Eric Clapton ofreció un concierto muy especial junto a grandes músicos como Tom Jones, Van Morrison, Mick Hucknall, Nick Mason, Bonnie Tyler, Cat Stevens, Mike Rutherford y Paul Carrack.

Gary Brooker, tecladista y líder de Procol Harum, fue el director musical de este evento que se llevó a cabo en la Arena 02 de Londres. La banda estuvo conformada por Paul ‘Wix’ Wickens en los teclados, Andy Fairweather Low and Robbie McIntosh en la guitarra, Dave Bronze en el bajo y Graham Broad and Ian Paice en batería y percusión.

Este concierto se llevó a cabo para recaudar fondos a favor de la fundación Royal Marsden, que pretende abrir un nuevo centro de investigación y tratamiento contra el cáncer en el sur de Londres. 

"Esta es una gran causa y estoy honrado de ser parte de los esfuerzos en la recaudación de dinero para The Royal Marsden. Tampoco podía decir que no a la oportunidad de trabajar con los otros artistas y compañeros de banda de esta edición", comentó Eric Clapton acerca de su participación en el evento.

Clapton interpretó los temas "Key To The Highway" (de Charles Segar), "Crossroads" (de Robert Johnson) y "Stormy Monday" (de T-Bone Walker). El último no había sido parte del setlist de Clapton desde hace más de diez años. Su última interpretación de esta canción fue en 2009 junto a The Allman Brothers Band. El guitarrista también se unió a Van Morrison para tocar "Three Chords and the Truth".

 

 

Otro momento importante durante el show fue el reencuentro entre Mike Rutherford y Paul Carrack, fundadores de Mike and the Mechanics en 1985. Carrack dejó la banda en 2011 y esta continuó con el vocalista Tim Howar hasta el día de hoy. La presentación que ambos músicos brindaron marca su primer show juntos en casi diez años. Después de su presentación, Rutherford se reunió con Phil Collins y Tony Banks para anunciar el regreso de la banda pionera del rock progresivo Genesis.

 

 

Esta también fue la primer vez que Nick Mason estuvo en el escenario desde hace casi tres años. Su show más reciente fue en Alemania en 2017, por lo que ver tocar al exintegrante de Pink Floyd el clásico tema "Comfortably Numb", convirtió al show en una noche que quedará para la historia.