Para la portada de su álbum debut, Cheap Queen, Mikaela Straus abrazó una “personalidad de drag”, con maquillaje hiperestilizado. “[Es] esta versión feminizada de mí misma”, dice la joven de 21 años, que actúa bajo el nombre de King Princess. “Y eso me encanta, porque es algo que me aterrorizaba hasta, tal vez, el año antepasado”. Inventar esa personalidad fue una forma para que Straus lograra una ruptura; ella canta sobre esa relación en Cheap Queen que combina una producción escasa, con inflexio- nes de R&B, letras agudas y de corazón abierto.

El LP es la culminación de casi dos años de anticipación que comenzó con “1950” de 2018, una canción que fue a la vez una parodia de la nostalgia del pop y una genuina súplica de salvación romántica (“I hate it when dudes try to chase me/ But I love it when you try to save me”). Straus ha estado en el negocio de la música toda su vida; creció en Brooklyn cerca del estudio de su padre, Mission Sound, donde han grabado Arctic Monkeys y Animal Collective. Mark Ronson firmó a Straus con su nuevo sello, Zelig, en 2018 y la reclutó para cantar “Pieces of Us” en su álbum Late Night Feelings. “Realmente es para los gays”, dice Straus, quien se identifica como queer y lesbiana. “Es para todos, pero siento especialmente que para los gays será como: ‘¡Maldita sea, las emociones están ahí y eso me encanta!’”.