Aunque Danny DeVito interpretó al Pingüino en Batman Returns (1992), bajo la dirección de Tim Burton, el actor tiene a sus propios héroes: “En el aspecto político, soy humanitario y me gusta Bernie Sanders por su discurso. Amo a Cornel West y Noam Chomsky. Hay personas que intentan descubrir cómo podemos salvar a nuestro planeta moribundo, hacer espacio para todos y cuidar de todos. Me muestran el camino”.

 

¿Qué consejo le darías al joven Danny DeVito de 20 años?

Imagina que eres una pelota que va río abajo. De vez en cuando, te quedas atascado detrás de una roca y tienes que esperar hasta que ese río fluya un poco más fuerte, o menos y alejarte de esa roca. No te preocupes cuando encuentres una pequeña roca o un golpe en el camino. Continúa con tu propósito, hacia tu meta y todo va a estar bien.

¿De qué película estás más orgulloso y por qué?

Matilda. Todos los niños del mundo se acercan a mí y me saludan porque soy el padre de Matilde, y eso me hace sentir bien, hace que mis hijos se sientan bien. Y los niños se lo pasan a sus hermanos y hermanas menores. Significa mucho para ellos entender que no están solos, la gente se preocupa por ellos. Es una película muy positiva a pesar de que Rhea [Perlman] y yo interpretamos a estos padres indiferentes.

Cuando interpretaste al Pingüino en Batman Returns, se postuló para un puesto político. ¿Ves algún paralelismo entre su ascenso al poder y el de Donald Trump?

Oswald Cobblepot es más apasionado, tiene una búsqueda mucho más grande y tiene mucha más motivación que “Mr. Chico Millonario”. Oswald es incomprendido; es un pájaro que no puede volar. Su padre [de Trump] le dio $400 millones de dólares. Ese chico nació con una cuchara de plata en el culo.

¿Crees que el Pingüino habría sido un presidente mejor que Trump?

Oswald sería mucho mejor. Probablemente se comería a sus hijos, pero sería mucho mejor.

Has interpretado a Frank Reynolds en It’s Always Sunny in Philadelphia durante muchos años, un papel poco glamoroso. ¿Hay momentos en los que piensas: “Soy demasiado viejo para esto”?

No, no, no. Nunca pienso eso. Honestamente, no creo que sea demasiado viejo para esto. Siento que ser actor es como si tuvieras la oportunidad de ser un niño. No mucha gente sigue jugando cuando llega a los 70 años, y yo sigo jugando. Así que lo veo como una verdadera ventaja.