbie Nevil, empezamos a decir «todo el mundo ama a un rebelde» (everybody loves an outlaw), alguien indisciplinado que haga las cosas menos aburridas, así que desde ahí decidimos quedarnos con el nombre, se sintió bastante natural y que iba acorde con lo que queríamos representar así que fue divertido convertir un apodo en nuestra marca.

Taylor: Cuando empezamos este proyecto hace dos o tres años, realmente solo estábamos haciendo música para posicionarnos, simplemente dijimos «Vamos a utilizar eso», nos hacía reír a todos y pues en efecto, ella siempre ha sido así, una pequeña rebelde (outlaw).

Siendo una pareja ¿cómo ha sido trabajar juntos como una banda?

Taylor: Ha sido genial, hemos estado casados por 13 años y haciendo música juntos por 15 años y es increíble, ni siquiera puedo expresar al máximo lo genial que es hacer música con la persona que amo; nos conocimos en la escuela de música y hubo una conexión inmediata por medio de la música y con el paso del tiempo me dije a mi mismo: “Necesito mantener a esta chica a mi lado”, le pedí que se casara conmigo y ha sido maravilloso. Hemos encontrado un buen balance entre el trabajo, la vida y el amor, no puedo imaginarme haciendo esto con nadie más.

 Individualmente, ¿qué los llevó al mundo de la música?

Bonnie: Yo crecí con un padre músico de Texas, entonces desde muy temprana edad empecé a cantar, luego alrededor de los 11 años aprendí a tocar la guitarra yo sola y solía ir a un asilo porque querían que cantara para ellos. Desde siempre me ha encantado cantar para la gente, llevarle música a las personas y hacerlas sentir algo, entonces realmente lo he llevado en la sangre desde siempre.

Taylor: Mi historia es mucho menos entrañable, yo empecé a tocar la guitarra hasta los 16 años y fue porque entre a una tienda y vi una guitarra en la pared y me pregunté qué había estado haciendo con mi vida, por eso decidí aprender a tocar, luego pasé a escribir canciones, elegí siempre seguir la música y eso me llevó a Bonnie. Desde que levanté la guitarra por primera vez, creo que no la he soltado.

¿Cuál es el mensaje que buscan dejarle a la gente con su música?

Bonnie: Lo que realmente amamos es darle a la gente una historia, poder conectar con sus emociones, hacer que sientan lo que estamos cantando y que quieran cantarlo con nosotros. Usar nuestra expresividad para hacer sentir a otras personas que ellos también pueden ser expresivos y pueden cantarlo.

¿Cuál es la historia detrás de “I See Red”?

Bonnie: Acabábamos de empezar a hacer música con Robbie, un día después de una muy productiva sesión creativa, Robbie se fue a su casa y escribió la canción, al día siguiente llegó con nosotros y nos la cantó, la adaptó a nosotros, a nuestro ritmo, a nuestra marca y fue como “Si, definitivamente podemos tomar esta canción y hacer que cobre vida”.

Taylor: Es una canción que te golpea con esta sensación poderosa de venganza, desamor y drama, logró pegarle a todas esas emociones que todos llegamos a sentir fuertemente de vez en cuando, especialmente cuando te encuentras en un momento de enamorarte y desenamorarte, definitivamente dijo algo para nosotros.

¿Cómo fue para ustedes escuchar su canción en la película?

Bonnie: Fue definitivamente un honor, nunca esperábamos esto, cuando pusimos Netflix y vimos en particular esa escena que es tan monumental entre los dos protagonistas, fue enloquecedor, realmente solo pensaba “Esa es mi voz”. Estaba un poco escandalizada por lo que estaba viendo pero fue tan sexy y tan cool, nunca me lo hubiera imaginado. Y tampoco nos esperábamos que tocaran la canción completa, sin ningún diálogo por encima, creo que por eso destacó muchísimo, la dejaron de principio a fin, lo cual es algo bastante único y genial.

Taylor: Fue irreal, porque Robbie, solo nos mandó un e-mail diciéndonos “Chequen esto, pusieron la canción en una película” y creíamos que era una película simple, porque ya había sido utilizada para otras cosas, como un episodio de The Vampire Diaries, así que no estábamos esperando mucho. En términos de la película, ciertamente no imaginamos que se volvería viral. 

Su sonido es muy diferente, con la mezcla de rock, country, blues y soul, ¿cómo fue el proceso para descubrirlo?

