Suscríbete  
Febrero 08, 2019

Ecos que permanecen

Adam Bravin, integrante de She Wants Revenge y cofundador de Cloak & Dagger, nos habla sobre su banda, proyectos y la extensión de este festival por primera vez en México.

POR Claudia Meza

swr1

Se escucha un acelerado latido, seguido del sonido de cuerdas al compás de los graves de un bajo en progresión que te hipnotizan como si subieras peldaños de una escalera con dirección a un destino incierto. Atrapado y con un interés inquietante esperas hasta el minuto y medio de introducción para escuchar una dominante voz que dice casi susurrando: "Sick of trying to find a way inside, sick and tired of all the after", la curiosidad te obliga escuchar cada vez más y más. Son las primeras notas de "Red Flags and Long Nights" con las que She Wants Revenge —banda californiana— presenta su álbum debut homónimo lanzado a mediados de la década de los 2000 con el que cautivó a miles de fanáticos a nivel mundial. “Precisamente mi canción favorita de la banda es ‘Red Flags and Long Nights’, porque recuerdo claramente el momento cuando la estábamos componiendo, no sabíamos ni si quiera en lo que estábamos, ni teníamos un nombre aún; sólo estábamos divirtiéndonos haciendo música y cuando fuimos a grabarla al estudio no paraba de decirme a mí mismo: 'Parece que tenemos algo muy especial'. Cada vez que la escucho o la toco recuerdo que lo que creamos fue algo muy especial", rememora Adam Bravin en una charla en exclusiva, que junto con Justin Warfield forma el dúo que nos visitará el 23 de febrero en la primera edición del festival Cloak & Dagger en nuestro país. Cloak & Dagger, el club privado fundado por Adam Bravin y Michael Patterson, surgió de su deseo por crear una comunidad alternativa de personas unidas por la misma estética e interés en términos de música, moda, arte y cultura en Los Ángeles. “Había muchos tipos de goth clubs, pero no había nada parecido que reuniera todo lo que buscábamos, entonces decidimos empezar con nuestro propio club”. Como club privado tiene varios códigos, como vestir de negro para tener acceso y no se permite tomar fotos ni video una vez dentro. “Somos muy protectores con las personas, su seguridad y espacio personal, en ese sentido tenemos muchas reglas, eso ha creado una genial comunidad con personas increíbles que se reúnen una vez a la semana”, asegura Bravin. Después de casi dos años de realizar esas fiestas, en el 2017 decidieron extender este concepto a un festival en Los Ángeles y gracias a la excepcional respuesta de la gente, se organizó uno más al año siguiente.  “México reúne todos los atributos en los que nuestro club está interesado, además de que los shows que hemos dado con She Wants Revenge han sido realmente increíbles, así que después de haber hecho una fiesta en la Ciudad de México el año pasado y platicarlo con mi socio, pensamos que sería un lugar perfecto para el primer festival Cloak & Dagger fuera de Los Ángeles. Así es como sucedió y estamos muy emocionados”, comenta Adam sobre esta primera edición del festival en México. Fue en el 2006, durante la gira Touring The Angel de la agrupación inglesa Depeche Mode, que la banda se presentó por primera vez en México, show que Adam recuerda como uno de los mejores: “Creo que en ese punto de nuestra carrera fue uno de los mejores shows, el público estaba muy entusiasmado por ver a Depeche Mode, pero también se apasionó y se entregó mucho con nosotros que éramos teloneros. Pude ver que existía una conexión con nosotros y México, por su emotividad y su entrega a través de la música. Nuestro sonido no es solamente dark wave o música gótica, o como le quieran llamar, nuestra música también es una cultura emocional, apasionada y llena de sentimientos que conectan con el público”. Bravin, se describe a sí mismo como un “imperfeccionista”: “No creo que exista algo llamado perfección. Antes solía creer que sí y gasté mucho tiempo tratando de encontrar a la chica perfecta, crear la canción perfecta, o tomar la fotografía perfecta. Era una lucha constante y desgastante en mi vida hasta que llegué a un punto donde me di cuenta que eso no existe. Es decir, la perfección de las cosas proviene de aceptar todas las imperfecciones y defectos que tiene la naturaleza de todas las cosas”, confiesa el también fotógrafo.  Después de una pausa indefinida de la banda, les insistieron reunirse para dar una serie de conciertos conmemorando el décimo aniversario de su álbum debut y desde entonces no han parado. “Decidimos dejar de hacer música un tiempo porque teníamos inquietudes creativas de manera personal, en ese tiempo hice un álbum solista, Justin también estuvo en un par de proyectos solistas, él además comenzó una familia y las prioridades comenzaron a ser distintas”, afirma. A partir de la excelente respuesta que tuvieron los fans por su regreso a los escenarios, han decidido continuar con los shows y también han vuelto al estudio. El tema "Big Love" es su más reciente sencillo lanzado a finales del año pasado, aunque no están seguros sobre el futuro a corto plazo como banda: “Sí hemos estado haciendo nueva música, pero estamos en medio de tomar la resolución de lanzar sencillos, un EP o un álbum. Muy pronto haremos un anuncio sobre lo que hayamos decidido”.  El próximo 23 de febrero en el Frontón México, She Wants Revenge lidera el festival Cloak & Dagger al lado de bandas como The Faint, The Soft Moon y Lust for Youth, entre otros. Seremos testigos una vez más, del por qué la música de este dúo californiano no tiene permitido desaparecer. 

pressreader MAGZTER