diciembre 29, 2020

Diego Luna, misión cumplida

Diego Luna, el mexicano que devolvió la esperanza a la galaxia.

EXTRAÍDO DE RS164, ENERO 2017

Al co-protagonista de Rogue One: una historia de Star Wars, una de las mejores películas de 2016, lo respaldan su larga trayectoria en televisión, cine y teatro y su talento natural en escena. Actor, productor y director mexicano, Diego Luna Alexander es referente de dos de los sueños más recurrentes de los mexicanos. El primero es el sueño estereotipado que representa la lucha para mejorar su condición de vida a través del sudor y esfuerzo, enfrentándose con infinidad de problemas en el camino y gracias a la tenacidad y a la calidad de su trabajo es recompensado con la oportunidad de trabajar en Estados Unidos.

El segundo es un sueño más romántico, idealista y fantasioso que probablemente tiene más resonancia en los deseos de los mexicanos: ¡Ser parte del universo de Star Wars!

Nacido en la Ciudad de México un 29 de diciembre de 1979 y a sus escasos dos años, Diego perdió a su madre en un accidente automovilístico, la diseñadora de modas inglesa Fiona Alexander. Desde entonces fue criado por su padre Alejandro Luna, aclamado escenógrafo en el medio artístico y quien lo sumergió en el ambiente del entretenimiento desde pequeño.

Sus inicios en televisión, cine y teatro fueron en papeles menores, inclusive sin aparecer en los créditos cuando en 1982 participó por primera vez en la telenovela Antonieta cuando apenas tenía tres años de edad. Su primer papel en el cine fue en el cortometraje El último fin de año que recibió el Colón de Oro como el Mejor Cortometraje en el Festival de Cine Iberoamericano de Huelva en 1992. En ese mismo año participó en la telenovela mexicana El abuelo y yo que le abrió algunas puertas.

Consiguió el protagónico en el drama musical El Cometa y en el thriller Un dulce olor a muerte en 1999. Desde entonces ya desplegaba un talento natural y eso hizo que no pasara desapercibido para varios directores. Así fue refinando sus habilidades actorales y artísticas de la mano de su buen amigo Gael García Bernal con quien compartía créditos en varias producciones.

Fue entonces cuando en 2001 interpretó al inolvidable Tenoch Iturbide, que junto con Julio Zapata nos regalaron el ‘manifiesto charolastra’ –referente popular de aquella época– en Y tu mamá tmbién bajo la dirección de Alfonso Cuarón siendo este filme su primer éxito en el box-office y catapultando su carrera internacionalmente. Ya desde entonces, Felicity Jones, la protagonista de Rogue One, era fan de Diego Luna según contó en entrevista para Rolling Stone: “Brindó mucha frescura al filme y humanidad al personaje. Soy su fan desde Y tu mamá también. Es un actor muy amable. Le dio simplicidad a su rol y junto con Alan Tudyk (K-2SO) nos la pasamos muy bien durante las filmaciones y fuera del set”, recuerda felizmente la actriz.

Entre otras producciones mexicanas, ya para 2002 participó internacionalmente en Frida con Salma Hayek, Alfred Molina y Geoffrey Rush y en Vampires: Los muertos al lado del cantante Jon Bon Jovi. Su carrera como estrella de cine seguía viento en popa y el director Kevin Costner lo llamó para Open Range en 2003. Ese mismo año protagonizó Nicotina. Dirty Dancing: Havana Night y Criminal llegaron al siguiente año justo antes de trabajar bajo la dirección del maestro Steven Spielbergh en The Terminal.

El dúo dinámico Luna-Bernal regresó para 2008 en Rudo y cursi para después interpretar a uno de los amantes de Harvey (Sean Penn) en la ganadora de dos premios Óscar, Milk bajo la dirección de Gus Van Sant. Participó en el video “The One That Got Away» de Katy Perry en 2010 para después participar en cintas como Contraband (2012) y  Elysium (2013).

Junto con Gael García Bernal son propietarios de Producciones Canana donde apoyan el festival Ambulante y se han convertido en una importante voz crítica de lo que sucede en México y en el mundo.

Actualmente y en el pináculo de su carrera, Diego Luna consiguió un co-protagónico en Star Wars al interpretar al Capitán Cassian Andor en el spin-off, Rogue One: una historia de Star Wars. “Star Wars me recordó porque me gusta el cine. Crecí viendo esas películas y sobre todo las primeras tres que me marcaron en alguna forma como público. De las primeras cosas que vi. Era muy bonito conectar con eso ahora cuando estaba trabajando en el set”, comenta Luna en entrevista exclusiva para Rolling Stone.

Rogue One ha convertido a Diego en una súper estrella. Ha aparecido en diferentes portadas incluyendo Vanity Fair y Rolling Stone lo que le valió la invitación al show de Ellen Degeneres en semanas pasadas, donde la carismática conductora sorprendió a Diego mostrándole la portada de la desaparecida revista Eres donde aparecía junto a Gael, Ludwika Paleta y Gabriela Rivera mostrando a un Diego “rechonchito”. “Huyes de tu pasado, cruzas la frontera, comienzas a hablar inglés para escapar de esto…”, dijo bromeando Luna entre risas del público. Ellen reconoció el encanto del actor mexicano y lo felicitó por su participación en Star Wars bajo la dirección de Gareth Edwards.

