octubre 20, 2020

El gran rock & roll de Tom Petty

Dentro de 'Hypnotic Eye', el estridente regreso de los Heartbreakers.

EXTRAÍDO DE RS132, MAYO 2014

“¿Sabes de alguna otra banda que pueda hacer esto?”, un sonriente Tom Petty pregunta mientras se escucha un tenso fuego cruzado de guitarras rápidas, un arpa blues y un piano como de rayo. “Yo no”, se responde a sí mismo con orgullo.

Petty se encuentra en el cuarto de control de su estudio casero en Malibú escuchando los 11 tracks de Hypnotic Eye, es el primer álbum de estudio en cuatro años que el cantante y guitarrista hace con su banda de mucho tiempo, The Heartbreakers. También es el decisivo regreso de Petty al clasicismo conciso del rock de los años sesenta y el empuje de sus primeros grandes álbumes de la era new wave, Tom Petty and the Heartbreakers de 1976 y You’re Gonna Get It de 1978. 

El eco sale de las bocinas, sobre todo en disparos de tres minutos: los poderosos agudos y las guitarras cortadas de “American Dream Plan B” y “Faultlines”, las líneas del órgano corriendo a través del vudú psicodélico de “Red River”, la carga de “Burn Out Town” y el gruñido final del álbum, “Shadow People”. Por encima de todo, hay un tono mordaz y una impaciencia hirviente en el  aún juvenil arrastre de las palabras (típico de Florida) de Petty.

“Eso fue lo que dijo Mike: ‘Cantas como lo hiciste en los primeros dos discos’”, dice Petty, refiriéndose al guitarrista de The Heartbreakers, Mike Campbell. “Quizás este álbum suene así. Pero es la misma banda 30 años después”.

Esta es la primera vez que Petty toca Hypnotic Eye para alguien ajeno a la banda o a sus managers. Campbell, el tecladista Benmont Tench, el bajista Ron Blair, el baterista Steve Ferrone, el multi-instrumentalista Scott Thurston y los productores Petty y Ryan Ulyate han estado trabajando en este material desde agosto de 2011 –“Burn Out Town” fue grabada en la primer ronda de sesiones– y Petty aún sigue siendo tímido. Anoche se durmió hasta tarde afinando la mezcla para “American Dream Plan B”, un tema acerca de las expectativas disminuidas, cantadas por un tipo que aún cree en la posibilidad de luchar: “I’m half-lit, I can’t dance for shit/ But I see what I want, and I go after it”. “Sabía que quería hacer un disco de rock & roll”, cuenta Petty después de tocar el disco, sentado en su estudio rodeado por un arsenal de increíbles guitarras vintage y amplificadores de tubo. “No habíamos hecho un disco de rock de pies a cabeza en mucho tiempo”.

De esta manera justifica los tres años de grabación periódica aquí y en el cuarto de ensayo de los Heartbreakers en Los Ángeles: “Tienes que tener las canciones. Se toma tiempo escribir 10 u 11 realmente buenas canciones”. Esa primera ronda de sesiones en 2011 dejó atrás varias canciones nuevas que Petty hizo a un lado luego de decidir que se parecían mucho a las del disco Mojo, de 2010. Y no estaba seguro de “American Dream Plan B”, incluso después de que la tocara por primera vez para sus compañeros de banda.

“Silencio”, dice, recordando su primer reacción. “Les dije: ‘Escuchen, creo que tenemos algo aquí, pero vamos a tener que emocionarnos por eso’”. De hecho, Petty agrega riéndose, los Heartbreakers amaron la canción, pero tenía que sacarles la afirmación de ello. Petty también reconoce que aunque él es el líder y compositor indiscutible, los Heartbreakers tienen un veto tácito y esencial en el estudio: “No lo pueden escuchar. Si no se están animando, entonces hay algo malo. Sería muy difícil hacer este disco sin una banda que ha estado junta todo este tiempo, con ese tipo de instintos. Me alivia tener eso”.

Petty también tiene otro lanzamiento: una reedición doble de su exitoso disco solista de 1994, Wildflowers,  que incluye 10 temas inéditos. Petty afirma que uno de esos hallazgos, “Somewhere Under Heaven”, fue toda una sorpresa cuando lo volvió a escuchar: “Realmente no recuerdo haberla escrito, grabado ni nada”. Sonríe. “Y fue muy bueno el uptempo bastante inusual en un extraño tipo de compás”. También hay por ahí un álbum en vivo producto de las residencias de Petty and The Heartbreakers en Nueva York y L.A. el año pasado. “Nunca pensé que estaría tan ocupado a estas alturas de mi vida”, confiesa Petty. “Nunca esperé estar aquí haciendo cosas y tratando de descifrar cómo hacérselo llegar a la gente”, pero, señala con agradecimiento, “esta banda sigue creciendo y creciendo, y ese es un regalo increíble. No nos imagino terminándolo.  Aún siguen siendo los tipos con los que quiero tocar y los tipos que mejor entienden mis canciones”.

Escucha Hypnotic Eye, álbum de Tom Petty and The Heartbreakers:

En este articulo:
Sushi Roll

Te puede interesar

Otro año sin Glastonbury

Otro año sin Glastonbury

El festival más grande de Europa cierra sus puertas por segundo año consecutivo a causa de la pandemia.

Video