Odisseo es parte de la escena nacional desde hace casi diez años, en los cuales ha crecido exponencialmente y se ha vuelto un estandarte de esta nueva generación de músicos mexicanos que, como ellos mismos expresan, se caracteriza por una autonomía e independencia, con la que buscan llevar su arte sin censura ni cadenas.

Recientemente, Odisseo tuvo que cambiar su formación integrando a Juan Pablo López como su cantante principal, lo que hizo que la banda nacida en el corazón de Ecatepec tuviera que replantear su proceso creativo para que la nueva pieza encajara en el tablero, y para su suerte, esta no sólo encajó a la perfección, sino que llevó a explotar aún más su potencial artístico. "Nos hicimos una banda nueva pero con una trayectoria sólida. De repente la composición ya no caía en Daniel o en mí, ya llegaba Juan con pistas nuevas. Llegó a nutrir mucho el proceso creativo no sólo en lo musical sino en toda la idea de la banda", dice Rodolfo Guerrero, encargado de los sintetizadores en Odisseo respecto a la inducción de Juan en la banda. 

 

 

Por supuesto, no todo fue tan sencillo,  Juan revela que le costó adaptarse a ser parte de una banda profesional. Entre los ensayos, la promoción, y las giras, el nuevo elemento de Odisseo se enfermaba constantemente, pero poco a poco logró ganarse su lugar dentro de la banda y hoy en día es parte vital de ella. "Cuando empezamos a hacer shows había muchas responsabilidades, menos tiempo personal, era hacer entrevistas, grabar, salir del país, regresar y entonces ahí me di cuenta que ese el trabajo que quería tener", asegura Juan. "No estaba acostumbrado a ese ritmo de trabajo y ese fue el cambio pero estuvo cool, era lo que yo estaba buscando y que sí era como lo imaginaba".

Ya bien establecidos con esta nueva formación, la banda comenzó su proyecto más ambicioso hasta el momento: una gira por toda Latinoamérica culminando con un emotivo concierto en el Teatro Metropólitan de la Ciudad de México. A grandes rasgos, la gira fue todo un éxito, sin embargo, también les enseñó dónde "poner las fichas" y sopesar la presencia de Odisseo en otros países. "Nos fue muy bien en países como Colombia, Perú y Chile y quizás tenemos que enfocarnos más en eso, hasta dónde está el nivel de la banda, lo cual es un buen golpe de realidad", menciona Rodolfo. "Creo que de México a Centroamérica y comenzando Sudamérica es un perfil muy similar y Chile y Argentina son dos mundos diferentes. Son escenas que tienen una identidad muy propia que incluso se sienten externos a lo que pasa en el continente, y eso también está cool, creo que por eso exportan tanta música".  

 

 

Con una nueva perspectiva acerca de la industria musical latinoamericana tras su largo viaje, los chicos de Odisseo comparten su opinión acerca de lo que México debería aprender de sus hermanos del sur. "La comunidad de músicos en Chile o Argentina es un poco más fuerte, hay más apoyo entre ellos y están exigiendo al gobierno un apoyo. Acá ni se te ocurra, hazle como puedas. Existe esa fraternidad que aquí de repente es competencia. Puede ser una competencia sana pero no metes las manos al fuego por otra banda por más que te guste. Si te duermes te comen el mandado, y allá si existe esa solidaridad de que todas las bandas tienen que crecer a la par. México es tan grande que podría funcionar como un continente, ir de la CDMX a Monterrey es como ir a otro país allá, por lo que dominar México o controlar México ya es una misión gigante". 

Paralelo a su gira, Odisseo se embarcó en una nueva misión: regresar al estudio y crear un álbum que reflejara esta etapa tan fructífera que hasta al día de hoy la banda goza, y para lograr esto, decidieron darle un giro de 180 grados a su proceso creativo. "En Odisseo siempre hay una creatividad que está funcionando, el proceso para estas canciones fue muy particular ya que en vez de encerrarnos en un estudio grande por un tiempo de una o dos semanas, decidimos hacer un partnership con un amigo que tiene su estudio, conseguir cosas cool para grabar y estar yendo cuando queríamos ir", comenta Rodolfo. 

La banda también afirma que las grabaciones funcionaban como un "tiempo de esparcimiento" entre las presiones de la gira, por lo que la producción del disco se ha convertido en una experiencia muy orgánica. El álbum aún no está terminado, sin embargo, la banda decidió comenzar a lanzar cada canción que compondrá al disco poco a poco con la intención de que el público saboree mejor esta producción. "Queremos jugar más con ese factor sorpresa, teniendo cautiva a la gente cada tres, cuatro meses soltando canciones y a la par viviendo el proceso creativo un poco más".

Y hace unas semanas, Odisseo lanzó "Gustándonos", primer tema de este álbum que habla sobre lo inverosímil que puede llegar a ser estar con esa persona que parecía inalcanzable, pero también juega con la idea de la infidelidad y las relaciones que se dan a escondidas, como lo explica Juan, quien le dio vida a este tema. "Es una canción vieja que se fue nutriendo de varias experiencias, comenzó a partir de una relación en la que no te imaginabas estar con esa persona especial pero también está cool hacer la referencia o que se deje en claro que puede ser poner el cuerno o andar con alguien que no debes porque al final de cuenta son emociones muy fuertes que le pasa a mucha gente en el día a día que nada más lo niegan. Igualmente, es una de las razones por la que la gente se está identificando tanto con esta canción porque nos ha pasado a todos". 

Rodolfo encuentra un mensaje más conmovedor dentro de esta canción. "Tiene una temática muy dulce que habla de ese momento en el que no importa otra cosa mas que estar con esa persona, sea tu novia o sea tu amante.Ese momento donde todo está en paz es de lo que siento que habla la rola. 'somos dos gustándonos', la situación está aparte, hay muchas cosas a su alrededor pero en ese momento son sólo dos personas". 

El video por su parte estuvo a cargo de las chicas de Black Buffalo Films, quienes ya habían participado con la banda en anteriores proyectos logrando plasmar a la perfección la estética de Odisseo. "Ya habían trabajado tres sencillos con nosotros y nos gustó mucho su estética, nos entendieron muy bien esta parte de que se viera ambientado en los ochenta pero que no se viera viejo que es lo que siempre ha buscado Odisseo, el 'retrofuturismo'. Esta idea de que al final resultara de la infidelidad es lo que da el giro y es lo que resulta interesante porque parecen dos personas que se acaban de conocer y hacen un click, pero resulta que la chica tenía novio, y ese giro nos gustó mucho porque hay ciertas cosas que deben tener veneno para que tengan sabor". 

 

 

Tras un año tan prolífico para Odisseo, la banda ya está poniendo la mira en sus próximos proyectos, con los que buscarán superar lo hecho en estos últimos años. En unos meses, la banda lanzará un nuevo sencillo y comenzará una nueva gira. En 2021 Odisseo cumplirá diez años de existencia y aseguran seguir barajeando las mejores opciones sin alejar los pies de la tierra.