Taylor: Ambos fuimos criados con tradiciones musicales de raíces bastante americanas, entonces crecimos con mucho blues, country, blue grass, y folk, y nuestro productor es muy rockero, entonces cuando empezamos a colaborar y a combinar nuestras influencias musicales con las de Robbie encontramos este híbrido rudo y oscuro de country y rock, con sonidos pesados de guitarra, y con la voz potente de Bonnie, fue bastante orgánico.

Bonnie: Exacto, cada quien trajo a la mesa sus elementos, y los mezclamos, cuando escuchamos el resultado pensamos “Esto no suena a nadie mas”, que en el mundo comercial es algo aterrador pero también algo bueno, porque yo quiero ser única, desde siempre he querido cantar con mi propia voz.

¿Han pensado probar otros géneros musicales en el futuro?

Bonnie: Totalmente, en este momento hemos estado escribiendo como locos, grabando muchas cosas nuevas y probando las aguas. Pensando “estamos aquí pero ahora ¿a dónde vamos, a dónde más podemos llevar este sonido?”, al final nuestro objetivo es experimentar con las emociones grandes, y explorando esas emociones poder intentar diferentes sonidos musicales para crear algo totalmente nuevo.

Taylor: Así es, estamos muy emocionados con las nuevas cosas que hemos estado escribiendo y hemos estado utilizando esas bases con las que construimos «I See Red», ese country oscuro pero también agregando diferentes elementos de pop y hip hop, realmente explorando qué es esto y qué podría llegar a ser. Estamos extasiados de la emoción por lo que está por venir y no podemos esperar a que el mundo lo tenga. 

¿Cómo ha impactado la situación mundial actual con su proceso creativo?

Bonnie: Obviamente tenemos mucho más tiempo. En ese sentido, ha sido grandioso porque todos los días empezamos pensando “¿qué vamos a hacer hoy?”, a diferencia de tener que estar con otros compromisos, entonces eso nos ha abierto una puerta para podernos enfocarnos y dedicarnos en cuerpo y alma a esto.

Taylor: Normalmente participamos en la parte creativa de proyectos de otros artistas, además de estar en giras y presentaciones, entonces la situación definitivamente nos ha dado más tiempo para enfocarnos en nosotros y en nuestro proyecto de Everybody Loves an Outlaw, y obviamente también nos ha permitido ser más creativos, pasar más tiempo fuera, reconectar con cosas que solíamos hacer antes de estar tan ocupados todo el tiempo.

¿Podemos esperar nuevas cosas pronto?

Taylor: Por supuesto, estamos casi listos, con siete canciones nuevas que ya están en los últimos arreglos de producción, no puedo decir exactamente cuándo será, solo que será pronto. 

¿Quiénes son sus inspiraciones musicales?

Taylor: Tengo demasiadas, mis gustos son bastante eclécticos, siendo un guitarrista, muchas de mis inspiraciones vienen de otros guitarristas, J.J Cale, Mark Knopfler, Chet Akins, y ese tipo de músicos, sin embargo ambos tomamos inspiración de los clásicos americanos, Bonnie es una gran fan de Janis Joplin, nos inspiramos en las clásicas y poderosas voces femeninas. Siempre está cambiando lo que escuchamos y de quienes tomamos inspiración, recientemente escuchamos mucho a Nina Simone, es fantástica y aunque es un estilo diferente, nos inspiramos mucho con ella, su banda y sus canciones.

Bonnie: Soy amante de las voces poderosas y expresivas, entonces si, personas como Janis Joplin, Tina Turner, a quien he escuchado por años, sus obras anteriores y las nuevas, pero más que nada admiro a la gente que se reacciona como si estuviera poseída en el escenario, como que se transportan a otro lugar mientras cantan y me pueden llevar con ellos, amo a ese tipo de cantantes, como Brandi Carlile, Jennifer Hudson, cantantes contemporáneas que logran transmitir con su voz y hacen que se me erice la piel.

¿Cuál es la siguiente meta a cumplir?

Taylor: Bueno lo principal es terminar el álbum, sacarlo y poder utilizar esta atención que nos brindó la película para exponer nuestra música al resto del mundo.

Bonnie: Ahorita nos encontramos muy activos en redes sociales, haciendo covers e interactuando con la gente en TikTok, los fans nos han estado haciendo peticiones de canciones entonces eso es lo que hemos estado haciendo. Y seguimos soñando en grande entonces en el futuro está poder llegar a los Grammys, presentarnos en Coachella, irnos de gira por todo el mundo cuando toda la pandemia se termine, poder visitar México, definitivamente, no podemos esperar.

Escucha «I See Red» aquí:

En este articulo:
http://rollingstone.mx/
Sushi Roll

Te puede interesar

Video