El reggaetón surgió a partir de un intercambio cultural y musical entre diversos países latinos. En los años setenta, los afropanameños tomaron las canciones de reggae y dancehall que se estaban produciendo en Jamaica y las tradujeron al español, creando el “reggae en español”. Más tarde, este nuevo género llegó a Puerto Rico y los raperos puertorriqueños comenzaron a cantar sus propias letras sobre las pistas creadas por músicos jamaiquinos. 

La inconfundible base del reggaetón es el dembow, un riddim o ritmo musical de Jamaica creado a partir de la canción de 1990 “Dem Bow” de Shabba Ranks. Ranks es un músico jamaiquino que alcanzó la fama gracias a su mezcla comercial de reggae, dancehall y hip hop, siendo el primer artista de dancehall en ganar un Grammy. Además, su éxito en Estados Unidos abrió paso a artistas como Shaggy y Sean Paul.

Rápidamente el reggaetón se extendió a otros países de Latinoamérica con exponentes como Daddy Yankee, Don Omar y Wisin y Yandel y productores como Luny Tunes y Tainy. A pesar de que la popularización del reggaetón comenzó con “Gasolina”, su aceptación en la música mainstream no se dio hasta años después debido al gran contenido sexual y violento explícito de las letras, con referencia a crímenes, drogas y cosificación de las mujeres. Además, el baile que lo acompañaba era el conocido “perreo”, por lo que el reggaetón era un género que tenía todo en contra para ser aceptado por la opinión pública.

Durante muchos años, el reggaetón no se escuchó en las estaciones de radio. Con el tiempo, los reggaetoneros se dieron cuenta que con letras menos explícitas y una temática más romántica en sus canciones, este género podría obtener más aprobación social y llegar a más personas. 

Así fue como esta década el reggaetón se internacionalizó con canciones como “Mi gente” de J Balvin (la cual fue incluida por Barack Obama como la Número Uno en su playlist de canciones favoritas de 2017) y “Despacito” de Luis Fonsi con Daddy Yankee (cuyo video es el más visto en YouTube con más de seis mil 500 millones de reproducciones).