Octubre 15, 2019

Entre La Barranca y lo eterno: una entrevista con José Manuel Aguilera

El cantautor, guitarrista y fundador de La Barranca nos habla de la más reciente producción de la banda y su evolución como músico y ser humano.

POR Uriel Monterrubio

Alex Aguilera

Cuando hablamos de las agrupaciones que forjaron la escena del rock en México, de inmediato nos vienen a la cabeza nombres como Caifánes, Café Tacvba o La Maldita Vecindad, pero no siempre se menciona a La Barranca, un hecho insólito si consideramos la gran trayectoria que la banda ha tenido a lo largo de más de 20 años. Su álbum debut El fuego de la noche, estrenado en 1996, fue considerado como una obra maestra, nombrando a la producción como "disco del año" en una gran cantidad de medios y a La Barranca como grupo revelación en muchos otros más. Y desde que la banda se presentó en la escena, no ha hecho más que crecer su estatus de culto, convirtiéndose en una especie de mito de la industria musical mexicana. José Manuel Aguilera, vocalista, guitarrista y compositor de la banda, nos brindó una entrevista donde compartió su perspectiva de la escena musical en México, datos sobre las más reciente producción de La Barranca y mucho más. 

 

El más reciente álbum de la banda se titula Lo eterno y fue lanzado el 8 de mayo de 2018. Como parte de la promoción del mismo, la agrupación comenzó una gira que los llevaría por toda la república hasta el final del año, logrando un gran recibimiento de parte del público. Para comienzos de 2019, la banda ya había producido tres videos para los sencillos del álbum, sin embargo, se escogió una cuarta canción para realizar un nuevo visual que sería la excusa perfecta para realizar otro tour. La canción escogida fue "Astronomía" y José Manuel Aguilera nos narra el por qué.

 

"Escogimos 'Astronomía' porque analizando los números de nuestras redes sociales, nos dimos cuenta que era una de las canciones con las que más se identificó la gente, la que más escuchas tiene. Además, nos dimos cuenta que esa canción, que en un principio no consideramos como sencillo, la gente la marcaba claramente por encima de las otras y utilizamos esas herramientas para tomar la decisión. Y el video es el que está saliendo apenas ahora y lo queremos usar como 'pretexto' para hacer otra serie de conciertos en torno al disco".

 

 

El artista reitera lo simbólica que fue la identificación de la gente con esta pieza, pues la misma habla sobre, según sus propias palabras, "cómo las canciones cobran vida cuando uno las está escuchando".

 

El video de "Astronomía" fue realizado por Alejandro Aguilera, sobrino del cantautor, quien desarrolló la idea original y la fotografía del cortometraje, no obstante, José Manuel menciona que la banda siempre estuvo involucrada en la parte creativa del video, así como en el resto de audiovisuales pertenecientes al álbum. Aguilera recalca el gran esfuerzo detrás de estas producciones, pues es la primera vez que La Barranca desarrolla tantos videos musicales para promocionar sus discos.

 

Si hay algo que vuelve a La Barranca una banda tan importante en la escena mexicana, es su renovación constante. En cada disco muestra una faceta completamente diferente manteniendo e incluso superando sus propios estándares de calidad. Desde la perspectiva de Aguilera, el no repetirse es vital para conseguir el éxito como artista, y Lo eterno es prueba de ello.

 

"Creo que hay muchas cosas que lo distinguen (al disco), decisiones sobre todo creativas y que tienen que ver con el momento específico de la banda. Como bien sabes, cada disco es de alguna manera una fotografía de lo que está pasando con una banda en un momento dado. (…) Pero también hay ciertas decisiones que la banda va tomando sobre todo en el afán de no repetirse. El disco anterior que se llama Eclipse de memoria es un disco muy acústico, hay muchas guitarras acústicas, hay muchísimos músicos participantes, había secciones de cuerdas, secciones de metales, percusiones, marimbas, un montón de cosas; para Lo eterno no quisimos presumir de todo eso, en Lo eterno no hay instrumentos adicionales que no sean los que nosotros cinco podemos tocar. Al disco le tratamos de dar una identidad sonora".

