La figura de David Robert Jones, mejor conocido como David Bowie, ha sido una de las más subversivas en toda la historia del siglo XX. En sus más de 50 años de carrera artística, la misión de este personaje fue la de destruir cada uno de los convencionalismos que encontraba a su paso, convirtiendo toda esta destrucción en obras de arte.

Pero si algo era bien sabido para el ser que vino de las estrellas, era que para reinventar al mundo era necesario reinventarse a sí mismo. Al igual que una serpiente, Bowie cambió de piel cada vez que deseaba ver un nuevo rostro en el espejo y escuchar una nueva voz en su cabeza, regalándole al mundo un  universo distinto en cada una de sus transformaciones.

Lamentablemente, la Estrella Negra regresó al oscuro cielo el 10 de enero de 2016, pero su paso por la Tierra será recordado durante mucho tiempo. A cuatro años de su partida, repasamos cada una de sus etapas musicales y descubrimos el trasfondo en cada uno de los rostros de David Bowie.

MAJOR TOM: rozando el cielo

Corría el año de 1969, un joven David Robert había comenzado a desarrollarse en el mundo de la música y estaba en busca de una imagen que los destacara del resto. Por un tiempo, se hizo llamar Davy Jones, pero sin terminarse de convencer, optó por usar su nombre real y cambiar su apellido a Bowie en homenaje al creador de cuchillos de cacería Jim Bowie. Más temprano que tarde, ese nombre se quedaría en la memoria del público hasta nuestros días. Sus bandas habían fracasado y para salvar su proyecto, la disquera quizo lanzar un largometraje de 30 minutos con las sesiones del joven cantante. Sin embargo, al ver el material, Bowie aseguró tener la banda sonora perfecta, creando así la legendaria "Space Oddity", que narra el viaje de Major Tom hacía el espacio, despidiéndose para siempre de la vida que construyó para perderse en el vacío del cosmos.

La canción se lanzó pocos días antes del alunizaje y se convirtió en un completo éxito en Reino Unido. Fue gracias a la historia del Major Tom que Bowie alcanzó por primera vez el cielo.

 

 

ZIGGY STARDUST: la estrella de rock que llegó de Marte 

A partir del estreno del álbum Space Oddity, la fama de Bowie creció como la espuma y ya como un artista reconocido, comenzó a tirar todos los estereotipos. En 1970 se estrenaría The Man Who Sold the World, uno de los discos más aplaudidos del intérprete que causó mucho revuelo en su época al mostrar en portada un David Bowie con cabello largo y ondulado, además de un sofisticado vestido de satín. Ésto se contrastó con el hard rock que el disco presentaba y dejó atrás su época de folk espacial. Un año después llegó Hunky Dory, nuevamente mostrando en portada a un andrógino Bowie con cabellos dorados. Ambos álbumes se convertirían en clásicos del músico británico.

Sin embargo, su imagen divisó nuevos horizontes con el lanzamiento de The Rise & Fall Of Ziggy Stardust And The Spiders From Mars. Bowie dejó atrás sus largos caireles, se tiñó el cabello de rojo y se hizo llamar Ziggy Stardust, el ser bisexual que vino desde a Marte a convertirse en una estrella de rock. Pero mientras avanza el álbum, nuestro héroe se ve consumido por los excesos. Esta faceta marcaría para siempre la carrera de Bowie, pues es en este punto donde encontraría un éxito y reconocimiento sin precedentes. Bowie pasó de ser un excéntrico artista a una de las figuras más importantes del siglo XX.

 

 

ALADDIN SANE: la muerte de una era

Era 1973, Bowie o Ziggy Stardust estaba brindando un concierto en el Hammersmith Odeon de Londres junto a sus Arañas de Marte cuando un mensaje del cantante dejó atónitos a los asistentes: “No sólo es el último show del tour, también es el último show que haremos en la vida”. ¿Qué significaba esto? ¿Bowie le decía adiós a la música con menos de diez años en la industria? Todo lo contrario. Al ritmo de "Rock & Roll Suicide", Bowie realizó un ritual de sacrificio, un alma por otra; esa noche moría Ziggy Stardust y comenzaría a gestarse un nuevo ser. Bastó con un relámpago atravesando su rostro para que Ziggy se transformara en Aladdin Sane, un juego de palabras con el término A Lad Insane (un muchacho loco), y junto con este personaje llegaría una nueva etapa musical para el intérprete.

El personaje nació a partir de la gira que Bowie realizó en Estados Unidos. Esta influencia se puede ver a lo largo del álbum con temas que hace referencia a varios lugares del país; de hecho, Bowie definió a Aladdin como un "Ziggy en Estados Unidos". A pesar de no tener un trasfondo tan profundo, es uno de los rostros más conocidos de David Bowie, e incluso hoy en día, a casi 50 años del lanzamiento del álbum podemos encontrar un relámpago rojo en cualquier fiesta de disfraces.

 

 

THE THIN WHITE DUKE: un reflejo de la autodestrucción de Bowie

Tuvieron que pasar tres años para que el hombre camaleón volviera a definirse con una nueva identidad. En 1976 se estrenaría el álbum Station to Station, la primera aparición de lo que Bowie bautizó como El Delgado Duque Blanco, un hombre elegante, soberbio y mucho más minimalista que sus anteriores creaciones. Bowie definió a este personaje como un "aristócrata loco", "un zombie sin moral", "un Supermán ario sin sentimientos". La decisión de crear un ser tan despreciable simplemente era un reflejo del estado anímico de Bowie en ese entonces. La cocaína había cambiado mucho la personalidad del músico, haciéndolo agresivo y solitario. Bowie aseguraba que en esos días sólo se alimentaba de pimientos, leche y su "polvo de estrella"; inclusive la música del interprete se volvió más oscura, regalándonos grandes producciones como la legendaria Trilogía de Berlín que estaba constituida por Low, Heroes y Lodger.

 

 

THE BLIND PROPHET: el adiós de la Estrella Negra

Pasaron décadas y Bowie decidió continuar como él mismo, quizá con la edad vio cierta inutilidad el transformarse para renovar su arte; de cualquier forma, no fue sino hasta 2016 que Bowie lanzaría su multipremiado y último disco BlackStar, donde volvió a mudar de piel y se convirtió en el Profeta Ciego, que en palabras de Bowie y para sorpresa de todos "el personaje, muestra su verdadero yo: David Robert Jones". El álbum fue un regalo de despedida, el punto final de una carrera llena de éxitos que culminaron con el ascenso a las estrellas del mítico músico. La estrella negra representó el cáncer que poco a poco acababa con la vida de Bowie, quien decidió dejar en secreto su enfermedad hasta su último día. El personaje del profeta fue aquel que a través de sus cantos profetizó la muerte de David, que al igual que su vida, se convirtió en una verdadera obra de arte.