“Adoro a Diego. Siendo justo, si tomas algunas palabras para describir los personajes como por ejemplo Chewbacca, C-3PO, Han Solo, las intercambias, las revuelves, las juntas y quitas algunas otras, puedes hacer a Cassian Andor. Creo que George Lucas cortó a la mitad al clásico héroe para hacer a Luke y a Han Solo. El personaje de Diego, Cassian Andor, tiene hasta cierto punto un poco de Han Solo pero también la inocencia de Luke. Hay actores que son tan rudos, latentemente misterioros y excesivamente cools que no necesariamente deseas. Lo que es tan bueno del Han Solo de Harrison Ford es que constantemente sonríe y eso le agrada al público. Pensé que es más importante encontrar a alguien que te guste sólo por su comportamiento y sin sin decir una palabra. Alguien que sea muy buena onda, agradable y del que quieres ser su amigo. Ya después le colocamos encima todo lo demás, como su estilo de pelea, su nivel de rudeza y su pasado trágico. Una vez que probamos a Diego, su personaje fue evolucionando poco a poco, pero siempre retuvo esa habilidad de pasar de ser serio y oscuro hacia un personaje cálido y carismático y viceversa”, comenta el director. “Diego ha estado haciendo eso desde niño. Lo puedes sentir en el set cuando alguien tiene tanta experiencia y puede realizar cualquier cosa que un director requiera y a la vez mantenerlo en una forma tan natural. Es como cambiar de velocidades a voluntad”.

¡Y sí! Diego se fue a una galaxia muy muy lejana a protagonizar a un rebelde que lucha por una causa común: Entregar libertad a una galaxia controlada por el Imperio Galáctico. Es un rebelde que sus intenciones son buenas, que lo hace por las razones correctas pero a quien le toca hacer el trabajo sucio. Un personaje que ha cometido barbaridades para alcanzar su objetivo. Un personaje que ha pasado por una tragedia y se vuelve en una persona fría y calculadora usando esto como una defensa y no ser vulnerable. Inclusive alguien que tiene que reprogramar a su mejor amigo, el droide K2-SO para así poder tener el control de lo que sucede a su alrededor y poder evitar más pérdidas en su vida. Aún con todo esto, Cassian Andor tiene que aprender nuevamente a confiar en la gente y poner su vida en riesgo para un bien común. Como Cassian, Diego entregó todo en ésta película. “Pocas veces he sido parte de un proyecto que genere tal nivel de expectativa. Generalmente es al revés. Lo que me he dado cuenta es que los fans de Star Wars tienen una calidez que me hace sentir muy afortunado y protegido. Sentí calor y cariño, una buena vibra que me emocionó muchísimo. El amor que los fans tienen por la saga y por el mundo de Star Wars es algo bien especial. No sé cómo describirlo pero se siente poca madre», nos dijo Diego Luna. 

Te puede interesar: La fuerza nos ha acompañado

Durante la alfombra foja de Rogue One el pasado 12 de diciembre, Diego aún se mostraba nervioso y dudaba del cómo iba a recibir el público ésta nueva entrega de la saga. Así lo constataba en su cuenta de Twitter: “A unas horas de nuestra premiere en Los Ángeles… que nervios chingao!! Necesito un mezcal!!”, escribió el actor.

Ya para las primeras horas del 15 de diciembre, después de la premiere de Rogue One, las buenas críticas de la película rondaban las redes sociales y se comparaba la cinta con los episodios colocándola por arriba de varios de ellos. Mejor no pudo recibir la película el público a nivel mundial. Medios y artistas reconocidos elogiaron las actuaciones del elenco y a la fecha, Diego Luna sigue sorprendiéndose por los comentarios de artistas como Mark Hamill (Luke Skywalker) que han hecho en Twitter: “Elenco perfecto, asombrosa acción sin descanso. La emoción te atrapa desde el primer cuadro y nunca te deja ir. No es sólo una buena película de Star Wars sino una ¡gran película!”.

Una trayectoria impecable del actor mexicano que culmina en un blockbuster, mostrando una producción magistral y siendo considerada como una de las Mejores Películas de 2016.

Diego Luna pasará a la historia no como el primer mexicano en Star Wars (ya antes Verónica Segura había participado en un rol menor interpretando a Cordé en el Episode II: Attack of the Clones), sino como pieza fundamental en el génesis del Episode IV: A New Hope. “Es un homenaje a la película de toda la saga que más me gusta, a la primera, a la que originó todo esto», dice emocionado el actor.

Diego Luna es el mexicano que sacrificó y ayudó a ganar la primera batalla contra el malvado Imperio Galáctico. Ahora, cada vez que leamos el scroll del Episodio IV, pensaremos en Cassian Andor y Jyn Erso como esos héroes caídos que entregaron una nueva esperanza en manos de la Princesa Leia. El granito de arena que contribuyó a la destrucción de la Estrella de la Muerte.

Mira un avance de la filmación de Andor, de Star Wars, donde Diego Luna es el protagonista:

En este articulo: Diego Luna
Sushi Roll

Te puede interesar

Otro año sin Glastonbury

Otro año sin Glastonbury

El festival más grande de Europa cierra sus puertas por segundo año consecutivo a causa de la pandemia.

Video