 

El álbum ya se está volviendo un referente importante de la banda; si bien, Aguilera afirma disfrutar de todas las canciones de este disco por igual, no puede evitar tener un apego mayor a las que el público ha posicionado como sus favoritas, tal es el caso del sencillo "Cuervos".

 

"Ahorita mi relación con todas las canciones es más o menos pareja, aunque claro, sí te vas dando cuenta de que la gente se conecta más con algunas, por ejemplo, 'Cuervos' que fue el primer sencillo que dimos a conocer, tuvo una respuesta impresionante por parte de la gente, entonces nos sorprendió, no esperábamos que causara tanta conmoción, tan es así que es una canción que ya suena tanto como las canciones clásicas de La Barranca como 'Día Negro' o cosas así. 'Cuervos' ya está posicionada a ese nivel y es una canción muy reciente que apenas tienen un año".

 

 

Aunque el tiempo y las brechas generacionales pueden ser los peores enemigos de una banda, con La Barranca han sido bastante generosos, pues han ayudado a que los integrantes de la banda continúen evolucionando como músicos y como seres humanos. Aguilera asegura que es una persona muy diferente hoy en día a cuando se grabó El fuego de la noche.

 

"Naturalmente yo creo que las personas cambiamos, las bandas cambian y especialmente cuando tienes la intención de no repetirse. Nosotros nunca quisimos hacer El fuego de la noche dos veces, en cada disco hemos tratado de movernos, algunas veces lo hemos logrado con mayor fortuna que en otros pero siempre estuvo la intención de no repetirnos y ahí hay una evolución, una voluntad de moverse y naturalmente después de tantos años nos pone en otro sitio".

 

Irónicamente, La Barranca tiene un sonido característico a pesar de sus continuos cambios, pues como toda agrupación, buscaba encontrar una voz propia con la que el público los identificara lográndolo con gran éxito. Sin embargo, Aguilera asegura que mantener esta "esencia" no lo preocupa demasiado. "Hay una esencia de nosotros mismos como músicos y como personas que está presente a través de los discos de La Barranca y aunque quisiera, tal vez no la podría mover, entonces nos preocupa más hacer cosas que no sean iguales a las que ya hicimos, nos preocupa más eso que mantener una esencia".

 

Aunado a la personalidad de los músicos que forman una agrupación, el contexto es vital para el desarrollo de su arte, y La Barranca surgió en un momento donde encontrar un sonido con identidad propia era muy importante. Bandas como Botellita de Jeréz, Caifanes, La Maldita Vecindad, Café Tacvba y por supuesto La Barranca, fueron parte de una generación musical que tenía muy presente la cultura mexicana, integrando los preceptos de la misma y creando una música que buscaba más la originalidad y la autenticidad que el reconocimiento mundial.

 

"Entiendo que ahora las bandas que están surgiendo a lo mejor ya no tienen esa consigna tan presente y aspiran a un sonido más global, más internacional; pero la generación a la que yo pertenezco sí tenía estas preocupaciones estéticas y cada quien las resolvió a su manera. Nosotros las resolvimos de una manera que se incorporara a esta cultura mexicana pero no de manera obvia, no tanto de poner un mariachi o algo así, si no de manera más sutil y digerida".

 

José Manuel Aguilera es un artista que siempre se ha comprometido con su música buscando constantemente una manera de expresarlo. En el año 2001, la banda se encontraba en una pausa que entre muchas cuestiones, se debió principalmente a la decisión del bajista Federico Fong de mudarse a Nueva York. Aguilera se vio sumergido en una situación donde no sabía que hacer, si continuar con La Barranca sin Fong o dejar que el proyecto muriera; sin embargo, antes de tomar esta difícil decisión, optó por crear un proyecto solista que sería conocido como Yendo al cine solo, que como su nombre lo indica, hace referencia a una de las grandes pasiones del cantautor.

 

"Es una vieja idea de hacer música que tenga que ver con géneros cinematográficos, ese era el concepto de este disco. Había piezas que tenían que ver con los filmes de espías tales como James Bond por ponerte el ejemplo más cliché y más obvio. Otra música que plasmé fue la de los Westerns, aquellas películas de vaqueros; había otra pieza que según yo tenía que ver con ciertas escuelas de cine italiano de directores como Fellini, Atonioni y ese tipo de directores de principios de los años sesentas. Entonces hice una música que, según yo, evocaba ese tipo de cosas. Y así cada pieza del disco tenía de manera muy libre, también hay que decirlo, esta inspiración de géneros cinematográficos".

 

 

Aguilera no se ha limitado a la música; como cantautor, poco a poco ha coleccionado un catálogo de "ideas" y escritos que no fueron parte de alguna canción pero que terminaron plasmándose en su libro Estambul: Cuadernos nocturnos publicado en el año 2011.

 

"Estambul en su mayoría eran textos que yo iba anotando con la idea de convertirlos en canciones que es un proceso que tengo hasta el día de hoy pero a veces apunto ideas, no tanto la letra de una canción ni la canción en si, sino una idea, y a Estambul lo construimos con base en estas ideas para posibles canciones, luego le dimos una forma de libro y lo acomodamos más como textos literarios". El compositor asegura que mientras siga escribiendo canciones, seguirá habiendo una posibilidad de que aparezca un nuevo Estambul.

 

Durante su larga carrera, Aguilar ha visto pasar a muchos artistas en los escenarios, unos permanecen y otro se apagan rápidamente, sin embargo, recalca que las bandas que forjaron la imagen del rock en México ocupan un lugar muy establecido en la memoria musical del país, tan es así que el músico explica lo difícil o quizá imposible que será ocupar el lugar de estas bandas cuando ya no estén. Esto no es una circunstancia exclusiva de México, sino que supone una problemática global. "Me doy cuenta que se siguen haciendo cosas en la música en México, sigo escuchando bandas casi todos los días en todos lados. Creo que el movimiento musical en México sigue muy vivo pero es casi imposible que haya bandas que ocupen el lugar de las anteriores por las circunstancias incluso mundiales, de la misma manera que no han surgido unos nuevos Beatles o ni siquiera un nuevo U2 en cuanto a universalidad se refiere".

 

Tomando en cuenta estas circunstancias tan difíciles para las generaciones actuales, el artista continua dando su opinión sobre las medidas que deben tomar los próximos músicos que aspiran a llegar lejos. "Creo que los consejos o recomendaciones sirven para que nadie les haga caso, entonces soy un poco reacio a dar consejos en ese sentido porque si acaso las bandas deben encontrar los caminos y lo que tienen que hacer en su contexto y sus circunstancias, cómo hacer para abrirse paso, yo creo que va a depender de cada banda y por supuesto lo que hicimos nosotros en su momento como La Barranca probablemente hoy no funcione, las cosas han cambiado, las circunstancias, los medios de difusión, de grabación, la aparición de la red; ha cambiado tanto que es difícil trasladar consejos muy específicos de una generación a otra. Esencialmente yo diría que hay que encontrar cuál es el camino y serle fiel a ese camino".

 

La Barranca ha sufrido varios cambios a lo largo de su trayectoria, y a pesar de eso se ha mantenido creando música que se transforma con el tiempo pero que mantiene un toque único que diferencía a la agrupación de otras tantas; y su arte seguirá permaneciendo y siendo llevada de generación en generación, porque eso es lo que prevalece, porque eso, es lo eterno. 

 

 

 

 

pressreader MAGZTER